Cómo se curan los “moratones”

El consumo de medicamentos anticoagulantes como la aspirina puede hacer que los hematomas sean mayores. Un cataplasma de hojas de almendro y agua puede impedir su formación

Un moratón, moretón o hematoma es una contusión o golpe que produce un coágulo de sangre que marca la piel, debido a ese impacto. Pueden ser muy dolorosos cuando los vasos sanguíneos se lesionan. El término médico más usado es “contusión” y también pueden desarrollarse a nivel muscular o hasta óseo. Conoce cuáles son los remedios caseros para moratones más eficaces.

Características de los “moratones”

Los moratones tardan algunas semanas en desaparecer completamente y hay personas más vulnerables a padecerlos que otras. En ese lapso va cambiando de color. Al principio es de un tono rojizo, luego se vuelve morado, púrpura o azul y se va “destiñiendo” a u verde o amarillo hasta que desaparece.

Los niveles de lesión pueden ir cambiando según la edad o las sensibilidad de la piel de las personas. Los ancianos y aquellos que tiene la piel muy blanca son los que más sufren los moratones, debido a que sus vasos sanguíneos son más frágiles o bien porque la piel es más sensible a los golpes y marcas.

moreton2
Los síntomas de los moratones “comunes” son dolor en la zona (sobre todo al tocarse o rozar) e hinchazón. No son graves si son pequeños o si cada vez molesta menos con el paso de los días. Si hay algún síntoma mayor como ser náuseas o mareos, es necesario consultar inmediatamente con un médico. Los golpes o traumas en ojos y cabeza deben tratarse de forma urgente.

El moratón aparece cuando nos golpeamos con mucha fuerza contra algo, como ser un mueble (lo más frecuente) o si nos caemos en la calle. La intensidad del golpe necesaria para “marcar” la piel varía según se dijo anteriormente, la edad o la fragilidad de la piel. En edades avanzadas, pueden también aparecer sin que haya lesiones. Esto también ocurre en los atletas que levantan pesas, por ejemplo, debido al esfuerzo.

Los pacientes que ingieren medicamentos que pueden diluir la sangre (como es la aspirina, el ibuprofeno, los fármacos para la artritis o los antiinflamatorios) verán interferida la coagulación natural de la sangre, por ello provocará mayores moretones. Otros que también pueden parecer la formación frecuente de moratones son los que tienen problemas como hemofilia o cirrosis hepática.

moreton3

Las mujeres pueden ser más propensas que los hombres a sufrir este tipo de hematomas, porque usan faldas, cera para la depilación o ser más sensibles a un golpe con cualquier objeto o bien si son tomadas fuerte del brazo.

Remedios naturales para los moratones

  • Aplica, lo más pronto posible se recibe el golpe, compresas frías o congeladas. Algunos colocan pedazos de hielo sobre el área afectada. También una bolsa de vegetales del freezer puede ser un excelente remedio.
  • Empapa un algodón con vinagre de manzana frío y aplica sobre el golpe ejerciendo un poco de presión (no mucho porque duele).
  • Tritura unas hojas de almendro frescas y añade un poco de agua para hacer una cataplasma, así impedirás que se forme el hematoma. Aplica apenas te golpees.

moreton4

  • Aplica inmediatamente un bife o bistec de carne de ternera sobre el lugar donde se haya producido el impacto, para calmar el dolor y a la vez, reducir la posibilidad de formarse el hematoma.
  • Elabora una pasta con un poco de mantequilla y perejil molido. Frota con esta mezcla en el área contusionada sin ejercer demasiada presión.
  • Coloca en el golpe una compresa con árnica, la cuál se consigue sin problemas en las farmacias. Elabora tu remedio casero para moratones hirviendo un puñado de hojas de árnica en un litro de agua, durante 15 minutos.
  • Aplica un cataplasma hecho con manzana, la cuál debes quitar la piel y rallar, aplicando cruda sobre la piel o bien cortando en trozos (también pelada) y envolver en una gasa ligera antes de colocar sobre la zona afectada.
  • Realiza un cataplasma de cebolla. Calienta un trozo de este vegetal en una sartén y colocando en una gasa. Aplica en el lugar donde te golpeaste y asegura bien, porque la debes dejar entre 4 y 5 horas.

moreton5

  • Añade 20 gramos de caléndula machacada a medio litro de agua, hierve por algunos minutos y deja reposar un cuarto de hora. Toma un pedazo de tela o lienzo (de preferencia de algodón), embebe con el agua y aplica como compresa.
  • Prepara una infusión de 25 gramos de hojas de Hamamelis con medio litro de agua, hierve 15 minutos y deja enfriar. Empapa una tela y aplica en el lugar del golpe, sin dejar que se seque sobre la piel.
  • Disuelve 10 gotas de aceite esencial de siempreviva (una planta) en una cucharada de aceite de almendras. Embebe con ello un algodón humedecido con agua caliente. Deja puesto en el lugar del golpe toda la noche.
  • Coloca tres cucharadas de sal en un paño de algodón, dobla bien para que no se caiga e introduce en un recipiente que contenga agua tibia. Estruja para que no chorree agua y aplica sobre el área afectada unas ocho horas después de haberte golpeado.
  • Mezcla el zumo de un limón con una cucharada de sal. Empapa un paño con esta preparación y frota en la piel a la altura del golpe por unos minutos.

moreeton4

  • Vierte un puñado de hojas de anís en una taza de agua hirviendo. Tapa y realiza una cataplasma, la cuál se debe aplicar donde se haya recibido el golpe. Cambia con frecuencia.
  • Coloca un puñado de hojas de melisa secas en un recipiente y cubre con 250 ml de aceite de almendras. Deja actuar 15 días (revolviendo a diario) y luego colar. Derretir 25 gramos de cera de abejas y aplicar dos cápsulas de vitamina E. Mezclar con lo anterior y conservar en el refrigerador hasta que sea necesario usar.

Imágenes cortesía de Gwen, Daniel Paquet, Crayolarabbit, thirteen of clubs, Cody McComas, Oakley Originals, Tom Longfield.

Categorías: Remedios naturales Etiquetas:
Te puede gustar