Cómo salir de una relación tóxica

Para salir de una relación tóxica es importante aceptar el problema y buscar apoyo emocional con amigos y familiares. Además, hay que fortalecer la autoestima para no volver a permitir conductas dañinas.

Para salir de una relación tóxica es importante aprender a identificar esas conductas dañinas que atentan contra el bienestar. Si bien es cierto que todas las parejas atraviesan momentos de crisis, hay situaciones que definitivamente no se deben tolerar.

El problema es que poner un punto final no siempre es fácil, pues hay muchos sentimientos involucrados que, de hecho, a veces son manipulados. Además, el idealizar a la otra persona hace creer que sus comportamientos son normales o que puede cambiar.

Pero lejos de la realidad, mantener este tipo de relaciones solo produce un desgaste emocional que puede dejar graves secuelas. Por eso, aunque duela aceptarlo, lo mejor es tomar el valor para terminarlo y buscar la tranquilidad.

¿Por qué es difícil salir de una relación tóxica?

Pareja triste discutiendo.

Las personas que están viviendo una relación tóxica no suelen ser conscientes de ello. A pesar que sus familiares o amigos intentan decirle que no es normal, la víctima se niega a admitirlo o intenta justificarlo de una y mil formas. ¿Por qué ocurre esto? Veamos algunas razones:

  • El enamoramiento hace creer que la pareja puede cambiar sus malas conductas o que solo es algo temporal.
  • La persona manipulada tiene una autoestima muy baja y soporta todo porque piensa que nadie más le va a querer.
  • La pareja tóxica es manipuladora y se aprovecha de las debilidades del otro para justificar sus comportamientos.
  • El miedo a la soledad crea una dependencia emocional que le impide a la víctima dar un paso afuera de eso que le hace mal.
  • Hay temor por la reacción de la otra persona, sobre todo cuando es alguien violento.

No lo permitas: Agotamiento emocional

 ¿Cómo identificar una relación tóxica?

Mujer discutiendo con su pareja.

El primer paso para salir de una relación tóxica es aprender a reconocer esas conductas o acciones que están mal. Si uno o ambos miembros de la pareja siente infelicidad, miedo o ansiedad al estar con el otro, es porque la relación es poco saludable y algo va muy mal.

Por supuesto, es normal tener discusiones esporádicas sin que eso indique que haya graves problemas. Sin embargo, si las peleas son constantes o si traspasan los límites, hay que saber aceptarlo para poder tomar medidas al respecto.

Una relación es tóxica cuando tiene una o varias características de las que mencionamos a continuación:

  • Hay dependencia emocional de una o ambas partes.
  • El respeto se perdió y hay constantes agresiones verbales.
  • Los celos son incontrolables.
  • Uno o ambos miembros de la pareja son posesivos y controladores.
  • La pareja no brinda apoyo sino que menosprecia y bloquea el crecimiento personal del otro.
  • Hay constantes ataques contra la autoestima.
  • Se usan métodos de chantaje emocional, económico o familiar.
  • La pareja lanza constantes amenazas.
  • Hay repetidos episodios de violencia física o psicológica.
  • Se pierde la privacidad y las relaciones sociales.

Es importante detectarlas: Agresiones verbales sutiles en la pareja

¿Qué hacer para salir de una relación tóxica?

Como ya lo mencionamos, hay muchos factores que impiden salir de una relación tóxica con facilidad. No obstante, tampoco es un imposible y todos lo pueden superar si consiguen aceptar que lo que viven no está bien. En seguida compartimos algunas estrategias:

Tomar conciencia

Las rupturas de pareja dejan heridas emocionales.

El primer paso que todas las personas deben dar es tomar consciencia de lo que ocurre. Saber reconocer que hay un problema y que la relación no da felicidad es determinante para tomar una decisión definitiva. De lo contrario, la “venda del amor” impedirá encontrar el bienestar.

Perder el miedo

El temor es una de las barreras más altas cuando alguien quiere salir de una relación tóxica. Sentir miedo por lo que pueda pasar después hace creer, al menos por un tiempo, que es mejor seguir así. Pero aunque el futuro es incierto, perder el miedo es la única forma de llegar a superarlo.

Cortar por lo sano

Cuando existe la posibilidad de dialogo, lo mejor es tratar de cortar por lo sano, sin que haya discusiones o agresiones. Llega un periodo de “desintoxicación” donde hay que evitar cualquier emoción negativa. Así pues, al decidir poner punto final, también hay que evitar todo tipo de contacto.

Buscar apoyo externo

Chica consolando a su amiga.

El constante apoyo de familiares y amigos es determinante al salir de una relación tóxica. Sentir que hay otras personas cerca ayuda a superar el miedo, las tristezas y toda esa confusión que se deriva de lo vivido.

Aceptar la pena

Haber compartido mucho tiempo y experiencias con otra persona puede derivar un sentimiento de pena o tristeza al finalizar la relación. Sin embargo, esto hace parte del proceso de superación y es normal vivirlo para poder aceptarlo.

Trabajar la autoestima

Centrarse en proyectos propios, hacer ejercicio y rodearse de personas positivas son formas de trabajar en la autoestima. A menudo, tras una relación tóxica, el amor propio y la autoconfianza están por el piso. Por ende, es primordial dedicarles tiempo.

Practicar técnicas de relajación

Mujer meditando

Las técnicas de relajación son de mucha ayuda al salir de una relación tóxica. Ejercicios de respiración, yoga o masajes ayudan a controlar emociones como el nerviosismo, miedo y ansiedad que suelen quedar al cerrar ese episodio.

¿Estás en una relación tóxica y no sabes cómo salir? Atiende estas recomendaciones. Aunque necesitas valentía y apoyo, podrás superarlo. Recuerda que si no das ese paso, no tendrás la oportunidad de encontrar otro camino hacia la felicidad.