¿Cómo saber si estás reteniendo líquidos en tu cuerpo?

La retención de líquidos es más propensa a presentarse en personas obesas, sedentarias o con una mala alimentación.

La retención de líquidos es un padecimiento muy común entre las mujeres. Esta condición tiende a desarrollarse cuando el cuerpo comienza a retener fluidos que debería eliminar. Es común que su sintomatología aparezca con otras condiciones: problemas renales, cardiovasculares o hepáticos.

Muchas veces la retención de líquidos se origina por la obesidad, el sedentarismo, la menstruación y una dieta no balanceada y alta en sodio. También se presenta en condiciones más particulares como lo son la menopausia y el embarazo.

Los síntomas serán más o menos leves dependiendo de qué tan grave se encuentre la retención de líquidos. Si te sientes hinchada o te cuesta mucho el perder peso e incluso has ganado unos kilitos, es muy probable que estés sufriendo de esto. Si sospechas de que estas reteniendo líquidos, el día de hoy te traemos la manera de detectarlo y a cómo prevenirlo.

Síntomas de la retención de líquidos

Dependiendo de que tanto líquido se retenga y en qué lugar del cuerpo sea pueden variar los síntomas, sin embargo, estos son los más comunes:

¿Quieres conocer más? Lee: 5 consejos para eliminar líquidos retenidos en tu organismo

Hinchazón

Retención-de-líquidos

  1. Observa detenidamente tus pies y piernas. Estos son los primeros lugares donde detectar una retención de líquidos. Si sientes las piernas hinchadas, cansadas y más pesadas de lo normal, es una señal de alerta.
  2. Los tobillos hinchados son señal de retención de líquidos. Son un área que tiende a ser susceptible a estas patologías, por eso es muy común ver que se hinchan y que los zapatos te queden mucho más justos o presentes dificultad para colocarlos.
  3. Las manos son otra señal bastante importante. Si tus anillos quedan más justos y cuesta que entren es porque tus dedos están hinchados,  y esto se puede deber a que estés reteniendo líquidos. Lo mismo ocurre en el caso de las pulseras y relojes en la parte de la muñeca.
  4. La cara hinchada puede ser otro síntoma. Si comúnmente eres mucho más delgado y notas más cachetes, puede ser señal de que algo está pasando.
  5. El vientre es una de las zonas más afectadas. La hinchazón es tan notoria que podemos distinguir que estamos más gordos de lo normal y conforme transcurre el día la hinchazón crece.

Dolor articular

El punto focal debe ser la hinchazón de las articulaciones y ciertas zonas como te comentamos antes. Observa si estas áreas o las articulaciones en general te duelen. Si el dolor es constante y se genera al estar mucho tiempo de pie o mucho tiempo sentado, es señal de retención de líquidos.

Marcas

Evitar-la-retención-de-líquidos

Cuando hablamos de marcas, nos referimos a que cuando presiones la piel esta se quede así. Un ejemplo de esto es si usas calcetines o medias. Si normalmente se ajustan bien a tu pie y desde un tiempo has notado que cuando los retiras hay marcas visibles, es muy probable que tus piernas o tobillos estén hinchados.

También pasa que si tienes algún área hinchada y la presionas y no vuelve a su estado natural sino después de unos segundos, puede deberse a una retención de líquidos. Esto se le conoce como un edema con fóvea.

Lee también: 8 alimentos que no debes comer cuando tienes inflamación

Peso

Bebida natural para bajar de peso y eliminar las toxinas

Cuando estás reteniendo mucho líquido, el peso puede verse afectado. Si mantienes una rutina diaria y no has comido nada irregular y has aumentado de peso, es alerta de retención de líquidos. Pésate diariamente, sobre todo en las mañanas y en las tardes y observa si hay algún cambio. Si te ves más “gordito” es importante que estés atento.

Prevenir la retención de líquidos

  • Mantén una alimentación baja en sodio. Las comidas con mucha sal y con muchos condimentos tienden a volverte más propenso a la retención de líquidos.
  • Nada de comida chatarra. Estas comidas contienen demasiados químicos que la vuelven alta en sal y es lo menos recomendable.
  • Evita el sedentarismo y comienza una rutina de ejercicios. El hacer actividad física permite a tu cuerpo liberarse de toxinas. Estas pueden ser las causantes del agravamiento de este problema.
  • Si tiendes a estresarte o vivir bajo mucha presión, te recomendamos que comiences a trabajar en eso. Estos dos factores ayudan a que la retención de líquidos sea mucho más agresiva.
  • En tu trabajo, específicamente si trabajas sentado, lo recomendable que cada 30 minutos te levantes. Esto ayuda evitar la retención en tus piernas, pies y tobillos.
  • Si crees que estas sufriendo de este problema, lo mejor es que vayas al médico y consultes con él los síntomas que estas presentando para buscarle un tratamiento inmediato.
Te puede gustar