¿Cómo relajar los músculos con menta? - Mejor con Salud

¿Cómo relajar los músculos con menta?

La menta es un gran aliado en nuestra cocina, porque nos permite añadir mucho más sabor a las comidas y bebidas. Se puede usar tanto en preparaciones saladas como dulces. Pero a su vez, la menta es un gran aliado para la relajación de los músculos, así que si padeces de este problema, no dudes en aprovechar las virtudes de esta hierba aromática.

¿Por qué usar menta como relajante?

Es que se trata de una planta con muchas propiedades, entre ellas, antiinflamatorias y analgésicas. Por ello es recomendada para los dolores y la inflamación en los músculos ocasionados por un mal esfuerzo, una postura incorrecta en el trabajo, una noche en vela, los nervios, cargar peso, etc.

Las hojas de menta se pueden usar tanto frescas como secas y a su vez se consiguen en las casas naturistas el aceite esencial, que es sumamente eficaz.

menta2

El aceite de menta como relajante

El aceite de menta se compone casi de un 50% de mentol, por ello es que tiene ese olor tan fuerte y penetrante. Despeja la mente, es vigorizante, es estimulante, calmante, refrescante y refrigerante. A su vez, la mente es analgésica, antiespasmódica y antiinflamatoria, por lo que se puede usar para las contracturas, el dolor de cabeza, la inflamación, los espasmos o calambres musculares y hasta los dolores menstruales.

El aceite esencial de menta sirve para muchas cosas, pero sobre todo, para relajar y calmar el cuerpo. Lo bueno es que se puede usar de diferentes maneras. Se extrae por destilación de vapor cuando la planta está en la etapa de la floración. Sirve para aliviar los dolores en los músculos debido a un mal movimiento, un exceso de trabajo, una postura inadecuada, etc, que producen acumulación de ácido láctico.

menta4

Una de las formas más eficaces para aprovechar las virtudes del aceite de menta es a través de masajes. Su aroma fuerte impregna la habitación e ingresa rápidamente en el cuerpo por las fosas nasales y también por los poros de la piel. Esto ayuda a conseguir que los músculos se “aflojen” más rápidamente.

Los masajes de menta calientan la piel y los músculos gracias a los movimientos y la manipulación del tejido que dispersa el ácido láctico que causa dolor. El aroma ingresa en el cerebro y lo lleva al sistema circulatorio de inmediato. Para relajar músculos entumecidos, relajar la cervical, aliviar el dolor de espalda, se recomienda que el masaje se realice con una mezcla de aceite esenciales: 2 gotas de menta, 4 de mejorana dulce y 2 de sándalo con 20 ml de almendras.

menta3

Otra opción es usar una compresa fría de menta, para tratar el dolor y la inflamación muscular casi inmediatamente. Añade algunas gotas de aceite esencial de menta a un litro de agua fría (con cubos de hielo). Moja un paño o tela de algodón y colócala en el área donde se siente la molestia o dolor. En cuestión de minutos la hinchazón desaparecerá y el dolor remitirá.

Un baño relajante con aceite de menta y agua caliente no sólo sirve para relajar los músculos sino también la mente. Es ideal para disfrutar después de un día ajetreado en el trabajo, una discusión, una mala noche, etc. Añade al agua caliente de la tina dos gotas de aceite esencial de menta, más 4 de geranio y otras 4 de lavanda. Cuando te sumerges los aceites ingresan a tu cuerpo por la piel y eliminan el dolor y la rigidez muscular en poco tiempo.

Esto lo puedes hacer hasta tres veces a la semana y en lo posible cuando haya alguien en casa porque el agua caliente te puede marear o desmayar. No permanezcas más de 15 minutos en el baño. Puedes complementar con masajes o una almohadilla caliente para seguir relajando más la zona donde duele puntualmente.

menta5

Más datos sobre la menta

Debes saber que para usar el aceite esencial de menta siempre lo tienes que diluir o disolver en agua (fría o caliente) porque es muy fuerte o bien usar una sola gota en el caso de los masajes. Evita su utilización si eres de piel sensible. No está aconsejado para los bebés, los adultos mayores o los niños menores de 12 años.

Para poder relajar los músculos y aprovechar un “break” en medio de la jornada laboral, por ejemplo, puedes preparar una infusión de hojas de menta. Estas también sirven para colocar en la tina de agua caliente, para obtener los mismos efectos que el aceite y a su vez, te servirán para cuidar tu piel de las enfermedades y los ataques de virus y bacterias.

Los beneficios del té de menta son realmente maravillosos. Puede consumirse como una tisana o como una infusión, frío o caliente según tus gustos o época del año. Es un sanador de estómagos por excelencia, reduciendo los síntomas de calambres estomacales, problemas de cálculos biliares, estreñimiento, favorece la digestión y reduce la acidez. Su aroma es un gran destructor de la tensión, el estrés y los nervios. Afloja la rigidez y permite dormir sin problemas. Está comprobado también que reduce y alivia las migrañas y jaquecas.

menta6

Imágenes cortesía de Edsel Little, Zach Beauvais, Evan Bench, Chris RubberDragon y thebittenword.com.