Cómo reducir el consumo de sal sin dejar de comer sabroso

Elena Martínez 21 noviembre, 2014

La hipertensión arterial o la retención de líquidos son dos de las causas más habituales por las que nos vemos obligados a reducir el consumo de sal, pero lo cierto es que hay muchas personas que querrían reducir su consumo porque saben que no se debe abusar de ella, pero que tampoco quieren renunciar a una comida sabrosa.

En este artículo te explicamos algunas cosas importantes a la hora de elegir la sal, así como las alternativas saludables que te permitirán reducir su consumo sin renunciar al sabor de una buena comida.

La sal más sana

Generalmente nos referimos a la sal en general, pero sin embargo es muy importante que podamos diferenciar que, igual que tenemos azúcar blanco y azúcar integral, también tenemos una sal refinada y una sal integral. La sal refinada se conoce habitualmente como sal de mesa, y simplemente es cloruro de sodio procesado sin ningún nutriente más, y además suele contener aditivos como antiaglomerantes. En cambio, la sal integral contiene todas las vitaminas y minerales, ya que no ha sido refinada. Y de hecho tiene una textura y sabor distintos.

La más conocida y barata es la sal marina, pero también podemos encontrar otras:

  • Sal gris de Guerande
  • Sal rosa del Himalaya
  • Sal roja de Hawai
  • Sal negra de Hawai
  • Sal celta
  • Sal azul persa

En realidad, estas sales tienen diferentes tonalidades porque no han sido depuradas, y por eso son mucho más saludables. Cualquiera de ellas que podamos conseguir será igual de sana y no hay necesidad de buscar las que sean más caras.

Todas estas sales se asimilan mucho mejor en nuestro organismo que la sal refinada, por lo que con pequeñas cantidades obtendremos mayores beneficios.

Agua de mar

El agua de mar se comercializa en algunas tiendas de productos naturales y supermercados no sólo para usarla en la cocina sino también por sus increíbles beneficios terapéuticos. No sólo no augmenta la presión arterial, sino que nos ayuda a regularla y eliminar líquidos de nuestro organismo. Funciona como equilibrante, y por ello será siempre nuestra primera opción. El agua de mar nos permite salar:

  • Sopas, cremas o guisos, sustituyendo una parte del agua por agua de mar
  • El agua de cocción de pastas y arroces
  • Ensaladas y platos fríos, añadiendo el agua de mar al condimento o vinagreta
  • Jugos vegetales y gazpachos
  • Masas saladas, como panes o pizzas

Incorporaremos siempre el agua de mar a nuestra alimentación de manera progresiva, ya que también tiene efectos laxantes que pueden ser fuertes si la tomamos de golpe en gran cantidad.

Especias

Las especias saborizan nuestros platos y nos permiten añadirles menos sal. Algunas de las más habituales son:

  • Orégano
  • Albahaca
  • Pimienta
  • Comino
  • Curry
  • Pimentón
  • Perejil

especias srqpix

Además la mayoría de ellas tienen también propiedades digestivas. Es decir, además de contimentar los platos nos ayudan a digerir mejor los alimentos.

Algunas las podemos usar incluso frescas, que son todavía más aromáticas.

Podemos elaborar una sencilla sal de hierbas moliendo hierbas aromáticas con sal marina, y conservando este preparado en un frasco de cristal bien cerrado.

El ajo

El ajo es un excelente alimento y con un sabor fuerte. Aunque a muchas personas no les gusta porque no lo digieren bien o les provoca mal aliento, si lo usamos en pequeñas cantidades para contimentar realzaremos el sabor de los platos.

También podemos añadir unos dientes de ajo a una botella de aceite de oliva, dejarlo macerar un par de semanas, y usarlo en todo tipo de platos.

ajo2 shutterbean

El limón

El limón es ideal para aliñar ensaladas y platos de carne y pescado. No sólo porque potencia el sabor y nos evitamos añadir tanta sal, sino también porque nos ayuda a digerir mejor las grasas y a asimilar mejor los nutrientes. En casos de anemia, por ejemplo, la vitamina C del limón nos ayuda a absorber mejor el hierro de los alimentos.

El vinagre

El vinagre es otro alimento que realza el sabor de la comida y también nos ayuda a digerirla, pero debemos usarlo siempre en pequeñas cantidades, especialmente si sufrimos de acidez o úlceras gástricas, ya que podría provocarnos más ardor.

Recomendamos especialmente el vinagre de manzana y el vinagre de umeboshi, eligiendo siempre los que sean de buena calidad, fermentados naturalmente.
Imágenes por cortesía de julajp, srqpix, shutterbean y Food in Jars

Te puede gustar