Cómo reconocer y tratar la diabetes

Elena Martínez Blasco · 23 octubre, 2013
Para mejorar la condición es imprescindible un cambio en la dieta, comer frecuentemente y reducir considerablemente el consumo de azúcar. Asimismo, es recomendable hacer ejercicio regular y controlar nuestro peso

La implantación de una dieta adecuada, que asegure un buen estado nutricional, es uno de los pilares fundamentales del tratamiento de la diabetes.

La diabetes es una enfermedad metabólica crónica. Se caracteriza por una hiperglicemia sostenida. Esta esdebida a alteraciones en la acción o secreción de la insulina.

La diabetes mellitus es una de las enfermedades más prevalentes a nivel mundial. Afecta al 5% de la población de entre 20 y 79 años, a nivel mundial. La diabetes tipo 2 es la responsable del 90% de los casos de la enfermedad.

De esta forma, la diabetes ha alcanzado dimensiones epidémicas. De hecho, su prevalencia va en aumento cada año, a pesar de las medidas implantadas para prevenirla. Por ello, esta enfermedad crónica se ha convertido en un importante problema de salud a nivel mundial.

no consumir comida rápida para prevenir la diabetes.

Por si quieres saber más: Resistencia a la insulina, descubre por qué es tan común

Clasificación de la diabetes

Diabetes mellitus tipo 1

Esta variante afecta a entre el 10 y el 15% de los diabéticos. Suele presentarse antes de los 40 años. Su característica distintiva es la destrucción autoinmune de las células beta del páncreas. Estas son las encargadas de la producción de insulina.

Debido a esto, las personas que la padecen tienen una deficiencia total de insulina y tendencia a la cetoacidosis. Esta destrucción celular esta mediada por el propio sistema inmune. Esto se debe a que posee anticuerpos dirigidos contra las células secretoras y contra la propia insulina.

Esta modalidad de la diabetes tiene un importante componente genético. Asunque en su aparición también pueden influir variables ambientales como los autoanticuerpos virales, la contaminación o la lactancia artificial.

En un bajo porcentaje de casos, no se detectan tales anticuerpos. Por lo que se caracteriza a la enfermedad como idiopática, indicando que se desconoce su causa.

Los síntomas característicos de la enfermedad son polidipsia, polifagia y poliuria, entre otros. Frecuentemente, estos síntomas se presentan de forma súbita y pueden llevar a la cetoacidosis. En los casos más extremos, también al coma.

Diabetes mellitus tipo 2

La DM de tipo 2, representa entre el 80 y el 90 % de los casos de diabetes. Suele desarrollarse en personas obesas de mediana edad, aunque también puede afectar a personas jóvenes y sin sobrepeso. Raramente produce cetoacidosis de manera espontánea.

Se caracteriza por la existencia de una resistencia a la insulina por parte de las células del organismo. En los primeros momentos de la enfermedad, el páncreas suele incrementar la producción de insulina para contrarrestar el efecto. Sin embargo, esto provoca un agotamiento del órgano y un progresivo déficit en la secreción de la hormona.

Su inicio suele ser gradual y asintomático, o acompañado de síntomas muy sutiles. Por lo que frecuentemente se detecta tras un análisis de sangre.

Esta modalidad de diabetes también tiene un alto componente genético. Este, combinado con factores ambientales como la obesidad, el tabaquismo o el estrés, puede acabar desencadenando la enfermedad.

Otros tipos específicos de diabetes

En este grupo se engloba una variedad de condiciones poco frecuentes que incluyen:

  • Defectos genéticos de la función de las células beta o en la acción de la insulina.
  • Enfermedades del páncreas exocrino, o endocrinopatías.
  • Inducida por drogas o químicos o infecciones.
  • Formas poco comunes de diabetes mediada inmunológicamente.
  • Otros síndromes genéticos relacionados con la diabetes.

Diabetes mellitus gestacional

Esta variante de la patología hace referencia a la intolerancia a la glucosa. Es detectada por primera vez durante el embarazo. La existencia de hiperglucemia previa a las 24 semanas del embarazo se considera diabetes preexistente no diagnosticada.

En la actualidad, no se ha determinado con exactitud la causa de la enfermedad. Se cree que puede estar relacionada con la acción de las hormonas producidas durante el embarazo. Estas pueden reducir la capacidad del organismo para responder a la insulina.

Dietoterapia

La dietoterapia, es decir, la implantación de un programa alimenticio que mantenga un correcto estado nutritivo en el paciente es muy importante en el tratamiento de la diabetes.

Con una dieta adecuada, se puede conseguir regular el metabolismo de los hidratos de carbono, grasas y proteínas. Tales planes alimenticios deben establecerse de manera individualizada. Siempre de acuerdo con el sexo, la edad y el estado nutricional previo del paciente.

diabetes

Al modificar los hábitos de nutrición se consiguen evitar muchas de las posibles complicaciones asociadas con la enfermedad. Estas complicaciones suelen estar debidas a los altos niveles de glucosa en sangre. Pueden englobar daños en los nervios, en los ojos o la aparición de ulceras.

  • American Diabetes Association. Diagnosis and Classification of Diabetes Mellitus. Diabetes Care; 2010; 33: S62-S69.
  • Guías ALAD de diagnóstico, control y tratamiento de la Diabetes Mellitus Tipo 2. ALAD; 2007: 8-14.
  • Lorenzo C, Haffner SM. Performance characteristic of the new definition of diabetes: the Insulin Resistance Atherosclerosis Study. Diabetes Care 2010;33:335-337.
  • Canadian Diabetes Association 2008 Clinical Practice Guidelines. Definition, classification and diagnosis of diabetes and other dysglycemic categories. Can J Diabetes 2008;32(suppl 1):S10-S13
  • American Diabetes Association. Standards of Medical Care in Diabetes. Diabetes Care; 2010; 33 (suppl 1): S11-S53.