Cómo prevenir y tratar dolores en los hombros

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López el 17 mayo, 2019
Yamila Papa Pintor · 17 mayo, 2019
Son muchos los motivos que pueden causar dolor de hombros, pero en la mayoría de los casos la solución es muy sencilla.

Los hombros son un conjunto de articulaciones, tendones y músculos que permiten al brazo moverse en diferentes direcciones.

Cuando hay compresión del tejido o de las estructuras óseas el hombro comienza a molestar y dificulta su movilidad.

No obstante, prevenir y tratar dolores en los hombros puede ser sencillo si se siguen algunas simples recomendaciones..

Dolor de hombros: qué saber

Esa movilidad tan importante que nos aportan los hombros se puede ver resentida, por ejemplo, por cargar mucho peso, por movimientos bruscos o repetitivos, etc. El dolor puede aparecer por algo en particular e irse, o bien ser continuado  y repetirse cada noche.

Es bueno saber que el hombro se compone por tres huesos: el húmero, el omóplato y la clavícula.

En la cavidad glenoidea, que es redondeada, se juntan los huesos con los tendones y los músculos. Los tejidos del área se denominan manguito rotador y su función es cubrir la cabeza del hueso del húmero y a la vez unir el omóplato con el hombro.

Los problemas, molestias y dolencias en los hombros pueden dividirse en:

Bursitis

Es una inflamación de las bursas, que  son bolsas llenas de líquido lubricante que ayuda a mover el hombro.

Son una especie de cojín entre los huesos y los tejidos blandos. Sirven para reducir la fricción cuando movemos los brazos.

El uso excesivo de los hombros inflama la bursa ubicada entre el manguito rotador y parte del omóplato (acromion).

La bursitis se caracteriza por la incapacidad de realizar actividades tan simples como cepillarse el cabello o vestirse.

Dolor hombros

Tendinitis

Está asociada a la bursitis porque también es una inflamación, pero en este caso, de un tendón, que es el tejido que conecta el músculo con el hueso.

Con el paso de los años, puede dividirse en dos.

  • Tendinitis aguda: al hacer siempre los mismos movimientos con el hombro por encima de la cabeza
  • Tendinitis crónica: debido a ciertas enfermedades degenerativas, tales como la artritis, así como el desgaste repetitivo

La tendinitis puede darse en los cuatro que están en el manguito rotador y el bíceps o solo en algunos.

Lee también: Cómo calmar la tendinitis con soluciones naturales muy efectivas

Desgarros

También ocurren en los tendones y puede deberse a movimientos demasiado repetitivos y bruscos, lesiones repentinas o envejecimiento.

Los desgarros pueden ser parciales o completos. Las lesiones en el tendón del bíceps y del manguito rotador son las más frecuentes.

Abrazo

Compresión

Ocurre cuando el acromion presiona los tejidos blandos, al levantar los brazos alejándolos del cuerpo.

Cuando se va realizando el movimiento, la parte superior del omóplato va comprimiendo los tendones de la bolsa y del manguito rotador.

Puede ocasionar tendinitis o bursitis, mucho dolor y limitación en el movimiento.

Inestabilidad

Esto pasa cuando la cabeza del hueso del brazo sale de la cavidad del hombro de manera forzada, puede ser por un golpe, caída o lesión.

También se conoce como dislocación y puede ser parcial (subluxación) o completa.

Una vez que el hueso vuelve a su lugar correcto puede generar molestias al hacer un movimiento específico.

Osteoartritis

Es una dolencia que se presenta cuando se rompe o se rasga el cartílago que cubre la terminación de los huesos en las articulaciones.

La osteoartritis es uno de los tipos más comunes de dolores en el hombro y se origina por el uso y el desgaste del cartílago.

Los síntomas son inflamación, rigidez y dolor y empiezan a mediana edad.

Se va desarrollando lentamente y poco a poco va limitando los movimientos.

Puede estar también relacionada con las lesiones deportivas o laborales, así como también con los desgarros en el manguito rotador.

Te puede interesar: 15 recomendaciones para un paciente con osteoartritis

 

Fractura

Es cuando los huesos se rompen. En este caso pueden ser la clavícula (cuello), el húmero (brazo) o el omóplato (escápula).

Causan dolor agudo, magullones e inflamación. Debe colocarse un yeso y en algunos casos, recurrir a la cirugía.

Diagnóstico

El doctor Jonathan Cluett, especializado en medicina deportiva y médico de varios equipos profesionales,  destaca la importancia de obtener un buena diagnóstico antes de iniciar un tratamiento del hombro.

«El hombro es una estructura muy compleja y su diagnóstico puede ser todo un reto, pero obtener un diagnóstico acertado es fundamental para una rápida recuperación».

Para descubrir el origen de las dolencias del hombro se usan varios métodos.

  • Examen físico, que incluye presión en partes del hombro y zonas anexas como el cuello, brazos y abdomen.
  • Rayos X.
  • Resonancia magnética.
  • Electromiograma para observar la reacción de los nervios.

Un vez detectado y tratado, la gran mayoría de las lesiones de hombro se curan con rapidez, según asegura el doctor Cluett.

Cómo eliminar dolores en los hombros

El ejercicio es la mejor manera para tratar, prevenir y mejorar los dolores en los hombros:

Movimiento de levantamiento delantero

Utiliza una banda de resistencia, que te ayudará a reforzar tu flexibilidad. Sujeta un extremo a un mueble o puerta, para que esté a la altura de la cintura.

Tira lo más que puedas, mantén el brazo rígido hasta que se coloque casi paralelo al suelo. No levantes el brazo más que a la altura de tu oreja.

mejorar-los-sintomas-de-la-osteoartritis

Levantamiento de hombro

Es un ejercicio similar al anterior, también requiere de una banda. Toma un extremo con la mano y coloca sobre el vientre. Toma el otro extremo con la mano libre.

Abre y cierra el brazo hasta que quede paralelo al suelo, mantén unos instantes y vuelve a la posición inicial.

Levantamiento hacia atrás

Engancha la banda en una de las patas de la mesa. Colócate de frente a la mesa. Toma el otro extremo de la banda con la mano y estira el brazo hacia atrás, sin que sobrepase la línea del hombro (o hasta donde puedas).

Rotación de cuerpo cruzado

Con la banda también en la mesa, ponte de lado y tómala con la mano que esté más alejada. Dobla el codo y colócalo pegado al cuerpo.

Lo único que debes mover es la muñeca hacia afuera. Aunque el hombro no se mueve, estarás fortaleciendo todo el brazo.

Levantamiento de peso

No tienes que ir al gimnasio y tomar la pesa más grande. Puedes hacerlo con un paquete de arroz, por ejemplo. O llena con arena una botella de medio litro de agua.

Levanta el brazo por encima de la cabeza, lo más estirado posible y baja flexionando el codo.