Cómo reducir el colesterol con ajo: 3 remedios caseros

Elena Martínez Blasco·
29 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica María Belén del Río al
17 Abril, 2019
Por su alto contenido de antioxidantes, el ajo sería uno de los mejores aliados para hacerle frente al colesterol alto. Descubre 3 remedios caseros a base de ajo.

¿Te has preguntado alguna vez si es posible reducir el colesterol con ajo? Quizás hayas oído hablar de las grandes virtudes medicinales de este alimento, en especial para la salud cardiovascular. Sin embargo ¿es esto cierto?

En este artículo, se analizará si se puede llegar a reducir el colesterol con ajo. Por supuesto, no se trata de un remedio casero milagroso sino de un coadyuvante del tratamiento indicado por el médico y debe estar siempre acompañado de un estilo de vida saludable y una dieta equilibrada.

¿Es posible reducir el colesterol con ajo?

Hace siglos que se consume el ajo como alimento medicinal. Numerosos estudios han confirmado sus propiedades para aliviar los problemas digestivos y circulatorios, la tos, los parásitos intestinales y la neumonía, entre otros.

Además, este alimento contribuiría a mejorar la salud cardiovascular, ya que podría ayudar a reducir el colesterol, la presión arterial o la agregación plaquetaria, por ejemplo. No obstante, siempre será fundamental, también, llevar una alimentación saludable y realizar ejercicio físico regular.

1. Masticar un diente de ajo

reducir el colesterol con ajo
El ajo es uno de los complementos naturales más usados para combatir el colesterol alto.

El primero de estos remedios es el más sencillo de los tres para reducir el colesterol con ajo. No obstante, hay un matiz importante, y es la forma en que deberías consumir el ajo: crudo.

Muchas personas prefieren tragar el diente o partes de él para evitar su sabor y olor. No obstante, este estudio demuestra que esto podría reducir su efectividad en comparación con su consumo masticado o triturado.

¿Qué necesitas?

  • 1 diente de ajo crudo al día (1 g).

¿Cómo lo consumimos?

  • Cada día, deberías consumir un diente de ajo crudo.
  • Si te cuesta masticarlo, puedes batirlo o triturarlo junto con la comida, pero siempre sin cocinarlo.
  • Puedes aliviar su sabor masticando después unas semillas de anís o unas hojas de perejil.

Lee también Todo lo que deberías saber sobre el colesterol

2. Ajo y jugo de limón

Este estudio muestra los beneficios para la salud cardiovascular de tomar la combinación de ajo y jugo de limón. Los participantes fueron personas de entre 30 y 60 años con hiperlipidemia moderada durante 8 semanas; los resultados mostraron una mejora en la presión arterial y, también, en los niveles de lípidos.

Ingredientes

  • 8 dientes de ajo medianos crudos (20 g)
  • 1 cucharada de jugo de limón.

¿Cómo deberías tomarlo?

  • Para empezar, tomarás la cucharada de jugo de limón en ayunas.
  • Los dientes de ajo los consumirás a lo largo del día, pero siempre crudos. Puedes trocearlos como condimento, batirlos en gazpachos, untarlos en pan tostado, etc.

Lee también Los 8 beneficios que te aporta un diente de ajo diario

3. Ajo negro

Combatir el colesterol con ajo negro
Consumir ajo negro facilitaría la eliminación de los lípidos retenidos en las arterias.

Uno de los mayores inconvenientes que presenta el ajo a la hora de consumirlo es su olor. Por este motivo, muchas personas rechazan su ingesta habitual y prefieren buscar otras alternativas para la salud.

No obstante, entre los métodos de procesamiento que se han ido realizando para eliminar su olor, ha resultado muy exitoso y cada vez más popular el ajo negro. Esta variedad se obtiene mediante la maduración a alta temperatura y humedad.

Este proceso de envejecimiento oscurece su color y cambia su sabor y textura. El diente se mantiene en su forma pero se vuelve blando. Además, puede recordar un poco al regaliz.

También, se debe destacar que algunos de sus componentes aumentarían durante este proceso de maduración. En este sentido, según datos de Nutrition Research and Practice, su poder antioxidante aumentaría y, también, mejoraría su capacidad para regular los lípidos, incluyendo el colesterol.

¿Qué necesitas?

  • Cabezas de ajos sin pelar.
  • Un recipiente que pueda mantener una temperatura constante de entre 40 °C y 60 °C durante 1, 2 o 3 meses (termo, yogurtera, arrocera, crock-pot, etc.).
  • Papel de aluminio.

¿Cómo se prepara?

  • En primer lugar, quita solo la capa exterior del bulbo, no la piel más pegada al diente de ajo.
  • Después, envuelve las cabezas en papel de aluminio.
  • Introduce los ajos en el recipiente que cumpla las características mencionadas y deja macerar, por lo menos, durante 2 meses. Sabrás que están listos cuando el interior se vuelva de color negro. A partir del primer mes, ya lo podrás revisar.
  • El proceso es sencillo, pero requiere de paciencia.

¿Cómo se consume?

  • Puedes comer un diente de ajo media hora antes de cada una de las tres comidas principales.

Reducir el colesterol con ajo es posible

Los diferentes estudios citados han demostrado que reducir el colesterol con ajo sería posible; por supuesto, estos remedios naturales son solamente coadyuvantes del tratamiento indicado por el médico.

Antes que nada, debes consultar con tu médico, en especial si sufres de problemas digestivos o tomas medicamentos, ya que el consumo de estos remedios naturales podría interferir con alguno de ellos.

  • Avicenna J Phytomed. 2014 Jan-Feb; 4(1): 1–14. Garlic: a review of potential therapeutic effects. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4103721/
  • Aslani, N., Entezari, M. H., Askari, G., Maghsoudi, Z., & Maracy, M. R. (2016). Effect of garlic and lemon juice mixture on lipid profile and some cardiovascular risk factors in people 30-60 years old with moderate hyperlipidaemia: A randomized clinical trial. International Journal of Preventive Medicine. https://doi.org/10.4103/2008-7802.187248
  • Ha, A. W., Ying, T., & Kim, W. K. (2015). The effects of black garlic (Allium satvium) extracts on lipid metabolism in rats fed a high fat diet. Nutrition Research and Practice. https://doi.org/10.4162/nrp.2015.9.1.30
  • Jabbari, A., Argani, H., Ghorbanihaghjo, A., & Mahdavi, R. (2005). Comparison between swallowing and chewing of garlic on levels of serum lipids, cyclosporine, creatinine and lipid peroxidation in Renal Transplant Recipients. Lipids in Health and Disease. https://doi.org/10.1186/1476-511X-4-11
  • Nutrition Research and Practice. 2015 Feb;9(1):30-36. English. The effects of black garlic (Allium satvium) extracts on lipid metabolism in rats fed a high fat diet. https://doi.org/10.4162/nrp.2015.9.1.30