Sífilis: cómo se contagia esta enfermedad

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gerardo Paganeli el 18 diciembre, 2018
Alejandro Puertas · 26 marzo, 2018
La sífilis es una infección curable causada por una bacteria. En este artículo te mostramos la forma de contagio, los principales síntomas, los riesgos y cómo prevenirla.

La sífilis es una enfermedad de transmisión sexual que es curable y se puede evitar de forma más o menos sencilla. Está causada por la bacteria Treponema pallidum. Sin embargo, puede provocar complicaciones a largo plazo o incluso la muerte si no se trata de forma adecuada. Por eso es necesario saber cómo se contagia la sífilis y cuáles son sus síntomas principales.

Dichos síntomas son muy variados e imitan a los producidos por otras enfermedades, por lo que puede ser complicado detectar que una persona está infectada por esta ETS. Sin embargo, es fundamental conocer los más comunes para poder evitar tener relaciones sexuales inseguras con alguien que la padezca.

Aprende a evitar la sífilis reconociendo sus síntomas y descubriendo las técnicas que puedes utilizar para prevenir el contagio.

Cómo se contagia la sífilis

Cómo se contagia la sifilis: ocurre casi siempre por relaciones sexuales inseguras

La sífilis se contagia mediante el contacto directo de la persona sana con el chancro de la persona enferma. Son lesiones ulcerativas producidas por la enfermedad en la piel. Los chancros pueden encontrarse en varias partes del cuerpo, entre ellas el pene, la vagina, el ano, los labios, la boca o el recto.

Por lo tanto, cualquier tipo de relación sexual (ya sea vaginal, oral o anal) puede provocar el contagio de la sífilis. En ocasiones extremas, incluso besarse con una persona que tenga sífilis puede ser suficiente para provocar el contagio. Por ello, la mejor manera de evitar el contagio es tomar medidas como evitar la promiscuidad o utilizar el preservativo.

Por ello es tan importante aprender a distinguir los chancros causadas por esta enfermedad. Además hay que abstenerse de practicar sexo inseguro con una persona de la que se sospecha que puede estar infectada. A pesar de que tan solo las fases primarias de la afección son contagiosas, es importante tomar precauciones con una persona contagiada por la infección.

Te recomendamos leer: ¿Cuáles son las 5 enfermedades de transmisión sexual más comunes?

Principales síntomas de la sífilis

Hay que tener precauciones si padeces de sífilis en las relaciones sexuales con tu pareja.

Para entender cómo se contagia la sífilis, es muy importante aprender a distinguir sus síntomas. Esta enfermedad se propaga por fases, cada una de ellas con unos síntomas característicos. Sin embargo, si no se está alerta puede ser complicado reconocer a una persona infectada por sífilis.

En general, se suele hablar de fase primaria, fase secundaria, fase avanzada y fase latente en el desarrollo de la enfermedad.

Fase primaria

La primera fase de la enfermedad es la más relevante para saber cómo se contagia la sífilis. Su principal síntoma es el causante de la propagación de la bacteria responsable de la infección. Se trata de unas llagas redondas, de textura firme y que, por lo general, son indoloras. Estas llagas suelen aparecer en la zona por donde la bacteria causante de la sífilis entró al cuerpo. El nombre oficial de estas es “chancro”.

Debido a que no causan ningún dolor, estas llagas pueden pasar desapercibidas. Además, en unas pocas semanas, normalmente entre 3 y 6, se curarán espontáneamente. Incluso, aunque la persona infectada no reciba ningún tratamiento.

Sin embargo, la desaparición de estas heridas (que son altamente contagiosas) no implica que la enfermedad haya desaparecido. Por el contrario, la falta de tratamiento en esta fase puede hacer que la sífilis avance hasta el siguiente nivel.

Fase secundaria

Síntomas de la sífilis.

La fase secundaria comienza con la aparición de una erupción en una o varias zonas del cuerpo. Esta erupción puede producirse a la vez que aparece la llaga primaria, o tiempo después de que haya desaparecido. También se pueden provocar llagas en la boca, ano o vagina en esta fase.

Debido a que la erupción ocasionada en la fase secundaria toma varias formas, a veces puede complicarse para reconocerla. En ocasiones, puede formarse por puntos duros de color marrón o rojo que suelen aparecer en las palmas de las manos o en las plantas de los pies. Otras veces, sin embargo, parecerá un sarpullido común, y puede aparecer en casi cualquier parte del cuerpo.

En otras  oportunidades, la fase secundaria de la sífilis puede complicarse y provocar otro tipo de síntomas, como fiebre, fatiga o caída del cabello.

Fase latente

Si la persona que padece la sífilis no recibe un tratamiento a tiempo puede entrar en fase latente. Durante esta fase, su cuerpo no presentará ningún síntoma.

Sin embargo, seguirá siendo contagiosa. El principal peligro de la sífilis en fase latente es que más tarde puede evolucionar hasta la fase avanzada.

Fase avanzada

La fase avanzada puede ocurrir en cualquier momento tras el comienzo de la fase latente, incluso varias décadas después. En esta fase, la enfermedad puede provocar síntomas como parálisis, ceguera, demencia, e incluso la muerte.

Las personas con sífilis en fase avanzada requerirán de un tratamiento médico urgente. A pesar de ello, pueden quedar secuelas irreversibles si la enfermedad llega hasta este punto.

Ver también: Enfermedades de transmisión sexual (ETS), ¿de qué estamos hablando?

Cómo se contagia la sífilis: factores de riesgo

Las relaciones sexuales deben ser precavidas para evitar el contagio de sífilis.

Ahora que ya sabes cómo se contagia la sífilis, ¿hay personas que estén en mayor riesgo de contraer esta enfermedad? La respuesta es que sí. Si perteneces a alguno de los siguientes grupos, deberías tener especial cuidado en tus relaciones sexuales y practicar siempre sexo seguro:

En conclusión, hay que tener siempre presente la existencia de las enfermedades de transmisión sexual, como la sífilis. Y, ante cualquier sospecha, acude a tu médico para prevenir cualquier enfermedad.

French, P. (2007). Syphilis. BMJ (Clinical Research Ed.), 334(7585), 143–147. https://doi.org/10.1136/bmj.39085.518148.BE Carlson, J. A., Dabiri, G., Cribier, B., & Sell, S. (2011). The immunopathobiology of syphilis: the manifestations and course of syphilis are determined by the level of delayed-type hypersensitivity. The American Journal of Dermatopathology, 33(5), 433–460. https://doi.org/10.1097/DAD.0b013e3181e8b587 Peeling, R. W., & Hook, E. W. 3rd. (2006). The pathogenesis of syphilis: the Great Mimicker, revisited. The Journal of Pathology, 208(2), 224–232. https://doi.org/10.1002/path.1903