Cómo puedes desinfectar una herida

Si no puedes dejar la herida al aire, coloca una gasa y recuerda cambiarla todos los días, para permitir que respire y poder comprobar si necesita más humedad o necesita estar seca.

Cuando una persona se lastima, es muy importante tratar la herida que se ha provocado para prevenir posibles infecciones y consecuencias serias.

La piel de los seres vivos es como una barrera que impide el paso de virus y otros agentes dañinos para el cuerpo. Sin embargo, si ésta se daña o se lesiona, las bacterias pueden entrar por la herida y luego reproducirse en su interior o alrededor de ella, haciendo que surjan graves infecciones en todo el cuerpo. Por esto es tan importante conocer los métodos apropiados para limpiar cualquier herida.

Pasos para desinfectar una herida

Lavar las manos

  • –  Antes de tocar la herida y comenzar su curación debes lavarte las manos muy bien con agua y jabón
  • -Hierve un poco de agua para esterilizar todos los implementos que sean necesarios en la curación de la herida (pinzas, tijeras, etc).
  • -Ponte unos guantes de látex para evitar el contacto total de la herida con tus manos: si no lo haces, puedes contraer una infección.
  • – Si la herida no es muy profunda, simplemente enjuágala con agua y jabón (el jabón debe ser anti-bacterial). Si lo es, debes emplear otro tipo de solución que sea desinfectante (como el agua oxigenada y la clorhexidina).
  • -Si no cuentas con una solución desinfectante a mano, puedes hacerla fácilmente: debes hervir un poco de agua y agregarle una pisca de sal. El alcohol y el yodo solo los puedes utilizar alrededor de la herida para limpiarla y nada más. Si los viertes en la herida abierta, es posible que dañes los tejidos y entorpezcas la curación normal.
  • – Si el área afectada está demasiado contaminada con residuos u otras cosas, utiliza una pinza para retirarlos y luego limpia la zona.
  • – Después de que el área infectada esté totalmente limpia, puedes aplicar cualquier anti-inflamatorio (o desinfectante y antiséptico) que seque la zona y ayude a regenerar el tejido dañado. Si no, la herida tardará más en sanar.
  • – Aunque es mucho mejor dejar que las heridas sanen al aire libre, algunas de ellas necesitan ser protegidas para poder cerrarse totalmente. Para este tipo de heridas emplea una gasa o cualquier textil suave e hipo-alergénico que proteja la zona. Cambia todos los días el apósito: y así podrás verificar en cada ocasión, si la herida necesita más humedad o necesita estar seca. De esta manera garantizarás el cuidado total de tu piel y de tu organismo.
Te puede gustar