¿Cómo saber si estás reteniendo líquidos en tu cuerpo?

Rayma Moreno · 27 enero, 2018
La retención de líquidos es más propensa a presentarse en personas obesas, sedentarias o con una mala alimentación.

La retención de líquidos es un padecimiento muy común entre las mujeres a partir de los 40 años. Se produce cuando el cuerpo comienza a retener fluidos que debería eliminar.

Su sintomatología puede aparecer con otras condiciones como los problemas renales, cardiovasculares o hepáticos.

Muchas veces la retención de líquidos se origina por la obesidad, el sedentarismo, la menstruación o una mala dieta con mucho sodio. También se presenta en condiciones más particulares como lo son la menopausia y el embarazo.

Los síntomas serán más o menos leves dependiendo del grado de retención de líquidos. Si te sientes hinchada, te cuesta mucho el perder peso e incluso has ganado unos kilitos, es muy probable que sea por esto.

Por precaución debes consultarlo con un profesional médico. Sobre todo si lo asocias a alguna de las situaciones que hemos mencionado o si se produce de manera muy brusca la hinchazón Mientras tanto te explicamos los síntomas típicos para detectar la retención de líquidos y  algunos consejos para prevenirla.

Síntomas de la retención de líquidos

Dependiendo de la cantidad de líquido retenido y la zona donde se dé este fenómeno, los síntomas pueden variar. Sin embargo, en general estos son los más comunes:

Hinchazón

Retención-de-líquidos

  1. Observa detenidamente tus pies y piernas. Estos son los primeros lugares donde detectar una retención de líquidos. Si sientes las piernas hinchadas, cansadas y más pesadas de lo normal, es una señal de alerta.
  2. Los tobillos hinchados son señal de retención de líquidos. Son un área susceptible a estas patologías y por eso es muy común ver que se hinchan. Te darás cuenta con facilidad porque notarás que los zapatos te quedan mucho más justos o que te cuesta ponértelos.
  3. Las manos son otra señal bastante importante.  Lo más común es sentir que los anillos aprietan o que cuesta mucho ponerlos y quitarlos. Lo mismo ocurre en el caso de las pulseras y relojes en la parte de la muñeca, pero en este caso la retención de líquidos será muy marcada.
  4. La cara hinchada puede ser otro síntoma. Es fácil percibir cambios en esta zona, sobre todo lo notarás en los ojos y mofletes.
  5. El vientre es una de las zonas más afectadas. Y en esta zona la hinchazón suele ser muy llamativa y aumentar a lo largo del día.

Dolor articular

El dolor o molestia se encontrará en un punto delimitado entre dos huesos, es decir, una articulación. Será constante y aparecerá cuando hayas estado mucho tiempo de pie.

Marcas en la piel

Evitar-la-retención-de-líquidos

Al notar una zona del cuerpo hinchada haremos presión sobre ella. Si al retirar los dedos la piel tarda en volver a la normalidad nos está indicando una retención de líquidos. Esa marca se denomina fóvea.

Cuando no hemos notado la zona del cuerpo hinchada lo que sí puede llamarnos la atención es la aparición de otro tipo de marcas.

Concretamente de las medias y los calcetines al quitárnoslos después de unas horas. Si es así es muy probable que tus piernas o tobillos estén hinchados.

Lee también: 8 alimentos que no debes comer cuando tienes inflamación

Aumento de peso

Bebida natural para bajar de peso y eliminar las toxinas

Cuando se acumula mucho líquido en el cuerpo el peso puede aumentar. Si practicas ejercicio a menudo, no has comido más de lo habitual y has aumentado de peso, es posible que estés reteniendo líquidos.

Esto también puede producirse por cambios en el metabolismo, como en la menopausia. Por ello conviene contactar con un médico para identificar la causa.

Pésate diariamente en ayunas nada más levantarte. Si notas cambios de peso o sensación de hinchazón debes estar atento ante un cambio metabólico o una retención de líquidos.

Consejos para prevenir la retención de líquidos

  • Mantén una alimentación baja en sodio. Las comidas con mucha sal o muchos condimentos favorecen la retención de líquidos.
  • Nada de comida basura. Perjudican a nuestra salud en otros muchos aspectos por su alto contenido en aditivos. Además estos alimentos suelen tener una elevada cantidad de sal que ya hemos dicho que fomentan la retención de líquidos.
  • Evita el sedentarismo y comienza una rutina de ejercicios. Mantener el cuerpo activo permite  liberarse de toxinas. Estas pueden ser las causantes de la retención de más líquidos de los habituales.
  • Si tiendes a estresarte o vivir bajo mucha presión, te aconsejamos que comiences a trabajar en eso. Estos dos factores hacen que la retención de líquidos sea más marcada.
  • Si trabajas sentado, lo recomendable es que cada 30 minutos te levantes. Esto ayuda evitar la retención en tus piernas, pies y tobillos.

La retención de líquidos es un problema muy común sobre todo en mujeres de mediana edad. Si sospechas que lo padeces, lo mejor es que vayas al médico y consultes con él los síntomas que presentas para buscar un tratamiento adecuado.

Mientras tanto puedes intentar seguir alguno de los consejos que te hemos propuesto.

Baffet, H., Robin, G., & Letombe, B. (2015). Menopausia. EMC - Ginecología-Obstetricia. https://doi.org/10.1016/S1283-081X(15)72832-8 Pavón De Paz, I., Alameda Hernando, C., & Olivar Roldán, J. (2006). Obesidad y menopausia. Nutricion Hospitalaria.