Cómo reafirmar la piel naturalmente: 6 consejos

Daniela Echeverri Castro·
05 Agosto, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo al
20 Marzo, 2019
¿Te preocupa la flacidez? Para reafirmar la piel de forma natural, puedes incluir algunos cuidados básicos en tu rutina diaria. Toma nota de las claves que mencionamos a continuación.

La pérdida de firmeza de la piel puede afectar a la autoestima, especialmente cuando incide en la aparición de signos prematuros de la edad. Si bien puede desarrollarse por muchos factores y en la mayoría de los casos es difícil revertirla, podemos apostar por la prevención o, al menos, intentar reducir sus efectos. ¿Cómo puedes reafirmar la piel naturalmente?

El problema de flacidez puede ser el resultado de una pérdida de peso, embarazo, falta de nutrientes o envejecimiento. Asimismo, otros casos se relacionan con la exposición excesiva al sol y la práctica de malos hábitos. Por fortuna, algunos cuidados y hábitos saludables ayudan a minimizar este problema.

Cómo reafirmar la piel naturalmente

En la actualidad, se han desarrollado muchos productos y técnicas con la finalidad de disminuir la flacidez y aumentar la firmeza de la piel. Sin embargo, también hay algunas opciones naturales para aquellos que las prefieren. ¿Te interesa conocerlas?

1. Aplicar cremas reafirmantes naturales

Mujer aplicándose crema sobre el rostro
Existen numerosas líneas y productos para el cuidado de la piel con activos reafirmantes, ya se trate de fórmulas comerciales o naturales.

Si bien sus efectos a la hora de reafirmar la piel naturalmente son sutiles, el uso de estas alternativas puede contribuir a mejorar su apariencia cuando se emplean de manera frecuente. Para elaborar este tipo de tratamientos, puedes utilizar estos ingredientes:

  • Manteca de karité: un estudio publicado por el American Journal of Life Sciences destaca que esta crema, que se extrae de una nuez africana y se denomina shea butter en inglés, tiene propiedades antiinflamatorias y antiarrugas si se la aplica sobre la piel.
  • Aceite de naranja: los efectos de este aceite para el cutis no están confirmados. De hecho, podría causar manchas en algunas pieles si se la combina con exposición a rayos solares. No obstante, su contenido de vitamina C podría ser clave, ya que investigaciones como una que publicó el Indian Dermatology Online Journal destacan el potencial antioxidante y antiedad de esta vitamina.
  • Aceite de vitamina E: otro producto antioxidante, que ayuda a prevenir los efectos de los radicales libres y a retrasar los signos del envejecimiento. Un estudio de la misma revista citada en el punto anterior detalla las virtudes de este aceite.

Si bien existen diversas recetas populares para su preparación, lo más recomendable es que consultes con un dermatólogo sobre el uso de cada uno de estos ingredientes. De esta manera, te asegurarás mejores resultados y podrás prevenir efectos secundarios no deseados.

2. Consumir suplementos

No existe ningún suplemento para reafirmar la piel de la noche a la mañana. Sin embargo, algunas variedades pueden ayudar en este proceso cuando se toman de forma regular. Desde luego, el consumo de estos suplementos siempre ha de estar indicado y supervisado por un dermatólogo.

Por ejemplo, un estudio realizado en 2015 y publicado por el Journal of Cosmetic Dermatology determinó que los suplementos de colágeno pueden minimizar los efectos negativos del envejecimiento en la piel.

Por otro lado, los aminoácidos que se encuentran en la proteína contribuyen al mantenimiento del colágeno y la elastina. Asimismo, resulta clave asegurar la toma de suplementos de vitamina C, nutriente que participa en la síntesis de colágeno.

Te puede interesar: La niacinamida, un aliado para cuidar la piel

3. Hacer ejercicio físico

mujer haciendo flexiones
El ejercicio aporta salud al cuerpo en general, mejorando también el estado de nuestra piel.

De acuerdo con un estudio publicado por Rejuvenation Research, uno de los mejores complementos para reafirmar la piel naturalmente es hacer ejercicio físico con regularidad. En primer lugar, destaca la publicación, por sus beneficios sobre las células y el organismo en general.

Por otro lado, la actividad física ayuda a combatir la acumulación de grasa y promueve la formación de masa muscular. Estos efectos, en conjunto, contribuyen a conservar la dermis firme y libre de arrugas prematuras.

Lo ideal es adoptar una rutina de ejercicios que combine entrenamiento cardiovascular con pesas. Así, además de eliminar los excesos de grasa, se tonifican los músculos.

¿No tienes mucho tiempo? ¡No es excusa! Según la Organización Mundial de la Salud, basta con dedicarle unos 20 o 30 minutos diarios para aprovechar sus grandes ventajas.

4. Aplicar masajes para reafirmar la piel naturalmente

La aplicación regular de masajes puede ayudar a reafirmar el cutis naturalmente porque reactiva la circulación y ayuda a mantener en óptimo estado los tejidos. Según una investigación de 2017, los masajes aplicados con una herramienta específica para tal fin pueden ampliar los efectos de las cremas antiedad.

Por supuesto, también puedes realizarlos con aceites esenciales, tónicos o lociones para reafirmar. Lo más importante es tener en cuenta que sus resultados no se obtienen de la noche a la mañana; debes ser constante para alcanzarlos.

Lee también: Cómo reafirmar la piel con remedios caseros

5. Incrementar el consumo de agua

Mujer bebiendo agua
Una hidratación constante evita la formación de arrugas en la piel y mantiene el buen funcionamiento de esta.

Si bien el consumo diario de agua no revierte la flacidez cutánea, tal y como explica una publicación de Nutrition Reviews, sí es determinante para evitarla y mantener firme la piel. En el estudio se hace hincapié en el contenido de líquido de la piel —que llega aproximadamente al 30 %—, en su función de evitar la pérdida de líquidos y en la relevancia de hidratarla por dentro y por fuera.

Así, parte de los cuidados que debes aplicarle a la dermis para reafirmarla es asegurar un óptimo consumo de agua y bebidas saludables. La cantidad de agua requerida puede variar en función de la edad, el peso y los hábitos. A nivel general, se recomienda la ingesta de dos litros al día.

6. Alimentación para reafirmar la piel naturalmente

El tipo de alimentación suele verse reflejado en la salud cutánea. A pesar de que muchos lo pasan por alto, una buena nutrición es clave para reafirmar la piel y prevenir el envejecimiento.

Un estudio que publicó el Journal of the American Academy of Dermatology en 2014 detalla la relación entre la dieta y el tratamiento de ciertas afecciones cutáneas. Por eso, incluso en personas sanas, asegurar una adecuada ingesta de vitaminas, minerales, proteínas y antioxidantes ayuda a inhibir los efectos negativos del estrés oxidativo.

Si bien esto depende de cada individuo y debe ser consultado con un nutricionista, algunos alimentos que se suelen recomendar son:

  • Frutas y vegetales frescos.
  • Pescados y carnes magras.
  • Frutos secos y semillas.
  • Agua e infusiones.
  • Cereales integrales y legumbres (porciones moderadas).

La salud como método para reafirmar la piel naturalmente

¿Sientes tu piel flácida? ¿Te preocupa la aparición de arrugas prematuras? Si es así, aplica estos hábitos saludables y habrás dado un gran paso en el camino a reafirmar tu piel.

Finalmente, ten en cuenta que también hay cosméticos específicos que pueden complementar todas estas medidas para mejorar la salud de la dermis. Si lo consideras necesario, consulta con un dermatólogo y sigue sus indicaciones para su uso. La salud de la dermis se beneficiará con todas estas acciones.

  • Keen, M., & Hassan, I. (2016). Vitamin E in dermatology. Indian Dermatology Online Journal. https://doi.org/10.4103/2229-5178.185494
  • Telang, P. (2013). Vitamin C in dermatology. Indian Dermatology Online Journal. https://doi.org/10.4103/2229-5178.110593
  • Traber, M. G., & Stevens, J. F. (2011). Vitamins C and E: Beneficial effects from a mechanistic perspective. Free Radical Biology and Medicine. https://doi.org/10.1016/j.freeradbiomed.2011.05.017
  • Fuchs, R. (2015). Physical Activity and Health. In International Encyclopedia of the Social & Behavioral Sciences: Second Edition. https://doi.org/10.1016/B978-0-08-097086-8.14115-7
  • Asserin, J., Lati, E., Shioya, T., & Prawitt, J. (2015). The effect of oral collagen peptide supplementation on skin moisture and the dermal collagen network: Eevidence from an ex vivo model and randomized, placebo-controlled clinical trials. Journal of Cosmetic Dermatology. https://doi.org/10.1111/jocd.12174
  • Caberlotto, E., Ruiz, L., Miller, Z., Poletti, M., & Tadlock, L. (2017). Effects of a skin-massaging device on the exvivo expression of human dermis proteins and in-vivo facial wrinkles. PLoS ONE. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0172624
  • Murzaku, E. C., Bronsnick, T., & Rao, B. K. (2014). Diet in dermatology. Journal of the American Academy of Dermatology. https://doi.org/10.1016/j.jaad.2014.06.016
  • Malachi Oluwaseyi Israel, Effects of Topical and Dietary Use of Shea Butter on Animals, American Journal of Life Sciences. Vol. 2, No. 5, 2014, pp. 303-307. doi: 10.11648/j.ajls.20140205.18
  • Popkin, B. M., D'Anci, K. E., & Rosenberg, I. H. (2010). Water, hydration, and health. Nutrition reviews, 68(8), 439–458. https://doi.org/10.1111/j.1753-4887.2010.00304.x