¿Cómo relajar los músculos con menta?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila el 5 enero, 2019
Yamila Papa Pintor · 5 enero, 2019
La menta resulta una gran aliada para relajar los músculos y contribuir a conciliar el sueño

La menta es una gran aliada para relajar los músculos, se trata de una planta con muchas propiedades, entre ellas, antiinflamatorias y analgésicas. Por ello, se recomienda para los dolores y la inflamación muscular ocasionada por un esfuerzo, una postura incorrecta en el trabajo, una noche en vela o por los nervios.

Puedes consumir la menta como una tisana o como una infusión. A su vez, se puede tomar en frío o caliente según tus gustos o época del año.

Por sus propiedades, la menta es una gran aliada para aliviar los trastornos de estómago. Contribuye a mejorar afecciones como:

  •  Calambres estomacales.
  • Problemas de cálculos biliares.
  •  Estreñimiento.
  • Favorece la digestión.
  • Reduce la acidez.

Su aroma contribuye a reducir la tensión, el estrés y los nervios. La menta también favorece el sueño, incluso está comprobado que también reduce y alivia las migrañas y jaquecas.

Lee también; 3 soluciones con menta para los problemas digestivos

El aceite de menta para relajar los músculos

menta para relajar los músculos

El aceite de menta se compone casi de un 50% de mentol. Tiene efectos como:

  • Despeja la mente.
  • Vigorizante.
  • Analgésica y antiinflamatoria.
  • Refrescante y refrigerante.

A su vez, la menta se puede emplear para aliviar las contracturas, el dolor de cabeza, la inflamación, los espasmos musculares y hasta los dolores menstruales.

El aceite esencial de menta sirve para relajar los músculos que están doloridos. Estos dolores musculares pueden ser originados por diferentes motivos y producen acumulación de ácido láctico.

También te puede interesar: 5 usos prácticos del aceite de menta que te gustará saber

Masajes con aceite esencial de menta para relajar los músculos

Una de las formas más eficaces para aprovechar las virtudes del aceite de menta es a través de masajes. Su aroma impregna el ambiente y se absorbe rápidamente por los poros de la piel. Esto ayuda a conseguir que se relajen los músculos más rápidamente.

Los masajes de menta calientan la piel. Y, gracias a los movimientos y la manipulación manual se dispersa el ácido láctico acumulado. Por lo tanto, se consigue aliviar el dolor muscular.

Para relajar los músculos, relajar la cervical y aliviar el dolor de espalda, se recomienda que el masaje se realice con una mezcla de aceites esenciales que consiste en:

  • 2 gotas de menta.
  • 4 de mejorana dulce.
  • 2 de sándalo.
  • 20 ml de almendras.


infusión de menta para relajar los músculos

Baños con menta

Otra opción es usar una compresa fría de menta, para tratar el dolor y la inflamación muscular. Añade algunas gotas de aceite esencial de menta a un litro de agua fría (con cubos de hielo). Moja un paño o tela de algodón y colócala en el área donde se siente la molestia o dolor. En cuestión de minutos la hinchazón desaparecerá y el dolor remitirá.

Un baño relajante con aceite de menta y agua caliente no sólo sirve para relajar los músculos sino también la mente.  Añade al agua caliente de la bañera dos gotas de aceite esencial de menta, 4 gotas de geranio y otras 4 de lavanda. Cuando te sumerges los aceites se absorben por la piel. A su vez, ayuda a eliminar el dolor y la rigidez muscular en poco tiempo.

Puedes hacer baños con aceites esenciales hasta tres veces a la semana. No es aconsejable permanecer más de 15 minutos en el baño. Asimismo,  puedes complementar el baño con masajes o una almohadilla caliente para potenciar el efecto en la zona donde duele.

menta5

Debes saber que para usar el aceite esencial de menta lo tienes que diluir o disolver en agua (fría o caliente). Esta dilución hay que hacerla  porque es muy fuerte o bien debes usar una sola gota en el caso de los masajes. Evita su utilización si tu piel es sensible. Tampoco está aconsejado para los bebés, los adultos mayores o los niños menores de 12 años.

  • Fernando, S. (2010). Menta. In Mental health, race and culture. https://doi.org/10.1145/1871437.1871577

  • López Luengo, M. (2004). Los aceites esenciales. OFFARM. https://doi.org/10.1117/12.2179560

  • Quert Álvarez, R., Miranda Martínez, M., Córdova, B. L., Corrales, H. G., Fisma, Y., & Ayón, G. (2001). Productos Naturales. Rev Cubana Farm.