¿Cómo se produce el cáncer de piel?

Andrea Flores 28 mayo, 2018
El cáncer de piel, uno de los cánceres más frecuentes en la actualidad, sigue teniendo bastantes incógnitas para los expertos en esta materia. Te explicamos todo lo que debes saber sobre este tipo de cáncer.

El cáncer de piel conforma uno de los tipos de cáncer más comunes en la actualidad. Por otra parte, podemos diferenciar entre dos tipos de cáncer de piel, de tipo melanoma o de las células basales y escamosas.

Por norma general en todos los tipos de cáncer se ha producido una alteración en el material genético o ADN de las células. Gracias a la información genética las células pueden cumplir sus funciones y reproducirse con facilidad. Así, es posible que se vean afectados dos tipos de genes:

  • Proto-oncogenes. Generalmente se encargan de que las células crezcan, se mantengan vivas y se reproduzcan.
  • Genes supresores de tumores. Controlan la mortalidad y el control del número de células en un área corporal.

Los distintos tipos de cáncer se producen por una mutación en alguno de estos genes. En cualquier caso, las células de la región afectada comienza a dividirse de manera descontrolada.

Causas del cáncer de piel de células basales y escamosas

Por norma general esta enfermedad es producida por una exposición a rayos ultravioleta sin ninguna medida de protección. Asimismo, esta radiación puede provenir de una fuente natural (el sol) o de una artificial (las camas bronceadoras). El material genético afectado puede variar en cada subtipo:

  • En el caso de las células escamosas el gen más afectado es p53. Se trata un gen supresor tumoral que cuando se altera no induce la muerte celular en células con modificaciones en su ADN, como sí haría en condiciones normales. A lo largo del tiempo es posible que alguna de ellas se vuelva cancerígena.
  • Por otra parte, en las células basales el gen que aparece con más frecuencia alterado es PTCH1. Mantiene el crecimiento celular bajo control. Se trata de otro supresor tumoral. Esta información anormal también puede heredarse de padres a hijos a través del Síndrome de Golin.

Asimismo, los pacientes que sufran xeroderma pigmentoso (o XP) son más propensos a desarrollar este subtipo de cáncer. En esta enfermedad hereditaria el sujeto posee una alteración en la enzima (proteína especializada) encargada de reparar los daños del ADN de las células. Como estas personas no son capaces de corregir los errores producidos por la radiación ultravioleta pueden padecer cáncer de piel con más facilidad.

También se ha comprobado que ciertas infecciones pueden afectar a los genes problemáticos. Por ejemplo, las infecciones causadas por el virus del papiloma humano (o HPV).

Actualmente se están realizando estudios clínicos para intentar realizar un seguimiento de todas las mutaciones que se producen. De esta manera los especialistas han podido señalar algunos factores de riesgo que aumentan la probabilidad de padecer esta enfermedad. Por ejemplo, tener la piel blanca, la exposición a rayos UV, patologías hereditarias o la exposición a sustancias tóxicas como el tabaco.

Causas del cáncer de piel de tipo melanoma

Por otra parte, en este subtipo de cáncer intervienen los mismos genes que en el cáncer de células basales y escamosas. Es decir, participan los oncogenes y los genes supresores de tumores que pueden ser alterados por diversos factores:

  • Exposición a rayos ultravioleta sin las medidas de protección necesarias. Asimismo, puede proceder de una fuente natural (el Sol) o de una fuente artificial (como las camas bronceadoras).
  • Alteraciones hereditarias en esos genes como es el caso del gen CDKN2A o p16. Cuando sus funciones se encuentran modificadas no es capaz de controlar el crecimiento celular. Progresivamente esta alteración podría derivar en el desarrollo de este tipo de cáncer.
  • La gran mayoría de lunares son benignos, pero es posible que algunos de ellos se vuelvan malignos o cancerosos. Se ha comprobado que ocurre con más frecuencia en los lunares atípicos (o displásicos) y en los pacientes con un gran número de ellos.

Si usted sospecha que pueda presentar algún signo o síntoma de alarma o ha experimentado cambios recientes respecto a la pigmentación de la piel (aumento del tamaño de un lunar o nevus, pigmentación oscura e irregular), le recomendamos que consulte un médico.

Bibliografía

Te puede gustar