Cómo puede ayudar el yoga a controlar la hipertensión arterial

Elena Martínez 16 septiembre, 2018
Aunque no debemos abandonar el tratamiento médico, el yoga puede ayudarnos a controlar nuestra hipertensión ya que aprendemos a respirar mejor y nos enseña a ver los problemas con distancia.

El yoga es una disciplina o arte milenario con múltiples beneficios. No en vano, miles de personas lo practican cada día en todos los puntos del planeta. En una sociedad con niveles tan altos de estrés es fundamental encontrar la manera de controlar la hipertensión y otros trastornos con métodos naturales para equilibrar nuestro cuerpo y aportarle armonía.

En este artículo te damos una nuestra perspectiva del yoga diferente. Esta disciplina no solamente nos ayuda a estar en forma, sino que también equilibra el sistema nervioso y puede ayudar a mejorar la hipertensión, la ansiedad, la depresión o el estrés. 

Enfoque holístico del yoga

Relajar la mente para controlar la hipertensión

El yoga puede ser una manera saludable y natural de controlar la hipertensión. En este sentido, entendemos el yoga como una disciplina holística. Es decir, que comprende la relación directa entre la mente, las emociones y el cuerpo y puede tratar las llamadas enfermedades psicosomáticas.

Por medio del yoga se consigue la quietud de pensamiento. Tenemos que centrar la atención en disminuir los estímulos exteriores y, de este modo, relajar la mente. Un exceso de preocupaciones y pensamientos siempre influirá de forma negativa en nuestra salud y nos impedirá controlar la hipertensión. Es necesario no desbordarnos con pensamientos, sobre todo de tipo negativo, ya que consumen nuestra energía y nos debilitan.

La hipertensión y el estrés

Uno de los factores que más influyen en la aparición de la hipertensión es el estrés. Debido a ritmos de vida con mucha actividad y altas responsabilidades, vivimos con altas dosis de nerviosismo y ansiedad. En este sentido, el yoga es ideal para reducir ese frenético estilo de vida y dedicarnos un tiempo a nosotros mismos.

El yoga utiliza varias técnicas de relajación muy efectivas que nos aportan autoconciencia y valores de calidad y respeto hacia nuestra propia vida. A través de la propia conciencia de la respiración y de la meditación diaria podemos mejorar nuestra presión arterial. El yoga ofrece ejercicios, posturas y técnicas para dejar la mente en blanco durante un espacio de tiempo, lo cual puede aportar resultados sorprendentes para la salud.

No te pierdas: 8 sencillos tips para cuidar tu salud cada día

Prevenir y controlar la hipertensión con el yoga

Yoga para controlar la hipertensión

El yoga es el complemento ideal para tratar de mejorar la hipertensión arterial de manera natural. Si se combina con un estilo de vida saludable que incluya el ejercicio físico y una buena alimentación puede hacernos reducir la medicación de manera gradual. O, en caso de no tomarla, es una gran opción para prevenir este trastorno.

Con voluntad y constancia podemos aprender a corregir hábitos poco saludables que perjudican nuestra tensión arterial. En este sentido, el yoga nos ayuda a ver nuestra rutina y nuestras preocupaciones con más distancia. Cualquier problema parece menos grave cuando lo valoramos con serenidad.

No te pierdas: ¿Se puede practicar yoga desde cualquier edad?

Otros beneficios de practicar yoga

Debemos saber que practicar yoga nos aporta muchos otros beneficios para la salud:

  • Gracias a los ejercicios y posturas (asanas) conseguimos una mayor elasticidad de los músculos del cuerpo. El yoga trabaja con estiramientos y movimientos que favorecen el aumento de la flexibilidad.
  • El yoga mejora y corrige nuestra postura y nos mantiene jóvenes y atléticos.
  • Favorece la concentración, el humor, la vitalidad y la fuerza física. Es, por lo tanto, un remedio para mejorar nuestro estado de ánimo.
  • Con el yoga más espiritual hacemos un viaje introspectivo que nos invita a conocernos en profundidad. Con esta conciencia de lo que en realidad somos, comprendemos nuestro lugar y descubrimos la aceptación y la paz interior.
  • El yoga nos aporta estabilidad emocional, fortalece la autoestima y potencia valores de respeto, empatía y conciencia social. En definitiva, nos puede hacer mejores personas.
  • Desarrollamos un mayor respeto por nuestro cuerpo y aprendemos a cuidarlo al conocer nuestras debilidades.
  • El yoga nos confiere independencia y libertad.
  • Gracias a todas estas virtudes terapéuticas, el yoga nos invita a abandonar cualquier tipo de adicción y a combatir el sedentarismo. Cualquier momento y cualquier lugar son los adecuados para regalarnos unos instantes de yoga.
  • El yoga requiere práctica, esfuerzo, dedicación y paciencia. Por este motivo, nos obliga a ser personas perseverantes y nos aporta grandes recompensas a medida que mejoramos la técnica.
  • Por último, esta disciplina trabaja con un nuevo enfoque mental en nuestra vida que nos aporta felicidad y bienestar.
Te puede gustar