¿Cómo saber tu estado de salud por los ojos?

Si empiezan a salirte arrugas en los ojos (patas de gallo) a una edad temprana pueden estar indicando un problema hepático

Del mismo modo que nuestra salud se refleja en los pies, las manos o la cara, los ojos también nos indican cómo funcionan nuestros órganos. Están muy relacionados con el hígado, pero también con otras partes del cuerpo.

Explicamos el significado de algunas marcas, colores y señales de los ojos. Pero también de las ojeras, los párpados y las arrugas.

Cuando los ojos han perdido el brillo natural

Esto es un reflejo de un hígado y unos riñones congestionados, por donde la sangre no fluye correctamente.

Hay una sobrecarga de toxinas que dificulta la circulación y que el oxígeno llegue adecuadamente, por lo que los nutrientes tampoco llegan bien a las células.

Además, la sangre que tiene que llegar a la zona superior de la cabeza, como los ojos, todavía necesita más energía para luchar contra la gravedad. Por ello, son las primeras zonas que sufrirán este desequilibrio.

Ojeras de color amarillento

Muchas veces nos despertamos con ojeras. Según el color tendrán un significado, y será importante tenerlas en cuenta cuando tengamos ese color permanentemente.

El color amarillo casi siempre señala al hígado y la vesícula. En este caso, significa que estos órganos están trabajando por encima de sus posibilidades.

Ojeras de color oscuro o negro

En cambio, cuando son de color oscuro, nos indican que los riñones, la vejiga y los órganos reproductivos están afectados, por algún problema en el sistema digestivo.

Lee también: Cómo atenuar las ojeras: 5 métodos naturales

Ojeras de color pálido o gris

El color pálido o grisáceo hace referencia también a los riñones o, en algunos casos, a los pulmones.

En este caso, alguno de estos órganos no funciona correctamente por culpa de un drenaje linfático incorrecto. En otros casos, podría hacer referencia al sistema hormonal.

Bolsas de agua debajo de los ojos

Las bolsas de agua debajo de los ojos nos dicen que los órganos digestivos y excretores están congestionados. El cuerpo no está pudiendo expulsar correctamente las sustancias tóxicas.

A veces, estas bolsas aparecen al despertarnos, después de haber cenado tarde o en exceso, y pueden desaparecer en unas horas. De todas maneras, hay que tenerlo en cuenta para ayudar a depurar el organismo.

Cuando se vuelven crónicas, y en vez de agua contienen grasa, es un estado más grave. Entonces, convendría hacernos un chequeo para descartar posibles órganos inflamados o la presencia de algún quiste.

Sombra blanca en la pupila

Cuando una mancha blanca cubre la pupila, puede indicar que hay mucosidades y otras partículas que no han sido digeridas correctamente y en descomposición.

Esta señal es muy importante porque previene del desarrollo de cataratas en un futuro, por un mal funcionamiento de hígado y digestivo. En algunos animales también se puede observar esta mancha blanquecina y tiene el mismo significado.

Esclerótica enrojecida

Ojos rojos

La esclerótica (parte blanca de los ojos), se puede observar roja en muchas personas, señalando problemas circulatorios y respiratorios. Estas señales pueden aparecer y desaparecer rápidamente, o bien permanecer mucho tiempo.

No te olvides de leer: Causas y tratamiento de los ojos rojos

Manchas amarillas en las escleróticas

También podemos observar manchas amarillentas en la esclerótica. Como hemos dicho, el color amarillo señala al hígado y la vesícula, que estarían acumulando cálculos biliares.

Pupilas dilatadas

Las pupilas adaptan su tamaño a la luz, pero cuando observamos que están más grandes de lo normal, independientemente de la iluminación, puede deberse a estrés o bien a la presencia de parásitos intestinales.

La parasitosis la confirmaremos si también notamos picor en la punta de la nariz, tenemos problemas intestinales o digestivos, apetito alterado, ansiedad, etc.

Patas de gallo

Las patas de gallo o arrugas que aparecen en los laterales de los ojos también indican que el hígado está debilitado. Si las empezamos a tener desde temprana edad convendrá cuidar este órgano.

Imágenes por cortesía de Mikleman y Per Jensen