Cómo redondear y fortalecer los glúteos

Además de los ejercicios y las técnicas para fortalecerlos, es muy importante que exfoliemos e hidratemos la zona para que luzca más bonita

De entre los ejercicios que más interesan a las mujeres destacan los que tienen el objetivo de mejorar los glúteos, tonificándolos y dándoles un volumen y una forma bonita,.

En este artículo te explicamos algunos ejercicios y consejos para conseguir unos glúteos perfectos, firmes, redondeados, fuertes y sin celulitis.

Los glúteos se contracturan

Cuando nuestros glúteos tienen una medida que nos gusta pero lo que queremos es mejorar su forma, por ejemplo, redondeándolos, es posible que primero debamos realizar un masaje para eliminar las posibles contracturas, ya que aunque pueda sorprendernos, los glúteos también se contracturan y sufren el estrés y las tensiones emocionales.

Para descontracturarlos nos tumbaremos de lado y masajearemos profundamente la zona central de los glúteos, hasta que sintamos la presión cerca de los huesos (isquiones). Si notamos molestias o dolor lo haremos con más suavidad pero insistiendo, ya que eso nos confirmaría las contracturas.

Lo realizaremos cinco minutos en cada glúteo antes de realizar otros ejercicios de tonificación.

glúteos karina alverez

Ejercicios de tonificación

Diariamente realizaremos los siguientes ejercicios durante 5 minutos cada uno:

  1. Sentadillas: Separaremos los pies, que queden situados proporcionalmente a las caderas, y doblaremos las rodillas como si fuéramos a sentarnos, vigilando de mantener siempre la espalda bien recta y sin que las rodillas sobrepasen la distancia de los dedos de los pies. Mientras hacemos este ejercicio llevaremos los brazos hacia delante. Poco a poco volveremos a levantar el cuerpo y a relajar los brazos.
  2. A cuatro “patas”: Nos pondremos en cuatro, para lo cual recomendamos poner debajo una esterilla o algo blando para evitar dolor en las rodillas. Nos situaremos con la espalda bien recta en horizontal, los abdominales bien firmes y los brazos también bien rectos en vertical. Otra opción sería apoyando los codos en el suelo, si nos duelen los brazos o la espalda. Levantaremos una pierna hacia atrás, bien recta, y la subiremos y bajaremos sin llegar al suelo. Repetiremos con la otra pierna.
  3. El puente: Nos tumbaremos boca arriba, con las piernas abiertas y dobladas a la misma distancia que las caderas, y con los brazos estirados a lo largo del cuerpo. Lentamente levantaremos el cuerpo del suelo, aprentando bien fuerte los músculos del abdomen y los glúteos, para no hacernos daño, hasta que lleguemos lo más arriba posible, para a continuación descender lentamente y dejar que la espalda repose tranquila en el suelo.
  4. Esperas de pie: Otra buena manera de tonificar los glúteos es aprovechar los momentos en que estemos esperando de pie, incluso en la calle, para apretar y soltar un glúteo y el otro. Podemos aprovechar en el ascensor, el semáforo, en la tienda, etc.

Una ventosa para dar firmeza

Hay una técnica sencilla que podemos hacernos nosotras mismas y además con muy poco esfuerzo. Esta técnica nos ayudará a mejorar la textura de la piel de los glúteos, eliminar la celulitis y dar firmeza a la zona. Para ello sólo necesitaremos una ventosa con goma (técnica conocida también como cupping) que podemos conseguir en tiendas de productos de medicina china, acupuntura, etc. También necesitaremos un aceite de masaje (de almendra, oliva, sésamo) o bien una crema hidratante de textura bastante grasa. La aplicaremos sobre uno de los glúteos y con la ventosa haremos una ligera succión para masajear de manera circular sobre toda la zona durante al menos cinco minutos. A continuación lo haremos con el otro glúteo.

Es posible que la zona quede enrojecida, pero si lo realizamos cada día iremos notando como mejora la textura y firmeza de la piel en los glúteos.

Exfoliación e hidratación

Además de trabajar la musculatura también debemos cuidar mucho la piel de los glúteos para que luzcan bonitos. Para ello exfoliaremos esta zona una vez cada 10 días aproximadamente. Podemos usar sal marina directamente en la ducha, masajeando la zona durante un minuto. A continuación nos lavaremos con agua bien fría que nos ayudará a dar más firmeza a la zona.

Al secarnos hidrataremos bien la piel con una crema hidratante a base de ingredientes naturales o bien sencillamente con aceite de coco.

aceite coco Veganbakingnet
Imágenes por cortesía de Veganbakingnet

Categorías: Belleza Etiquetas:
Te puede gustar