Cómo reducir los niveles de azúcar, colesterol y ácido úrico con agua de alcachofa - Mejor con Salud

Cómo reducir los niveles de azúcar, colesterol y ácido úrico con agua de alcachofa

Además de favorecer la pérdida de peso, el agua de alcachofa puede ayudarnos a mejorar nuestra salud hepática, por lo que es muy beneficiosa para aquellos que tengan problemas de hígado
alcachofas

La alcachofa, también conocida en algunos lugares del mundo como alcaucil, es una hortaliza con un alto contenido de vitaminas, minerales y sustancias antioxidantes que favorecen la salud.

Desde siempre se ha valorado a nivel medicinal, ya que es uno de los alimentos más completos desde el punto de vista nutricional.

Está comprobado que hace un aporte significativo de fibra, hidratos de carbono, proteínas y, en menor cantidad, ácidos grasos esenciales.

Debido a esto, en los últimos años se ha incrementado su consumo en muchos lugares del mundo, en especial por funcionar como un complemento para la dieta de quienes desean adelgazar.

También tiene beneficios como depurativo natural y su consumo facilita la eliminación de aquellas sustancias que alteran el funcionamiento de los principales órganos del cuerpo.

En esta ocasión queremos compartir sus efectos en la salud y la forma de prepararla en agua para aprovecharla al máximo.

Reduce los niveles de azúcar en la sangre

Reduce los niveles de azúcar en la sangre

Uno de los componentes que se destacan en esta hortaliza es la inulina, un carbohidrato que se metaboliza de forma lenta en el cuerpo, favoreciendo la trasformación de azúcar en energías.

También contribuye a regular los niveles de insulina, mejorando la salud de los pacientes con diabetes tipo 2.

No olvides leer: Los 7 consejos más eficaces para prevenir la diabetes

Controla el colesterol

Su alto contenido de fibra, vitamina C y fitoesteroles contribuye a reducir los niveles de colesterol malo, a la vez que aumenta el colesterol bueno.

Por otro lado, contiene cinarina, una sustancia que estimula la secreción biliar para facilitar la digestión de las grasas e impedir que se acumulen en el cuerpo.

También aporta flavonoides, cuyo efecto antiinflamatorio contribuye a reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Favorece la eliminación de ácido úrico

Favorece la eliminación de ácido úrico

Los ácidos cafeico y linoleico contribuyen a reducir los niveles de purinas en la sangre, algo que mejora la circulación y facilita la eliminación del ácido úrico.

También actúa como un potente diurético, ya que elimina los líquidos retenidos en los tejidos y reduce los síntomas de enfermedades inflamatorias como la gota y la artritis.

Mejora la salud hepática

Al contribuir a la disolución de las grasas, las alcachofas sirven para proteger el hígado y mejorar su función. De hecho, están recomendadas para las personas que padecen cirrosis o que tienen el hígado muy afectado.

El consumo de su agua favorece su recuperación y le proporciona nutrientes esenciales para que se restablezca cuanto antes.

Es digestiva

Es digestiva

Por su aporte significativo de fibra, el agua de alcachofa también mejoran la digestión. Su consumo apoya la absorción adecuada de los nutrientes y sirve para calmar molestias comunes como las distensiones y la acidez.

Mejora el movimiento intestinal para combatir el estreñimiento y, aunque suene contradictorio, también es un gran remedio para combatir la diarrea.

¿Quieres conocer más? Lee: Cómo luchar contra la bacteria que causa ardor, diarrea e hinchazón

¿Cómo preparar agua de alcachofas?

Cómo preparar agua de alcachofas

Aunque este alimento se puede incluir en varias recetas, una de las formas más recomendables de tomarla es mediante la preparación de una bebida natural. Esta permite conservar gran parte de sus propiedades y lo mejor es que contiene muy pocas calorías.

Lo importante es saber elegir alcachofas sanas, fijándose en el tamaño, las yemas y las hojas, que deben estar bien definidas y de color verde.

Ingredientes

  • 3 alcachofas medianas
  • 1 litro de agua

Preparación

  • Lava bien las alcachofas, córtale los extremos del tallo y córtala.
  • A continuación, llévala a una olla con el litro de agua y déjala hervir durante 15 minutos.
  • Pasado el tiempo aconsejado, retírala y déjala reposar tapada.

Modo de consumo

  • Ingiere un vaso de la bebida antes del desayuno y el almuerzo.
  • Tómala, por lo menos, durante tres semanas seguidas.
  • La puedes tomar fría o caliente.
  • En el refrigerador puede durar hasta una semana.

¡Para tener en cuenta!

  • Las personas que sufren de hipersensibilidad deben tener mucho cuidado al ingerir esta agua.
  • No está aconsejada para aquellas que tienen alguna obstrucción o litiasis biliar.
  • No se debe ingerir en exceso, porque conlleva a la producción de gases o flatulencias.
  • En caso de estar tomando medicamentos es mejor consultar al médico para descartar posibles reacciones desfavorables.

Al incluir esta agua en la dieta, bajo las recomendaciones dadas, puede ayudar a mejorar la salud y el peso.

Eso sí, cabe recordar que sus efectos no son inmediatos y solo se obtienen cuando se consume durante varios días seguidos y de forma regular.