¿Cómo puedo prevenir un ICTUS?

Si bien el ictus se sitúa como una de las principales causas de muerte entre mujeres, en un 80% de los casos se puede advertir a tiempo y actuar en consecuencia.

Puede que nos suene alarmante, pero los datos médicos no esconden la grave incidencia que el ICTUS tiene en la población mundial. Se sitúa como una de las principales causas de muerte en mujeres, también de incapacidad, de ahí la importancia de la prevención, porque en un 80% de los casos éstos se pueden advertir a tiempo. Vale la pena entonces saber advertir los síntomas, y, más aún, en nuestra mano está ser previsores y evitar que esto ocurra. Veamos cómo.

¿Qué es un ictus?

Un ictus es la interrupción repentina del riego sanguíneo en una parte determinada de nuestro cerebro, lo cual conduce a la irremediable muerte de las neuronas. Esta obstrucción puede deberse a varias causas, entre ellas por una obstrucción grave de un vaso o una arteria cerebral o incluso por una hemorragia. Bien es cierto que algunas personas pueden tener una predisposición genética, pero ello no es determinante, porque como ya hemos señalado antes, los ICTUS se pueden evitar y controlar.

¿Cómo saber si estoy sufriendo un ICTUS?

Es muy importante que conozcamos todos los síntomas, y aunque los apreciemos solo durante un momento no podemos quitarles importancia, es posible que sea un pequeño ataque transitorio al que más tarde le siga uno más grave. Tomemos nota entonces:

  • Sensación de hormigueo en un lado de la cara.
  • Pérdida de fuerza en un lado del rostro, en una pierna, o en un lado del cuerpo.
  • Alteración repentina del habla -muy destacable- durante un instante la persona no puede hacerse entender.
  • Dolor de cabeza de inicio súbito sin que podamos saber por qué. La intensidad no es para nada normal.
  • Sensación de vértigo, de desequilibrio, el mundo de pronto da vueltas a nuestro alrededor y nos hace perder el equilibrio e incluso caer.
  • Pérdida súbita de la visión o de la sensibilidad. Puede ser muy leve, durante apenas un minuto, transitorio tal vez. Pero no debemos pasarlo por alto. Es otro síntoma característico de un ICTUS.

CONSEJOS PARA PREVENIR UN ICTUS

Controla tu tensión arterial

Consejos para reducir la hipertension

La hipertensión es una clave esencial y de riesgo extremo para llegar a sufrir un ICTUS. Nuestro corazón debe hacer un esfuerzo mayor por bombear la sangre, tanto que en ocasiones no llega con la misma fluidez y agilidad que debería hasta nuestro cerebro. De ahí la importancia de controlar a diario nuestra tensión. No cuesta nada.

Conoce tus niveles de colesterol

El colesterol es otro de los pilares fundamentales que provocan la aparición de un ICTUS. La placa arterioesclerótica se va instalando en nuestras arterias, endureciéndolas, impidiendo que la sangre discurra de nuevo con normalidad, impidiendo que el cerebro se riegue como debería. Una simple analítica nos puede sacar de dudas al respecto de si debemos tratar o no nuestro colesterol.

No fumes

Plan para dejar de fumar

El tabaco eleva a un nivel muy alto el riesgo de padecer un ICTUS. Y es la razón básica por las que personas muy jóvenes lo han sufrido. Nuestra salud está en riesgo, no vale la pena seguir siendo dependientes de la nicotina ni de ese cigarrillo que día tras día va carcomiendo nuestra salud.

Controla tu peso

La obesidad está asociada íntimamente a los sabidos problemas de colesterol, hipertensión… etc. El sedentarismo y las enfermedades coronarias son telas de araña en las que quedar atrapados para acabar padeciendo un día u otro este temido ataque cerebral. Solo con rebajar 5 kg tu salud lo vas a notar bastante.

 Controla tu azúcar

que-es-la-diabetes

La diabetes implica que nuestro páncreas deje de producir insulina, y ello, acaba afectando a los vasos sanguíneos de todo nuestro cuerpo. Es un factor muy determinante que nos aboca de nuevo al riesgo de padecer un ICTUS. Así que no está de más que controlemos nuestros niveles de azúcar.

 Intenta reducir el estrés

Padecer estrés crónico implica ir recortando años a nuestra existencia. Día tras día estos picos temperamentales nos encierran en graves crisis hipertensivas que en cualquier momento pueden culminar en un ICTUS. Seguro que en tu círculo social conoces a alguien que lo ha sufrido, personas que no son capaces de canalizar adecuadamente sus niveles de estrés o ansiedad y acaban sufriendo un infarto cerebral. Tenlo en cuenta, de ti depende mantener tus salud en un estado óptimo.

 Intenta mantener una visión positiva y relajada de la vida

Estado de animo

Intenta cultivar emociones positivas, gestiona tu existencia de modo adecuado anteponiendo aquello que es importante: tu salud, la de los tuyos, instantes de calma y relax en los que disfrutar de la vida y del simple hecho de ver pasar el tiempo. No dejes que el tiempo se te lleve a ti. Un ánimo sereno nos ayuda a regular nuestra tensión arterial y a equilibrar nuestro sistema cardiovascular.

 Enciende tu chispa cognitiva

Aprender un idioma, leer, escribir un diario, hacer puzzles, crucigramas, sudokus… todo ello son experiencias que ayudan a que nuestro cerebro se mantenga activo y ágil, a minimizar los efectos de un accidente cardiovascular. Nuestras neuronas establecen nuevas conexiones y se hacen más fuertes y te ayudará a que los efectos de un ICTUS no sean tan graves. Cuantas más conexiones menos pérdidas en nuestro cerebro.

De ti depende tu propia salud, no está demás conocer estas sencillas indicaciones para, en un momento dado, evitar algo más grave. Porque recuerda, en el 80% de los casos se pueden advertir a tiempo.