Cómo reducir la tos con flema

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Nelton Ramos el 27 noviembre, 2018
Aunque nos cueste o no estemos acostumbrados, es muy importante que bebamos, al menos, dos litros de agua diarios para ayudar al organismo a liberar la flema y favorecer, así, su expulsión.

Gracias a la tos, el organismo puede expulsar los agentes extraños que obstaculizan las vías respiratorias. La tos puede aparecer cuando estamos resfriados, si tenemos asma o alguna infección pulmonar. E, incluso, debido a alergias o por respirar sustancias nocivas.

Aquí, te contamos cómo reducir la tos con flema, otro de los mecanismos del cuerpo para eliminar lo que estorba en los pulmones.

Qué saber sobre la tos con flema

Este tipo de reacción natural del organismo permite movilizar y expulsar el exceso de flema o moco. Normalmente, aparece a causa de una infección.

Esta sustancia se produce y acumula en los pulmones. Su cometido es el de luchar contra los procesos inflamatorios. También es verdad que, en grandes cantidades, molesta y causa congestión de pecho.

La tos y la expectoración, a su vez, son las únicas formas de eliminar la flema. De esta manera, todo el sistema respiratorio se libera de aquello que le molesta. Muchas veces sucede, no obstante, que aunque tosamos no conseguimos expulsar la mucosidad que se almacena en los pulmones.

Por ello, debemos recurrir a ciertos remedios caseros que reduzcan su cantidad al tiempo que la despeguen de las paredes pulmonares. Así le será al organismo más fácil eliminarlas.

joven tosiendoRecetas naturales para la tos con flemas

¿Estás padeciendo del tipo de tos que incluye moco y te hace sentir mal y sin fuerzas para hacer tus actividades cotidianas? Te recomendamos que emplees alguno de los remedios caseros que siguen:

1. Agua

Es muy importante que te mantengas bien hidratada. Bebe a diario, al menos, 2 litros de agua. En verano y cuando estás enferma, se aconseja beber 3 litros al día.

Recuerda cuanto más líquido consumas, más fácilmente podrán diluirse las flemas. Podrás expulsarlas sin problemas al toser.

También puedes beber zumos de fruta naturales o infusiones de hierbas.

2. Vapores

Cuando tenemos tos, una de las mejores maneras de ayudarnos a liberarnos de la mucosidad es hacer inhalaciones de vapor.

Cómo hacer las inhalaciones de vapor

  • Pon en un cazo una buena cantidad de agua y caliéntala.
  • Cuando rompa el hervor, acerca la cara y tápate la cabeza con una toalla para que el vapor no se escape. Ten cuidado de no quemarte.

vapor

Algunas personas agregan un puñado de sal gruesa o unas hojas de hierbas medicinales como eucalipto, menta o romero. Otras opciones recomendadas son la salvia y el saúco. Incluso, podrías echar unas gotas de los aceites esenciales de estas plantas.

3. Ajo

Es uno de los mayores antibacterianos y antiinfecciosos que existen. Se considera el mejor antibiótico natural y, por ende, es perfecto para eliminar la tos con flema.

Puedes consumir 1 o 2 dientes en ayunas crudo o bien, añadirlo a tus comidas siempre que no lo cocines.

Algunos, también, preparan una infusión con 1 taza de agua (250 ml) y 2 dientes de ajo. Cuelan el líquido y lo beben con una cucharada de miel. Recuerda que la miel es otro potente remedio casero muy útil en ocasiones como estas.

4. Pimienta y miel

Es un remedio casero eficaz porque combina dos ingredientes con grandes poderes medicinales.

Preparación

  • Prepara un té como de costumbre (con hebras o de bolsita).
  • Añádele una cucharada de miel y una pizca de pimienta blanca molida.
  • Bebe 3 tazas al día hasta que hayas expulsado toda la flema.

miel y mostaza5. Cebolla

Este es uno de los más maravillosos remedios caseros, para tratar este tipo de problemas.

Por sus propiedades, la cebolla destaca por ser:

  • Sedante
  • Antibiótica
  • Expectorante
  • Antiespasmódica
  • Mucolítica
  • Broncodilatadora

Sirve para combatir las infecciones y desinflamar los pulmones. No dudes en añadir cebolla cruda a todas tus ensaladas o preparaciones.

También, puedes aprovechar sus beneficios haciendo inhalaciones de vapor con un cazo que contenga una cebolla cortada por la mitad. (Debe hervirse durante algunos minutos.)

Otro remedio de las abuelas es cortar una cebolla y colocarla en una bandeja sobre la mesilla de noche o bajo la cama. De esta forma, se aspiran sus aromas y se descongestionan más rápido la nariz y los pulmones. También, se expulsa la flema más fácilmente.

6. Infusión descongestiva

¿Qué te parece combinar varios de estos alimentos con poderes expectorantes en un mismo remedio casero? Coincidirás con nosotros en que la idea no puede ser mejor: El limón es expectorante y el jengibre favorece la desaparición de la flema. Todo ello hace que, en su conjunto, este remedio sea antiséptico, bactericida y calmante.

Ingredientes

  • ½ cebolla
  • 1 cucharada de miel (25 g)
  • jugo de ½ limón
  • 1 litro de agua
  • 1 pizca de jengibre molido

Limón y miel 

Preparación

  • Pon en un cazo el agua y la cebolla picada.
  • Calienta hasta que rompa a hervir y deja que se reduzca el líquido a la mitad.
  • Cuela y agrega el zumo, la miel y el jengibre.
  • Bebe lo más caliente posible.

7. Leche y jengibre

Esta es otra combinación fantástica para eliminar la mucosidad adherida a las paredes de los pulmones. Aunque la leche es un alimento prohibido para algunas personas, este remedio puede ser la solución para la tos con flema.

Incluso, se puede elegir una leche vegetal, de almendras o de arroz, para evitar efectos secundarios indeseados.

leche con especias

  • Antes de ir a la cama, calienta una taza de leche y agrega una pizca de jengibre molido.
  • Puedes endulzarla como más te guste. No obstante, te aconsejamos hacerlo con miel.
  • Bébela y acuéstate a dormir.

Podrás conciliar el sueño más rápido al tiempo que reduce la mucosidad.

  • Canning, B. J.; Chang, A. B.; Bolser, D. C.; et al. (2014). “Anatomy and Neurophysiology of Cough”, Chest, 146 (6): 1633-1648.
  • Polverino, M.; Polverino, F.; Fasolino, M.; Andò, F. et al. (2012). “Anatomy and neuro-pathophysiology of the cough reflex arc”, Multidisciplinary Respiratory Medicine, 7: 5.
  • Ugarte Libano, R. (2013). “¿Necesitamos antitusígenos?”, Rev Pediatr Aten Primaria, 15: 199-201.