Cómo proteger los dientes de tu bebé

Thady Carabaño·
06 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López al
08 Mayo, 2019
Los dientes de leche comienzan a salir a los 6 meses y terminan alrededor de los 3 años. Son dientes sensibles y delicados que necesitan algunos cuidados para evitar las caries.

Como padre o madre, seguramente te encantará el momento en el que aparezcan los primeros dientes de tu bebé. Esos incisivos que se asoman entre los labios y adornan sus sonrisas serán los protagonistas de numerosas fotografías.

La mejor forma de proteger los dientes de leche es comenzar a cuidarlos desde antes de que asomen. Una gasa alrededor de tu dedo será suficiente para limpiar las encías después de comer, como señala este estudio publicado en la Revista latinoamericana de ortodoncia odontopediatría.

Como no sabes con exactitud cuándo van a salir, lo mejor es ayudar a que las encías estén siempre sanas, mientras llega el momento en el que afloran los primeros dientes de tu bebé.

Esta rutina es el comienzo de lo que luego serán los hábitos de limpieza que necesitan los dientes de tu pequeño para mantenerse sanos hasta que llegue el día en el que serán sustituidos por los dientes permanentes.

¿Cuándo salen los dientes de tu bebé?

Bebé mostrando dos dientes de leche con la ayuda de la mano de su mamá.
Desde el primer año hasta el tercero, el niño irá desarrollando la totalidad de sus dientes de leche.

Los primeros dientes de leche en salir suelen ser los incisivos o centrales inferiores. Esto suele ocurrir alrededor de los 6 meses, tal y como evidencia esta investigación publicada en la Revista Médica del Hospital General de México.

Más tarde, corresponde el turno a los dientes superiores que van al lado de los incisivos centrales, después vienen los mismos, pero inferiores. Entre los 13 y los 19 meses han de salir los primeros molares o muelas; primero los de arriba y luego sus compañeros de la mandíbula inferior.

Los siguientes en salir son los colmillos, o caninos. Eso suele suceder entre los meses 17 y los 23 mese. De nuevo, salen primero los de arriba y luego los de abajo. Esta etapa termina cuando se asoman los segundos molares. En este caso, salen primero los inferiores y luego los superiores. Más o menos, a los 3 años tu bebé tendría que tener completa su dentadura de 20 dientes de leche.

Quizás te interese: 8 cosas que nunca deberías hacerle a los bebés

¿Cómo cuidar los dientes de leche?

Cuando aparece ese primer diente, tienes que buscar un cepillo dental especial para bebés, para que puedas darle un correcto cepillado a tu pequeño. Este cepillo suele tener una cabeza pequeña para la boca del bebé, cerdas cortas y suaves, y un mango largo apropiado para tu mano.

Cepilla los dientes con suavidad. Tanto por delante como la parte de atrás. La American Dental Association recomienda la pasta de diente con flúor, pero es importante usar las cantidades adecuadas a la edad del pequeño ya que, como el bebé no puede escupirla, la traga, por lo que consumirla en exceso podría tener consecuencias negativas.

Además, no hace falta que lo cepilles más de dos veces al día. Cuando tu bebé cumpla un año o más y sea capaz de sacar la lengua, cepíllala también. Así, eliminarás las bacterias que comienzan a acumularse en la lengua tras haber iniciado la alimentación complementaria.

Como los dientes de tu bebé están separados, no es momento de preocuparse por usar hilo dental. Eso puede esperar hasta que los dientes empiecen a colocarse.

También es importante que cuides las condiciones de uso e higiene del cepillo de dientes de tu bebé. Una vez que las cerdas del mismo comienzan a verse gastadas o en malas condiciones, hay que cambiar de cepillo.

¿Qué más tienes que saber sobre los dientes de tu bebé?

Los dientes de tu bebé comienzan a salir cuando, precisamente, se inicia la alimentación complementaria. Tu pequeño ha tomado leche (materna o de fórmula) durante 6 meses. Después, llega el momento de empezar a incorporar los primeros alimentos y estrenar esos nuevos dientes.

Al salirle los primeros dientes, has detener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Es normal que tu bebé sienta malestar cuando comienzan a salirle los dientes de leche. Incluso, puede sufrir fiebre o diarrea. Forma parte del proceso. Solo debes ayudarlo a aliviar estos molestos síntomas.
  • Ayuda a tu bebé a aliviar la picazón que siente en las encías. Para ello, puedes usar un aro de dentición frío o un paño de felpa que tienes que enfriar previamente en la nevera.
  • Evita que el bebé tome biberón antes de dormirse. Las fórmulas lácteas tienen azúcares que quedan sobre los dientes, lo que puede generar las llamadas “caries de biberón”, como evidencia este artículo publicado en la Revista Clínica de Medicina de Familia.
  • Evita, de igual forma, los zumos industrializados o las leches con sabor al final del día o entre comidas. La razón es la misma: tienen exceso de azúcar que queda sobre los dientes.
  • Cuando salen los primeros dientes, es buen momento para que comience a dejar de usar biberón y chupete. Prueba a que use un vaso de entrenamiento; es el momento ideal.
  • La dentición no tiene por qué afectar a la lactancia materna. Puedes seguir amamantando y mantener las tomas nocturnas, porque los azúcares presentes en la leche materna no dañan el esmalte de los dientes de leche.

Leer más: Beneficios de dar papillas de frutas a los bebés.

¿Cuándo consultar con el pediatra o el dentista?

Bebé con un mordedor en la boca.
Iniciar tempranamente la visita al odontólogo le ayudará a crear buenos hábitos de salud bucal.

Un bebé sano puede llegar hasta el primer año de vida sin que le hayan salido los primeros dientes. No hay razones para preocuparse, si es el caso de tu bebé. A algunos niños no les salen los primeros dientes hasta los 15 o los 18 meses. Si te preocupa que no le hayan salido, consulta con tu pediatra.

Por último, es importante destacar que la primera visita al odontólogo debería ser alrededor del primer año. De ese modo, revisará cómo se va desarrollando la dentición y puede prever cualquier factor de riesgo a desarrollar caries. Asimismo, si en la familia hay historial de caries o tú misma tuviste caries durante el embarazo, debes informar al dentista.