Cómo refrescar los ojos irritados con 5 soluciones caseras

5 agosto, 2018
Además de aprovechar las propiedades de estos remedios naturales para aliviar los ojos irritados, también es importante dejar que descansen de la luz de los dispositivos electrónicos y parpadear con frecuencia.

Cuando tenemos los ojos irritados solamente queremos algo que nos proporcione alivio y frescor de modo inmediato. Si no lo conseguimos, nuestros ojos se enrojecen, nos pican y nos crean un gran malestar.

Descubre en este artículo 5 soluciones caseras para refrescar los ojos irritados de manera natural. Con la ayuda de algunos alimentos, plantas medicinales y técnicas sencillas podrás podrás tener siempre a mano algún remedio eficaz para este problema ocular

¿Por qué tengo los ojos irritados?

Ojos irritados

Hoy en día hay muchos factores que pueden causar irritación ocular:

  • Una alimentación desequilibrada, pobre en nutrientes y rica en alimentos grasos, refinados y azucarados.
  • Falta de hidratación, es decir, beber menos de un litro y medio de agua al día.
  • Contaminación ambiental.
  • Exposición continuada al ordenador, al móvil, a la tensión y a otros aparatos electrónicos.
  • Tensión ocular.
  • Uso de cosméticos con ingredientes sintéticos.
  • Determinadas enfermedades.

Descubre: Vista cansada y ojos rojos, ¿cómo ponerle remedio?

Remedios naturales

1. Pepino

Es probable que hayamos visto algún tratamiento natural en el que se ponen rodajas de pepino sobre los ojos. Con este sencillo remedio conseguimos un efecto calmante y refrescante inmediato, además de ser un gran antioxidante para prevenir las arrugas.

El pepino en los ojos es también una solución eficaz para las bolsas y los párpados hinchados. Los mejores momentos para aplicárnoslo son al despertarnos o al terminar la jornada. Si pasamos muchas horas frente al ordenador deberíamos tener siempre a mano unas rodajas de pepino.

2. Patata

La patata es una solución similar al pepino. Este tubérculo nos permite aportar una gran hidratación no solamente a los ojos, sino a todo el contorno. Esta zona del cutis es muy delicada y sufre en gran medida los efectos de los radicales libres.

Solamente tenemos que ponernos unas rodajas de patata recién cortada sobre los ojos cerrados y descansar unos minutos. También podríamos empapar un algodón en jugo de patata cruda y darnos unos suaves toques sobre los párpados.

3. Eufrasia

Colirio de eufrasia para los ojos irritados

La eufrasia es una de las plantas medicinales más populares para tratar los problemas oculares. De hecho, gracias a su contenido en vitaminas y minerales previene y combate de manera eficaz:

  • La irritación
  • El enrojecimiento
  • La conjuntivitis
  • El lagrimeo
  • Las bolsas
  • Los orzuelos
  • La blefaritis

La manera más cómoda y práctica de utilizar la eufrasia es mediante un colirio, ya que hoy en día es fácil encontrarlos en cualquier farmacia o herbolario. No obstante, también nos podemos aplicar la infusión con compresas oculares.

4. Manzanilla

Para quienes necesitan un remedio rápido y casero que alivie los ojos irritados de manera sencilla la manzanilla es una opción ideal.

  • Solamente debemos preparar una infusión con dos bolsitas y dejarlas enfriar.
  • Cuando estén tibias, nos las pondremos encima de los ojos cerrados y permaneceremos así durante unos 10 minutos.

La manzanilla es una planta con propiedades antiinflamatorias que calma la irritación. Además, tiene la gran ventaja de que siempre la tenemos a mano. No obstante, si queremos aumentar la sensación de frescor, podemos preparar la infusión y guardar las bolsitas en el congelador para usarlas bien frías.

5. La técnica del palmeo

La gimnasia ocular existe y puede ser muy beneficiosa para tratar algunos trastornos y para prevenir la pérdida de visión antes de que tengamos que usar gafas. Además de practicar todo tipo de movimientos con los ojos, también podemos recurrir a la técnica del palmeo para calmar la irritación e inflamación ocular. Además, también nos relajaremos en pocos minutos.

Lee: ¿Sufres estrés visual? Descúbrelo identificando estos 8 síntomas

¿Cómo lo hacemos?

  • Nos sentaremos en frente de una mesa.
  • Frotaremos las manos entre ellas hasta que entren en calor.
  • Apoyaremos los codos en la mesa y la cabeza sobre las manos, de modo que el hueco de la palma de la mano coincida con los ojos. Por lo tanto, la mano no llega a tocar el globo ocular, sino que es el apoyo de los pómulos y las cejas.
  • Cerraremos los ojos sin presionar los párpados e intentaremos relajar por completo el ojo.
  • Respiraremos con tranquilidad mientras nos relajamos con la oscuridad.
  • Sentiremos como todo el peso de la musculatura que rodea los ojos se apoya sobre la mano.
  • Permaneceremos en esta postura entre 2 y 5 minutos.
  • Si tenemos las manos frías podemos volver a frotarlas y seguir el tiempo necesario.
  • Podemos hacer el palmeo en cualquier momento y en cualquier lugar.
Te puede gustar