Cómo quitar el acné del cuello y la espalda

Cualquier persona puede tener acné aunque suele ser común en adolescentes y adultos jóvenes. No es un problema grave, pero puede dejar cicatrices. 

El acné es una enfermedad común de la piel que suele provocar espinillas, formadas cuando los folículos pilosos que están bajo la piel se tapan. En la mayoría de los casos, las espinillas apareen en el rostros, aunque también pueden surgir en el cuello, la espalda, el pecho y los hombros.

Cualquier persona puede tener acné aunque suele ser común en adolescentes y adultos jóvenes. No es un problema grave, pero puede dejar cicatrices.

No se sabe con exactitud cuál es la causa del acné, aunque se asocia a los cambios hormonales tales como los que se dan en la adolescencia o el embarazo. Con frecuencia se culpa al chocolate y las comidas grasas, pero en la mayoría de los casos hay pocas evidencias de que la comida tenga algún efecto sobre el acné.

Otra creencia común es que la piel sucia puede favorecer el acné, sin embargo, los puntos negros o las espinillas no son producto de la suciedad. Igualmente, el estrés no produce este problema, aunque sí puede empeorarlo.

Ajo para tratar el acné.

Eliminar el acné en el cuello y la espalda

Cuando el acné aparece en el cuello o en la espalda, es probable que también se desarrolle en el rostro. Aunque esto no siempre es así. De todos modos, el tratamiento en cada caso puede ser diferente.

Es importante consultar con el dermatólogo el problema antes de aplicar tratamientos sobre la piel. Esto se debe a que muchos productos tópicos pueden tener efectos secundarios y resultar dañosos.

Además, existen ciertos métodos naturales que pueden ayudar a tratar el problema con resultados positivos. A continuación, los desarrollamos.

Tratamiento con exfoliantes naturales

Limpiar la espalda así como el cuello con tratamientos exfoliantes, semanal o quincenalmente, puede resultar muy beneficioso de cara a tratar el problema de acné. Puedes usar cremas específicas o crear un remedio casero utilizando azúcar o café.

Otra opción es usar un cepillo de cerdas suaves mojado con agua caliente. Te ayudará a remover las impurezas o células muertas, cuya acumulación es una de las causas del acné.

Ver también: Elimina el acné definitivamente con estos 6 tips de belleza

Lava con jabón antibacteriano

Si usas un jabón “común” con perfume es probable que tu piel se reseque y favorezca un empeoramiento del cuadro. Tras consultarlo con un experto, puede ser muy positivo el empleo de un jabón neutro o antibacteriano, que ayuda a eliminar el exceso de grasa de los poros de forma que se pueda evitar la formación de granos.

Mujer con acné en el rostro.

Remedios caseros para el acné en cuello y espalda

Existen diversos tratamientos naturales que pueden ser de mucha utilidad. Sobre todo de cara a complementar las cremas o lociones que haya indicado el dermatólogo.

Leche, miel y avena

Todos estos alimentos tiene propiedades hidratantes de forma que ayudan a la piel a adquirir suavidad y combatir el acné.

Ingredientes

  • 4 cucharadas de avena (40 g).
  • 1 cucharada de miel (25 g).
  • ½ taza de leche (125 ml).

¿Qué debes hacer?

En primer lugar, coloca en un tazón la leche y la avena. Después mézclalo bien. Añade la miel y remueve hasta formar una pasta homogénea.

Finalmente, aplica el producto en la zona afectada, previamente lavada con agua tibia, mediante movimientos circulares. Se recomienda dejarlo actuar durante 20 minutos y enjuagar después con agua templada.

Aloe vera

El gel de aloe vera es ideal para ayudar a tratar las cicatrices. Para aplicar este método, corta un tallo de sábila y abre por la mitad de manera longitudinal. Extrae el líquido interior y aplica en el área afectada, limpia y seca. Finalmente, deja que se seque solo y no enjuagues.

Bicarbonato de sodio

Este elemento que no puede faltar en ningún hogar te puede ser de mucha utilidad para acabar con los granos en la espalda.

Te recomendamos leer: 7 buenas razones para utilizar bicarbonato de sodio para la piel y el cabello

¿Qué debes hacer?

Solo tienes que preparar una pasta con un poco de bicarbonato y agua tibia (que no quede líquido) y pasar por la zona afectada. Deja que se seque y retira con agua abundante. Es importante mencionar que este método no suele recomendarse  en el caso de pieles demasiado sensibles.

  • Williams, H. C., Dellavalle, R. P., & Garner, S. (2012). Acne vulgaris. Lancet. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(11)60321-8
  • Melnik, B. C. (2012). Diet in acne: Further evidence for the role of nutrient signalling in acne pathogenesis. Acta Dermato-Venereologica. https://doi.org/10.2340/00015555-1358
  • Tan, J. K. L., & Bhate, K. (2015). A global perspective on the epidemiology of acne. British Journal of Dermatology. https://doi.org/10.1111/bjd.13462