Cómo proteger a los niños de las olas de calor: alarmas y consejos

19 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la médica Irene Nora Melamed
Los niños pequeños no siempre manifiestan los síntomas con facilidad, por lo que la continuidad y persistencia de días con temperaturas elevadas puede resultar perjudicial para su salud.

El sol, cuando brilla y parece abrazarnos a través de su calor, suele representar un motivo de felicidad. Sin embargo, son bien conocidos los daños que el sol produce sobre la piel. A pesar de esto, no siempre contamos con suficiente información y alertas respecto a cómo protegernos. Esto último es aún más importante cuando se trata de proteger a los niños de las olas de calor.

Cómo proteger a los niños de las olas de calor

A pesar de que, a comienzos del otoño, el sol y su fuerza comienzan a debilitarse, surgen, en ocasiones, cambios bruscos de temperatura que nos obligan a utilizar ropa más propia del verano. Cuando los días de calor son continuos y las temperaturas muy elevadas, a pesar de que no estemos en la estación calurosa, debemos prestar la consabida atención, sin descuidar a los mayores y a los niños.

Causas y consecuencias del exceso de calor

«La superficie corporal de un niño no es la misma que la de un adulto y las temperaturas muy elevadas hacen que las personas transpiren más de lo habitual. Ese sistema se agota, empieza lo que se llama ‘agotamiento por calor’ y de ahí se pasa al golpe de calor»

-Médica pediatra Marisa Sala, del Instituto de Desarrollo e Investigación Pediátrica del Hospital de Niños Sor María Ludovica, Argentina-

Paralelamente, desde la Sociedad Argentina de Pediatría, frente al interrogante de cómo proteger a los niños de las olas de calor, se aconseja considerar las alertas del sistema meteorológico, que suelen anticipar situaciones meteorológicas extremas, para evitar los daños en la salud.

En línea con lo anterior, desde esa misma Sociedad Científica se proponen una serie de recomendaciones sobre cómo actuar frente a una posible ola de calor.

Agotamiento por ola de calor

Recomendaciones

  • Procurar que los niños permanezcan en lugares frescos y bien ventilados frente a la amenaza de elevadas temperaturas.
  • Es de utilidad vestir ropas amplias, de colores claros y, preferentemente, de algodón. La ropa de color claro, como blanco o tonos pasteles sin estampados, puede ser de importancia a fin de prevenir las picaduras de insectos, en especial de mosquitos.

Datos adicionales a tener en cuenta:

  • No está demás ofrecer líquidos de forma regular. Esto incluye agua y jugos naturales, evitando, en general, las bebidas azucaradas.
  • En caso de los lactantes que están alimentándose con pecho, se puede aumentar la frecuencia de las tomas.
  • Hay horarios, como entre las 10 y las 16 horas, en los que se desaconseja la exposición solar. Es deseable recordar el uso de sombreros o gorras con visera, así como aplicar protector solar en zonas expuestas, aún en días nublados.

Lee también: Consejos para sobrevivir a una ola de calor si no tienes aire acondicionado

Asimismo, desde Eres mama se señala: «Un golpe de calor puede arruinar la diversión y convertirse en un mal momento para los niños. Por ello, antes de disfrutar los días al aire libre es esencial tomar algunas previsiones».

¿Qué es y qué no es un golpe de calor?

Anhidrosis

Según la misma fuente citada, «se conoce como golpe de calor en niños a una alteración o desestabilización de la regulación térmica del cuerpo«. Es, por tanto, una reacción del organismo que produce una pérdida excesiva de sales y agua debido a una exposición extrema al sol o al calor.

También se puede producir a causa de una deshidratación, lo que hace que la temperatura corporal se reduzca por sí sola. Los más vulnerables a los golpes de calor son los niños y los ancianos, que tienen más dificultad para expulsar el calor del cuerpo.

Quizá te interese: Embarazo en verano: cómo afecta el calor

Finalmente: ¿Cómo proteger a los niños de las olas de calor?

Frente al interrogante de cómo proteger a los niños de las olas de calor, es importante brindar una serie de señales de alarma y consejos. Se sugiere, por un lado, refrescarse cada vez que se necesite. Es necesario protegerse de la exposición solar directa, así como evitar todo tipo de esfuerzo físico en las horas de más calor.

Paralelamente, hay que cuidar de los niños más pequeños y estar atentos a:

  • Mantener una adecuada hidratación. Además, a fin de prevenir la diarrea y otras enfermedades, es importante lavarse las manos con agua y jabón tanto antes y después de manipular alimentos, como de cambiar los pañales al bebé.
  • Es de gran importancia el cuidado de los alimentos, ya que los mismos se descomponen rápidamente con las altas temperaturas. No deben quedar fuera del frigorífico para evitar cortar la cadena de frío.
  • Sociedad Argentina de Pediatría. Comunidad. Protejamos a los niños durante los días de calor extremo. Disponible en https://bit.ly/2MaPG7G
  • Pinacho-Velázquez, J. L. (2014). «Golpe de calor» en los nĩnos. Revista Mexicana de Pediatria.
  • Culqui, D. R., Díaz, J., Simón, F., & Linares, C. (2013). análisis del impacto de las olas de calor sobre la mortalidad de laciudad de Madrid durante el período 1990-2009. Revista Espanola de Salud Publica. https://doi.org/10.4321/S1135-57272013000300007