¿Cómo salvar una relación de pareja? 8 consejos que podrían ayudarte

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 24 febrero, 2019
Antes de considerar la idea de ponerle punto final a una relación de pareja, hay algunas estrategias que pueden ayudar a rescatarla cuando aún hay muchos sentimientos de por medio.

Hay algunas estrategias que pueden ayudar a salvar una relación de pareja cuando las cosas ya no están funcionando como antes. Aunque a veces lo más saludable es decir adiós, algunos hábitos permiten hacer un último intento antes de tomar dicha determinación.

Si hay suficientes motivos para querer continuar al lado de esa persona, no hay que dejar de luchar por rescatar lo bueno. Por eso, en lugar de seguir centrándose en los aspectos negativos de la relación, es mejor recordar qué fue eso que alguna vez os unió.

Al empezar a salir con alguien todo es mágico y casi perfecto; sin embargo, conforme pasa el tiempo, las diferencias empiezan a hacerse notorias, al igual que los problemas. No obstante, atravesar altibajos y discusiones no siempre tiene que tener un desenlace triste.

Profundicemos al respecto.

Consejos para salvar una relación de pareja

Comunicación en una pareja.

1. Identificar el problema

En muchas ocasiones, la crisis de pareja es la consecuencia de pequeños problemas que nunca fueron solucionados. Detalles que parecían insignificantes de pronto empiezan a detonar desconfianza, celos y otros sentimientos que no son saludables.

Aprender a reconocer cuál es el problema y ser sinceros el uno con el otro es el primer paso para encontrar una solución para la relación. De este modo, ambos liberaréis las emociones dañinas y aprenderéis a buscar alternativas para estar mejor.

Lee también: 4 alternativas para relajarse en momentos difíciles

2. Expresar los sentimientos

Para salvar una relación de pareja es importante que ambos expreseis lo que sentís. No solo se trata de manifestar los sentimientos negativos que han provocado la crisis; también es preciso recordar que aún hay amor y muchas emociones fuertes que rescatar.

3. Aceptar los errores propios para seguir adelante

Parte de solucionar los problemas de pareja es aprender a aceptar los errores propios. En ocasiones, es difícil superar la crisis porque uno o ambos involucrados insisten en señalar un culpable. Si es así, es esencial aceptar lo que está mal y buscar la forma de corregirlo.

4. Pedir perdón cuando sea necesario

Una de las cosas más difíciles al querer salvar una relación de pareja es pedir perdón. Sin embargo, es necesario cuando alguno de los dos ha cometido errores, pues libera cargas y da la oportunidad de sanar heridas sin guardar rencores.

5. Respetar los espacios del otro

Adueñarse de todos los espacios de la otra persona es muy perjudicial para la relación. Incluso puede ser uno de los motivos por los que hay constantes crisis. Por ello, los dos debéis hacer un acuerdo para respetar esos espacios.

Te puede interesar: Cómo hacer que las relaciones no afecten a tu carrera

6. Olvidar las expectativas

Es normal idealizar a la otra persona con ciertas cualidades especiales; no obstante, no está bien pretender cambiar su manera de ser o pensar. Para salvar una relación de pareja se deben romper esas expectativas; de lo contrario, puede haber una constante frustración y reproches hacia el otro.

7. Controlar las acciones y ser más reflexivos

Cuando hay discusiones constantes se debe aplicar eso de “pensar antes de actuar”.  Si ambos miembros de la pareja se alteran o se agreden, es probable que lleguen a un punto donde no se puedan soportar. Así pues, es mejor respirar profundamente y esperar a que pase el momento de rabia.

8. Fortalecer el contacto físico

Pareja

Las parejas que están atravesando momentos difíciles son propensas a perder el contacto físico. Sin embargo, buscar un momento de intimidad y compartir besos y caricias es una de las mejores terapias para hacerle frente a cualquier problema.

Superar una crisis es cosa de ambos

Es importante tener en cuenta que no podréis solucionar nada si solo uno de los dos se involucra en el tema. La relación es cosa de ambos, así que no hay excusas que valgan.

Para concluir, cabe recordar que los momentos de crisis pueden ser una buena oportunidad para salir de la rutina. Cuando hay intenciones de salvar una relación de pareja, los involucrados pueden hacerse detalles especiales o compartir experiencias nunca antes vividas.

Lo más importante es que ambos mostréis interés por superar la crisis y deis lo mejor de vosotros mismos. Si al final no conseguís entenderos, es mejor alejarse antes de que podáis haceros más daño.

  • Guzmán, Mónica., Contreras, Paula. (2012). Estilos de Apego en Relaciones de Pareja y su Asociación con la Satisfacción Marital. https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-22282012000100005