¿Cómo puede ayudar el yoga a mejorar la salud articular?

Solimar Cedeño · 29 junio, 2018
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila el 17 enero, 2019
El yoga puede utilizarse como terapia complementaria de problemas articulares, ya que su práctica nos ayuda a fortalecer los músculos y a adoptar una mejor postura general.

El dolor en las articulaciones puede llegar a incapacitar a una persona. Este provoca que los movimientos sean limitados y muchas actividades cotidianas se vuelvan difíciles de realizar de manera normal. No obstante, existen muchas alternativas para mejorar nuestra salud articular. ¿Sabías que el yoga es una de ellas?

Hacer ejercicio es una excelente alternativa para prevenir el desgaste articular. Del mismo modo, te ayudará a modificar ciertos hábitos como la mala postura. En ese sentido, el yoga nos ayuda a mantener a tono nuestro sistema osteoarticular. Las posturas tonifican cada parte del cuerpo. Además, su práctica regular incrementa la capacidad de trabajo y la flexibilidad.

¿Qué es el yoga y donde se originó?

El-yoga-es-beneficioso-para-cuidar-de-tu-salud-articular.

El yoga es una disciplina milenaria nacida en la India y popularizada en las últimas décadas en la cultura occidental. Busca el equilibrio entre el cuerpo y la mente a través de posturas físicas y ejercicios de respiración. Si revisamos la etimología del yoga encontramos que es un término sánscrito que puede traducirse como “esfuerzo” o “unión”. El concepto tiene dos grandes aplicaciones:

  • Por un lado, se trata del conjunto de disciplinas físicas y mentales que se originaron en la India y que buscan alcanzar la perfección espiritual y la unión con lo absoluto.
  • Por otra parte, el yoga está formado por las prácticas modernas que derivan de la mencionada tradición hindú y que promueven el dominio del cuerpo y una mayor capacidad de concentración.

¿Desde cuando se practica esta actividad?

Se cree que el yoga tiene una antigüedad de más de 6000 años, según la información de los Vedas. Estos son una colección de himnos que contienen las enseñanzas más ancestrales del yoga. Están considerados como revelaciones divinas.

El «Rigveda» y el «Atharvaveda» son los textos clásicos que mencionan por primera vez el yoga. Aunque no revelan sus prácticas sí aluden a conceptos clásicos del yoga, como la vinculación directa con la respiración. También hacen referencias a centros y canales psíquicos (chakras y nadis).

Descubre: Los chakras, puntos energéticos que debes activar

La cultura occidental descubrió el yoga en la década de 1960. Maharishi Mahesh popularizó esta práctica centrándose en la meditación. Por su parte, Swami Sivananda implementó su sistema yóguico basado en cinco principios:

  • Savasana (relajación).
  • Pranayama (respiración).
  • Asanas (ejercicios).
  • Dhyana (pensamientos positivos).
  • Meditación.

Desde entonces, el yoga se ha convertido en un fenómeno mundial en el que las técnicas han evolucionado con el paso del tiempo. No obstante, los movimientos y los ideales originales se han mantenido. Esto ha provocado el aumento del bienestar físico y mental. El yoga tiene la capacidad de fortalecer la salud articular, cardiovascular y mental.

Relación entre el yoga y las articulaciones

La-practica-del-yoga-es-beneficiosa-para-todo-nuestro-organismo.

Esta actividad física permite cumplir con las recomendaciones proporcionadas por la Fundación de Artritis de Estados Unidos, las cuales incluyen:

  • Cuidar la postura. Mantenerse derecho protege las articulaciones del cuello, espalda, caderas y rodillas.
  • Estar en movimiento. Así fortalece los músculos que recubren las articulaciones.
  • Mantener un peso ideal. A partir de la actividad física se mantiene un peso ideal. Una de las principales causas de lesiones y molestias en las coyunturas es el sobrepeso porque provoca mayor tensión sobre ellas. Las articulaciones más afectadas son las de las caderas, rodillas, espalda y pies.
  • Escuchar al cuerpo. La práctica de las asanas permite escuchar al cuerpo e identificar las zonas donde se manifiestan dolores después de la actividad física.

Esta fundación estadounidense recomienda diversos tipos de yoga para mejorar la salud articular y aliviar los síntomas de la artritis. Estas modalidades son: Viniyoga, power yoga, vinyasa, yoga restaurativo, ashtanga, yoga sentado, hatha e iyengar.

Esta práctica brinda una serie de beneficios mentales que colaboran en el tratamiento de afecciones físicas. Dentro de esos beneficios mentales, se puede mencionar el elevado nivel de concentración que se desprende a partir de las posturas. Realizar cada una de ellas requiere concentración y atención.

Así, el yoga también mejora la memoria y la atención. Igualmente, proporciona estabilidad emocional y autorreconocimiento. Estos elementos son fundamentales a la hora de tratar patologías en las cuales el deterioro físico suele desencadenar episodios de tristeza e incluso cuadros depresivos.

Conoce-la-multitud-de-beneficios-que-te aporta-la-practica-del-yoga.

Practica yoga para cuidar de tu salud articular

Gracias a la práctica del yoga la salud articular mejorará significativamente. Las personas aprenden a conocer su cuerpo y controlar sus movimientos. Si practicas esta disciplina con regularidad sabrás respetar y escuchar a tu cuerpo. Esto te permitirá evitar posibles lesiones articulares y musculares.

Lee: Aprende a escuchar a tu cuerpo

El fortalecimiento de los músculos provocado por el yoga ayuda de igual manera a tonificar las articulaciones. Cuando estas son fuertes se reduce el riesgo de padecer problemas articulares. Si quieres disfrutar uno de los muchos beneficios del yoga, contémplala como tu actividad física regular. Asimismo, también puedes utilizarla como terapia alternativa a tus afecciones físicas o mentales.

  • Ebnezar, J., Bali, Y., Nagarathna, R., & Nagendra, H. (2011). Effect of an integrated approach of yoga therapy on quality of life in osteoarthritis of the knee joint: A randomized control study. International Journal of Yoga, 4(2), 55.
    https://doi.org/10.4103/0973-6131.85486

  • Haaz, S., & Bartlett, S. J. (2011, February). Yoga for Arthritis: A Scoping Review. Rheumatic Disease Clinics of North America.
    https://doi.org/10.1016/j.rdc.2010.11.001

  • Evans, S., Moieni, M., Subramanian, S., C. I. Tsao, J., & Sternlieb, B. (2011). “Now I see a brighter day”: expectations and perceived benefits of an Iyengar yoga intervention for young patients with rheumatoid arthritis. Journal of Yoga & Physical Therapy, 01(01).
    https://doi.org/10.4172/2157-7595.1000101

  • Middleton, K. R., Ward, M. M., Haaz, S., Velummylum, S., Fike, A., Acevedo, A. T., Tataw-Ayuketah, G., Dietz, L., Mittleman, B. B., … Wallen, G. R. (2013). A pilot study of yoga as self-care for arthritis in minority communities. Health and quality of life outcomes, 11, 55. doi:10.1186/1477-7525-11-55
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3637098/
  • Haaz, S. (2010). Examining the safety, feasibility and efficacy of yoga for persons with arthritis. Dissertation Abstracts International: Section B: The Sciences and Engineering. ProQuest Information & Learning, US.
    http://search.ebscohost.com/login.aspx?direct=true&db=psyh&AN=2010-99220-257&lang=es&site=ehost-live&scope=site