¿Cómo saber que soy un padre sobreprotector?

Daniela Colmenares · 23 abril, 2018
Educar a un hijo, más que una tarea, es un arte. Encontrar el equilibrio entre velar por nuestros hijos y no extralimitarnos es algo que todo buen padre debe lograr. Conoce las conductas de un padre sobreprotector.

Muchas veces, todo el amor y las ganas de proteger a tus hijos hace que te conviertas en un padre sobreprotector y no le permitas vivir su propia vida. Te preguntarás: ¿Cómo saber que soy un padre sobreprotector? En este artículo te lo explicaremos.

Es completamente normal que te preocupen tus hijos, que te importe si comen bien, su educación y que hagan siempre lo correcto. Sin embargo, esta preocupación no debe convertirse en una actitud obsesiva y extremista.

No puedes controlar cada paso que da tu hijo y dirigirlo a tu manera. Aunque los padres pueden aconsejar a sus pequeños, ellos deben cometer errores y aprender de estos. Los padres no deben decidir por sus hijos la vida que llevarán.

¿Quieres saber si eres un padre sobreprotector? Te compartiremos algunas características para que puedas identificar estas conductas.

Soy un padre sobreprotector: ¿Hago daño a mi hijo?

1. Resuelves los problemas de tu hijo

Resolver problemas con los hijos.

Un ejemplo de esto es cuando haces sus asignaciones escolares por él, en lugar de enseñarle cómo hacerlas. También, podría ser cuando intervienes en un conflicto porque otro niño lo molesta y no le enseñas cómo debe manejar la situación.

Lee también: ¿Cómo ayudar a los niños con miedo a la oscuridad?

2. Contestas por él en otras conversaciones

Seguramente, eres un padre sobreprotector si cuando otro adulto se dirige a tu hijo, eres tú quien responde por él. Con estas acciones, solo lo estás cohibiendo de expresar sus propias opiniones.

3. Justificas e ignoras los errores de tu hijo

Madre regañando a su hija.

No debes justificar e ignorar los errores de tu hijo. Lo ideal es que te sientes a conversar con él y le expliques por qué lo que hizo está mal y por qué no debe hacerlo de nuevo. Eso le ayudará a asumir las consecuencias de sus actos y a crecer como persona.

4. Limitas a tu hijo y no le permites conocer el mundo

Una de las señales que debes identificar para saber si eres sobreprotector es si impides la salida de tu hijo y evitas que se equivoque en cualquier actividad. De esta manera, lo privas de aprender sobre esas equivocaciones.

Por ejemplo, cuando no le permites gatear por la suciedad del piso, no dejas que nadie interactúe con él o no lo dejas salir a jugar con otros niños.

5. Les das todo lo que te pide

Darle caprichos a tu hijo.

Cuando tu hijo no deja de pedirte cosas, como dulces y juguetes, y tú respondes enseguida a todo lo que te demanda, entonces estás siendo demasiado sobreprotector. Debes saber poner un límite a sus exigencias.

Pero, como padre sobreprotector, pones demasiados límites a su autonomía. Por ejemplo, le prohíbes salir a jugar afuera porque hace demasiado frío o demasiado calor, le sueles elegir qué vestimenta deben usar o con quiénes deben relacionarse. Si haces todo esto, sin duda, estás comentiendo algunos fallos como padre.

Aprende: 5 errores que cometemos en la educación de nuestros hijos.

6. Haces por tu hijo cosas que él puede hacer por sí mismo

Los padres sobreprotectores siguen haciendo por sus hijos cosas que ellos ya son capaces de hacer sí mismos. Por ejemplo, si le sigues ayudando a comer cuando ya está grande o lo sigues acompañando al baño, definitivamente, eres un padre sopreprotector.

7. Sientes culpabilidad por no resolver sus problemas

Culpabilidad de los padres por no resolver los problemas de los hijos.

Si aún te faltan respuestas para esta pregunta: ¿Cómo saber que soy un padre sobreprotector? Lo siguiente te despejará por completo esta interrogante. Si siempre tratas de resolver los conflictos de tu hijo por él y no le enseñas a manejar este tipo de situación, en definitiva, eres un padre sobreprotector.

Y, seguramente, te vas a sentir culpable el día que no puedas solventarle un conflicto, lo cual no es sano. No puedes sentirte responsable por todas las cosas negativas que le suceden. Cometer errores es parte del proceso del crecimiento de cada niño. No es tu culpa si se cae jugando o si se enferma de gripe.

Causas que te convierten en un padre sobreprotector

Si reflexionas los puntos anteriores, notarás que la sobreprotección puede identificarse en distintas situaciones y ser originada por distintos motivos. Por ejemplo:

  • Cuando un niño nace con alguna condición especial.
  • Si tienes un hijo que has planificado y deseado por mucho tiempo.
  • Cuando eres padre primerizo.
  • Inseguridad de que ellos solos no podrán.
  • Miedo excesivo a que sufra por algo.
  • Simplemente, tu personalidad es así.

Ser un padre invasivo para tu hijo es muy perjudicial, ya que impides que se desarrolle con normalidad desde el punto de vista emocional. Además, lo cohíbes de crecer en el área social y, por ende, a no alcanzar su autonomía e independencia como ser humano.

Sea cual sea la razón que te haga un padre sobreprotector, debes estar al tanto de las consecuencias que esto genera en el crecimiento de tu hijo. Evita, lo más que puedas, tener este tipo de conductas o actitudes.

Reflexión

Educa a tu hijo con libertad e independencia. Conviértelo en un ser responsable de sus actos y en un aprendiz de cada uno de sus errores.

Hoy hemos respondido a la pregunta: ¿Cómo saber que soy un padre sobreprotector? Si te has identificado con alguna de estas conductas, confiamos en que mejorarás como padre. ¡Sabemos que eres un gran ejemplo a seguir!