¿Cómo recuperar horas de sueño?

Edith Sánchez · 27 junio, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la farmacéutica Sara Viruega el 26 junio, 2019
No es posible recuperar las horas de sueño perdidas. Aunque a veces te puedas sentir menos fatigado, en realidad, los excesos a los que has sometido a tu cuerpo y a tu cerebro no se pueden compensar.

Si eres de los que piensa que equilibras tu descanso trasnochando hoy y durmiendo más mañana, te equivocas. Recuperar horas de sueño es biológicamente imposible. El sueño perdido nunca se recobra y, adicionalmente, te puede generar problemas de salud.

El cuerpo necesita un determinado número de horas de descanso cada día para que pueda funcionar normalmente. Un sueño normal comprende entre siete y nueve horas por cada jornada. Si duermes menos de ese lapso, más tarde o más temprano sentirás los efectos negativos.

El cuerpo funciona por ciclos y no como un contenedor acumulativo. Si el organismo no completa un ciclo, inicia el siguiente con ese déficit. Sin embargo, el siguiente ciclo no toma prestado algo del anterior para equilibrarse, sino que se lleva a cabo de forma independiente.

Descubre en este artículo cómo nos afecta la pérdida de horas de sueño y por qué no es posible recuperarlas.

La pérdida de horas de sueño

Cansancio visual.

El sueño es un proceso fisiológico fundamental para los seres humanos y para buena parte de los animales. En realidad, el cerebro no descansa mientras duermes, sino que, de hecho, está más activo. Adelanta procesos fundamentales de organización y autoreparación.

Cuando no duermes suficiente, lo primero que se ve afectado son tus procesos cognitivos. No logras procesar la información de la misma manera, te vuelves menos apto para aprender y tienes problemas de concentración. Además, tu estado de ánimo tiende a arruinarse.

Ahora bien, si has diseñado un estilo de vida en el que te acuestas muy tarde y te levantas muy temprano, diariamente vas a estar en déficit.

Si, por ejemplo, te duermes a las 2 de la mañana y te levantas a las 7, al menos tienes una deuda de dos horas diarias con tu cuerpo. A la semana, equivale a 14 horas, es decir, a dos noches completas de sueño.

Cuando esto se prolonga por mucho tiempo, los efectos también comienzan a ser permanentes. Es decir que, por lo general, vas a tener un rendimiento intelectual limitado, pésimo humor y más de un problema orgánico.

Recuperar horas de sueño es imposible. Por lo tanto, esos estilos de vida son muy nocivos.

Lee también: ¿Cómo mejorar la rutina nocturna para dormir mejor?

Recuperar horas de sueño

Quienes creen que sí es posible recuperar horas de sueño comienzan a organizar su vida en torno a ciclos irregulares de descanso. Además de las consecuencias ya señaladas, uno de los efectos de esta situación es que se ve afectado el “ritmo circadiano.

El ritmo circadiano es una especie de reloj biológico que todos tenemos. La consecuencia inmediata de la alteración del ritmo circadiano es una especie de caos en la producción de hormonas.

Todo el organismo funciona de forma sincronizada y, si alteras algo, se altera todo lo demás. Es como si cambiaras el movimiento de una de las manecillas del reloj: las demás van a comenzar a marcar una hora diferente, o se van a dañar.

Los cambios en la producción de hormonas son causantes de aumento de peso, desorganización del apetito y problemas en la piel, por ejemplo.

A la larga, todo el metabolismo se modifica y eso te hace más propenso a contraer enfermedades graves como diabetes, hipertensión e, incluso, problemas cardiacos.

Quizá te interese: Trastorno por insomnio: causas y tratamiento

La higiene del sueño

Dormir bien

En lugar de preocuparte por recuperar o no horas de sueño, lo correcto es modificar tus hábitos para garantizarte un descanso adecuado y cuidar tu salud. Algunas medidas aconsejables son las siguientes:

  • Conoce tu ritmo de sueño. Elabora un pequeño autodiagnóstico. Registra la hora en que te acuestas y la hora en la que te levantas, durante unos 15 días. Eso te dará un panorama de base para saber cuáles son las medidas a tomar para mejorar tu descanso.
  • Adecúa el entorno antes de irte a dormir. Elimina las luces fuertes, los ruidos y todos aquellos estímulos que puedan alterar tu sueño.
  • Una buena cama. Si hay algo en lo que vale la pena invertir dinero es en una buena cama. Probablemente, vas a pasar la tercera parte de tu vida en ella y tiene que ser cómoda.
  • Establece un horario. Acuéstate siempre a una misma hora y haz lo mismo para levantarte. Mantén ese horario durante más de 45 días y, probablemente, lo transformarás en un hábito. Siempre debes dormir al menos 7 horas.
  • Ejercicio y relajación. Para dormir mejor es adecuado que hagas, al menos, 15 minutos de ejercicio todos los días. Nunca lo hagas en la hora cercana a tu descanso. Cuando se aproxime el momento de ir a la cama, los ejercicios que debes hacer son de relajación.
  • Leonardo, S. M. (2013). Trabajo en turnos, privación de sueño y sus consecuencias clínicas y médicolegales. Revista Médica Clínica Las Condes, 24(3), 443-451.
  • Sierra, J. C., Jiménez-Navarro, C., & Martín-Ortiz, J. D. (2002). Calidad del sueño en estudiantes universitarios: Importancia de la higiene del sueño. Salud Mental.
  • Miró, E., Cano-Lozano, C., & Buela-Casal, G. (2005). SUEÑO Y CALIDAD DE VIDA. Revista Colombiana de Psicología.