Cómo reducir la hinchazón de pies

Evitar el sedentarismo es fundamental para favorecer la circulación y reducir la hinchazón de pies. Asimismo, seguir una dieta equilibrada y baja en sal también puede ayudarnos a mejorar la condición.

Más frecuente en personas mayores, mujeres embarazadas y empleados sedentarios la inflamación de las extremidades inferiores puede ser indolora o traer variadas complicaciones. Nos referimos, principalmente, a la llamada hinchazón de pies.

El problema tiene lugar cuando se acumula el líquido de manera anormal en el espacio intersticial (lo que se conoce como edema). En este artículo te contaremos cómo reducir la hinchazón de pies.

¿Por qué se produce la hinchazón de pies?

Al igual que ocurre en las piernas y los tobillos, la inflamación y la hinchazón de pies puede estar causada por:

  • La edad
  • El sobrepeso
  • Tener un coágulo de sangre
  • Una infección
  • Problemas en las venas (no pueden bombear la sangre correctamente)
  • El sedentarismo
  • Embarazo
  • Una operación
  • Los viajes largos en avión (o cualquier medio de transporte)
  • El ciclo menstrual
  • Hipertensión arterial
  • Insuficiencia cardíaca
  • Insuficiencia renal
  • Fallo hepático
  • Consumir medicamentos, como antidepresivos o anticonceptivos
  • El calzado y los calcetines

No olvides leer: Cómo prevenir las estrías durante el embarazo

Hinchazón de pies

El mecanismo de formación es un desequilibrio del intercambio normal de líquidos entre el espacio intracapilar e intersticial en los miembros inferiores. Este intercambio es el resultado de dos presiones que actúan en dirección contraria: la hidrostática y la oncótica. La primera, que es intravascular, empuja el líquido contra las paredes finas de los capilares; la segunda lo atrae hacia el espacio intracapilar.

Todas estas causas mencionadas alteran este mecanismo de intercambio de líquidos. Entre las más benignas se encuentran los problemas en las venas (várices), y entre las más frecuentes, la insuficiencia cardíaca. Por eso es importante consultar a un especialista.

Consejos para reducir la hinchazón de pies

Si tus pies se suelen inflamar, es recomendable adoptar ciertos hábitos saludables. Te aconsejamos:

Remojar los pies

Cuando regreses del trabajo o en cuanto tengas un minuto libre, llena la tina o un recipiente con agua tibia y añade aceites esenciales como de almendras o lavanda. También puedes agregar sales de epsom o un poco de jabón líquido.

Mueve los pies en todas direcciones y luego da un masaje que suba y baje a la rodilla. 

De esta forma, ayudarás a tus venas a impulsar la sangre hacia el corazón, evitando la acumulación de líquido.

Caminar

Si tienes un empleo donde debes estar todo el día de pie, trata de estar en movimiento, aunque sea dando algunos pasos por el lugar. En caso de que estés muchas horas sentado frente a un escritorio, también sería bueno que te levantases cada dos o tres horas y dieras un pequeño paseo por la oficina.

De esta manera evitarás que los fluidos se “estanquen”en las piernas y lograrás que la sangre bombee, aumentando a su vez la circulación hacia los pies.

Haz pausas en la jornada laboral las veces que puedas. El descanso es fundamental.

Elevar los pies

La gravedad puede ser la causa de la hinchazón de pies. Ya sea que estás de pie o sentado muchas horas, trata en lo posible de llevar las piernas arriba de la mesa, del escritorio, etc.

Cuando te vayas a acostar pon varios cojines a la altura de los talones para dormir con las piernas elevadas en relación al tronco. Algunas personas colocan un taco de madera en las patas de la cama para lograr el mismo efecto.

Eleves los pies

Un buen hábito que puedes tener al regresar a casa es sentarte en el sofá y poner los pies en la mesilla de enfrente o bien en una silla. Si te quieres recostar, apóyalos en uno de los brazos del sofá.

Otra idea es acostarte en la cama y levantar los pies colocándolos en la pared. Así la sangre y los líquidos acumulados cambiarán de posición y la hinchazón se reducirá.

Hacer ejercicio

Caminar después del trabajo, practicar yoga, nadar, andar en bicicleta, elegir pilates o subir por las escaleras son algunos de los ejercicios que puedes realizar para mejorar la salud de tus piernas.

Lo recomendable es que la práctica sea diaria o cada dos días. La constancia es muy importante para lograr resultados.

Si no eres muy amante de los deportes, al menos, saca a pasear a tu perro a dar la vuelta manzana o lleva a tus hijos a jugar al parque. ¡Incluso puedes limpiar la casa enérgicamente!

Si bien no es lo mismo que hacer ejercicio, al menos, será el primer paso y un avance contra el sedentarismo y los problemas que conlleva.

Beber mucha agua

Al aumentar la ingesta de líquidos a diario diluirás y eliminarás las toxinas que se acumulan en todo el cuerpo y sobre todo las que causan inflamación en los pies. Además, beber agua ayudará a reducir la retención de líquidos, que también puede ser causa de este problema.

Por el contrario, si no eres de beber mucho agua puedes probar con té de hierbas o zumos naturales. Es importante que dejes de lado los refrescos, las bebidas alcohólicas, el café y los zumos industriales. La dosis recomendable para cada día son 2 litros de agua.

Bebas mucha agua

Evitar el consumo de sal

Puedes sustituirla con sal marina, sal rosa o sal baja en sodio. Existen diferentes “trucos” para reducir el consumo de sodio:

  • Cocina sin añadir sal a la comida (o muy poca cantidad).
  • No lleves la sal a la mesa para no tentarte.
  • No compres o comas alimentos ya elaborados (como empanados, congelados, enlatados, etc).

La cantidad diaria recomendada para una persona adulta oscila entre los 1500 y los 2300 mg. Reducir el consumo de sal ayudará a mantener el equilibrio entre los líquidos de tu cuerpo, y a evitar la hipertensión.

¿Quieres conocer más? Lee: 12 formas de sazonar tus alimentos para evitar el consumo de sal

Prestar atención a tu ropa

Las prendas muy ceñidas a los muslos limitan la circulación de la sangre. Así, se aconseja no llevar ligas, jeans o nada que sea demasiado ajustado.

Por otra parte, el calzado también puede estar causando hinchazón. Escoge los modelos que se adhieran al talón, que tengan una buena plantilla y que brinden espacio para mover los dedos incluso cuando es invierno.

Prestes atención a tu ropa

Si vas a viajar muchas horas sería bueno que llevases unos calcetines especiales, llamados “de descanso”. Por su parte, las medias de compresión, ayudan a disminuir los fluidos de las piernas. Puedes conseguirlas en las farmacias.