Cómo saber si eres tú la persona tóxica

Si, por lo general, te sientes inconforme, no puedes ser tolerante y te agobia no controlar todo; comienza a preguntarte si estás convirtiéndote en una persona tóxica. Determínate a mejorar o busca ayuda profesional.

Todos tenemos a nuestro alrededor individuos que pagan con nosotros su malhumor, negatividad e incluso pueden llegar a amargarnos el día o los años. Normalmente, a este tipo de personas se le denomina ‘tóxicas’ y suelen ser pesimistas, cuestionan todo y nunca están conformes.

Las personas pasamos por momentos vulnerables en los que vemos el mundo de color negro y eso es lo que acabamos transmitiendo. La situación se convierte en un grave problema cuando se hace costumbre y, más aun, cuando se presenta en una relación de pareja.

Ahora, ¿Qué sucedería si el ser dañino, el que está obstaculizando el avance de la unión eres tú y no estás consciente de ello o te niegas a aceptarlo? Para ayudarte, hemos preparado este artículo con el que sabrás si eres la persona tóxica y, si es así, cómo superarlo.

Este tipo de personas se queja a cada rato, critica todo, nunca está conforme

Una pareja tóxica.

¿Cómo es una persona tóxica?

La persona tóxica crea conflictos a menudo, lo que al final genera ansiedad y estrés en los demás. Los gruñones causan malestar y conflictos, resultando nocivos para nuestra salud y hasta equilibrio psíquico.

Son personas que de algún modo son capaces de enganchar a su prójimo en sus peligrosas redes. También estos individuos tienen unas características no observables en su conducta, pero que padecemos directamente. Estas son algunas de ellas:

  • Son personas con un gran y nocivo malestar interior.
  • No están a gusto consigo mismos, con la vida que llevan y proyectan la suya con las vivencias ajenas para esquivar las propias.
  • Necesitan a los demás, su afecto y aprobación para sentirse estables.
  • Han desarrollado un patrón afectivo y relacional disfuncional y negativo.

Puedes leer: Crisis de pareja ¿necesarias o problemáticas?

¿Cómo identificas si eres la culpable?

Habitualmente, vemos estas actitudes cuando son terceros los que crean estos disputas, pero, cuando se trata de nosotros mismos, solemos alargar la situación de contienda. No responsabilizarnos de ello, no enfrentar la situación y seguir negando el problema es más cómodo.

¿Cómo sabes si eres tóxico?

  • Eres una persona negativa: Ves lo malo en todo, hasta en lo que es bueno.
  • Vives criticando: Todos tenemos la tendencia de juzgar a los demás, pero hay un límite.
  • La mayor parte del tiempo que pasas con tu pareja, estás de mal humor. Como a la defensiva.
  • Siempre armas discusiones: Con amigos, tu pareja o tu familia. A menudo encuentras la forma de comenzar una discusión.
  • Sientes que no puedes controlarlo todo y es como una adicción.
  • Te gusta vigilar a todos.
  • Manipulas y haces lo que sea (peleas, te haces el enfermo, lloriqueas y más) con tal de que tu semejante no haga lo que quieres.
  • No sabes asumir la responsabilidad: Nunca aceptas un error.
  • Culpas a tu pareja por todo.
  • Te obsesionaste con los aspectos negativos.
  • Constantemente, te haces la víctima.
Señales de que tu pareja es “tóxica”

Lee también: 7 cosas que suceden cuando vas a vivir en pareja

¿Qué puedes hacer?

Si te has percatado de que la persona perjudicial de la relación eres tú, es probable que pienses que así es como funcionan las relaciones de pareja. De igual manera, puede que creas que el amor es una guerra de poder, pero no es así. Una relación es un contrato y si se viola, habrá consecuencias. Dicho esto, ¿Qué hacer?

  • Sé sincero contigo mismo y analiza si tienes comportamientos, actitudes y pensamientos venenosos.
  • Analiza tu interior en búsqueda del verdadero origen de dichas formas de actuar o pensar.
  • Desarrolla tu autoestima y aprende a aceptarte tal cual como eres. Con tus virtudes y defectos.
  • Asimila a los demás y respétalos.
  • Busca cualidades buenas en ti y en los otros.
  • Cambiar es un proceso que lleva tiempo. Tómalo con calma.
  • En ocasiones, puede ser necesario la ayuda de un especialista.
  • Hacerte la víctima es el papel menos adecuado en ese momento.
  • Aunque es doloroso, también es aconsejable que consideres salir de esa relación. Rompe antes de hacerte más daño manteniendo un vínculo que no se basa en la igualdad, sino en la posesión.

Ninguna persona tóxica cae bien y nadie está dispuesto a soportar esta clase de situaciones, y menos una pareja. Por lo tanto, haz lo posible por cambiar tu manera de relacionarte. De lo contrario, causarás mal a tu entorno. Solamente lograrás que, con el tiempo, la gente se aleje y no es precisamente lo que deseas, ¿cierto?