Como se relacionan los órganos de tu cuerpo con las emociones

Katyusca Chacón 15 diciembre, 2016
Aunque es conveniente mantener nuestras emociones controladas para gozar de una buena salud mental, nuestros órganos internos también se pueden ver afectados por según qué estados emocionales

¿Alguna vez te has preguntado cómo influyen las emociones con los órganos de tu cuerpo?

Según la medicina tradicional china, nuestro cuerpo responde a cada estímulo, interno o externo, generando una tormenta de reacciones.

Nuestro organismo no solo está diseñado para metabolizar las funciones básicas de transformar los alimentos en energía para nuestra sobrevivencia.

También procesa todos los estímulos y genera una respuesta positiva o negativa que afecta a todos los órganos que lo componen.

Además de los estímulos físicos que recibe a través de los sentidos, están las emociones o sentimientos que, aunque parezca que no afectan, generan de igual manera reacciones que estimulan o inhiben algunos órganos de nuestro cuerpo.

Aunque este suele ser un proceso saludable, cuando las emociones son graves, negativas y prolongadas, pueden perjudicar los órganos y hacerlos más vulnerables a enfermedades de cuidado.

Los órganos y las emociones que los afectan

Estás muy estresado

El proceso de deterioro de cualquier órgano tiene una relación directa con las emociones y sentimientos que estemos experimentando.

Si tenemos en cuenta que cuando un órgano está afectado, desequilibra todo nuestro cuerpo, es importante conocer la causa emocional que lo afecta, para trabajar en su curación.

Esto implica, cambiar el estado de nuestras emociones y transformarlas en pensamientos positivos.

A continuación te explicamos cuáles son los órganos y qué emociones pueden afectarlos:

Ver también: 3 emociones que debes evitar para ser más feliz

1. Corazón e intestino delgado: alegría

alegría

Según la medicina tradicional china, la alegría es la emoción que se vincula a estos dos órganos.

De acuerdo a los procesos del cuerpo, el corazón regula la sangre y controla los vasos sanguíneos y el intestino delgado es el encargado de absorber los nutrientes y minerales de los alimentos.

Aunque una emoción sana como la alegría estimula el funcionamiento de estos órganos, los excesos que se derivan de ella pueden generar:

  • Nerviosismo
  • Taquicardia
  • Insomnio
  • Falta de concentración

Quienes tienen estos órganos afectados suelen ser personas sensibles, extrovertidas y conversadoras que suelen desbordar sus emociones y sobrecargarse de emotividad.

Cuidarte de la euforia, la agitación, la excitabilidad o el exceso de emotividad ayudará al correcto funcionamiento de estos órganos tan importantes para nuestro cuerpo.

2. Hígado y vesícula: rabia e ira

Hígado y vesícula, rabia e ira

La rabia y la ira, así como todas las emociones derivadas de ellas, están asociadas a estos órganos.

El hígado es el encargado de almacenar la sangre y regular la circulación de la energía vital y la vesícula acumula y excreta la bilis.

Si tienes problemas con estos órganos, quizá seas una persona muy dinámica, pero excesivamente preocupada que, incluso, puede llegar a reaccionar con agresividad.

Además de la rabia y la ira debes cuidarte también de la frustración y la indignación.

Hay que tener en cuenta que un hígado con funciones normales produce una energía generadora y liberadora.

3. Bazo y estómago: obsesión

Estos órganos están asociados a la obsesión, a la nostalgia y a la reflexión.

Mientras que el estómago procesa los alimentos, el bazo forma parte del sistema linfático, combate las infecciones y mantiene el equilibrio de los líquidos del cuerpo.

Quienes sufren de enfermedades relacionadas a estos órganos, son personas tranquilas y calmadas, pero tienen dificultades para tomar decisiones.

El equilibrio de la energía entre ambos órganos potencia la compasión y la empatía.

4. Pulmón e intestino grueso: tristeza

llorar

Estos órganos están vinculados con la melancolía, la tristeza y la aflicción.

Los pulmones son los que regulan la respiración y el intestino lleva a cabo la digestión, la absorción de nutrientes y la inmunidad del organismo.

Si tienes problemas con éstos órganos, quizá seas una persona independiente y muy racional, pero sueles encerrarte en tu propio mundo interior.

Esto deviene en síntomas físicos, como falta de apetito, opresión en el pecho o desgana.

Te recomendamos leer: 8 tips para combatir la tristeza y el desánimo naturalmente

5. Riñón y vejiga: miedo

Niña-sentada-con-miedo

El riñón está asociado al miedo y a la angustia. Los riñones se encargan de la remoción de desechos en la sangre, mientras que la vejiga almacena la orina y controla la excreción.

Aquellas personas que presentan dolor lumbar, debilidad y otros síntomas, pueden estar pasando por situaciones que le generan incertidumbre.

Mantener el equilibrio de la energía renal conlleva a desarrollar confianza en las capacidades propias.

Ahora que conoces las emociones que afectan a los órganos de tu cuerpo, puedes trabajar en transformarlas en pensamientos positivos favorecer la curación de tu organismo.

Te puede gustar