Cómo tratar la fibromialgia de manera natural

Además de las infusiones de hierbas medicinales, una dieta equilibrada es fundamental en el tratamiento para la fibromialgia. Aumenta el consumo de alimentos ricos en magnesio, selenio, calcio y vitamina C

La fibromialgia es una enfermedad muchas veces confundida con la artritis, que afecta a un 4% de la población, especialmente a las mujeres entre los 40 y 50 años de edad. Produce dolores en las articulaciones y afecta los músculos, aunque sin inflamarlos. En el siguiente artículo te invitamos a conocer qué es y cómo se trata la fibromialgia.

Características de la fibromialgia

Se trata de una enfermedad o patología cada vez más extendida en todo el mundo. Es de diagnóstico difícil y los primeros síntomas no suelen ser tenidos en cuenta, porque se cree que es un mal movimiento, mal dormir, un esfuerzo, entre otros.

La fibromialgia es una enfermedad crónica que se caracteriza por un dolor músculo-óseo generalizado, aumento en la sensibilidad y molestias en determinados puntos del cuerpo. Se localiza en zonas musculares sin mostrar daños aparentes en los estudios médicos, aunque el paciente presenta sensibilidad a los cambios de temperatura o contacto físico.

Está asociada a otros problemas de salud, como por ejemplo, rigidez matutina, depresión, ansiedad, cansancio, dolor de cabeza, dolor abdominal, calambres musculares, sensación de hinchazón (subjetiva) o mala calidad de sueño.

Fibromialgia

Las causas de la fibromialgia, así como también las formas en que esta patología se produce, aún no se conocen. Sin embargo, existen ciertas evidencias en relación a los mecanismos que podrían llegar a derivar en este problema:

  • Desequilibrio en los neurotransmisores del sistema nervioso
  • Alteración en los niveles de ciertas sustancias responsables de procesos neuroquímicos
  • Disfunción en la llegada de flujo sanguíneo a ciertas estructuras cerebrales
  • Base o predisposición genética
  • Infecciones crónicas o víricas
  • Procesos inflamatorios
  • Enfermedades musculares
  • Cuadros depresivos

Los síntomas más frecuentes de la fibromialgia están encabezados por el dolor, generalizado y crónico, con afección en ciertas zonas en particular, como puede ser el origen de las extremidades, alrededor de la columna vertebral, la cervical, los brazos, los hombros, la región lumbar, las caderas o los muslos.

Fibromialgia

El dolor es continuo y se siente más durante la mañana al levantarse, mejorando levemente a lo largo del día, aunque vuelve a empeorar en el atardecer y noche. El dolor se agrava si la persona permanece en una postura similar todo el día (como por ejemplo frente al ordenador), si levanta pesos, por los cambios climáticos y las emociones.

Otro de los síntomas frecuentes de la fibromialgia es el agotamiento psíquico y físico, durante muchos días y sin alivio aunque se descanse. También hay pacientes que presentan:

  • alteraciones en el sueño
  • rigidez muscular
  • contracturas
  • dolor de cabeza
  • colon irritable
  • intolerancia a ciertos fármacos
  • ojos y boca secos
  • extremidades frías
  • aumento de sudoración
  • dolor en la mandíbula
  • palpitaciones ansiedad
  • problemas de concentración y memoria
  • inestabilidad
  • espasmos musculares
  • sensiblidad en el estómago
  • calambres en las piernas
  • sensación de hinchazón en pies y manos
  • dolores intensos en la menstruación
  • mareos.

Remedios caseros y recomendaciones para la fibromialgia

Vinagre

Las hierbas y plantas con propiedades relajantes de los músculos son las más recomendadas para tratar este problema de músculos y articulaciones. Algunas de las recetas naturales son:

  • Prepara un té con dos cucharadas de tomillo seco y medio litro de agua. Bebe una taza a la mañana y la otra en el momento que desees o que los dolores comiencen a aparecer (por la tarde por ejemplo).
  • Con la misma infusión anterior de tomillo y agua, llena la tina y coloca agua caliente. Sumérgete durante 15 o 20 minutos (o hasta que el agua se enfríe).
  • Embebe un paño o tela de algodón en vinagre de manzana y realiza refriegas en la zona dolorida y afectada por la fibromialgia.
  • Hierve durante cinco minutos una taza de agua y dos gramos de la corteza seca de sauce. Si no tienes este árbol en casa puedes conseguirlo en las casas naturistas o dietéticas. Bebe entre dos y tres tazas por día, comenzando en el desayuno. El sauce tiene salicina, igual que muchos analgésicos, por lo tanto, se reducirá el dolor.
  • Consume dos cucharaditas de jengibre en polvo o rallado en un vaso de agua a temperatura ambiente. Bebe de manera inmediata. Repite otra vez en el día.
  • Hierve una pequeña cucharada de flores de hierba de San Juan o Hipérico y una taza de agua, por cinco minutos. Retira del fuego, deja enfriar y cuela. Bebe tibio y repite otra vez más en el día.
  • Realiza una decocción de 100 gramos de cola de caballo seca en un litro de agua, durante media hora. Retira del fuego, cuela y bebe dos tazas por día.
  • Vierte en un litro de alcohol blanco de 45° 35 gramos de flores de caléndula (secas o no). Deja reposar durante 15 días, mientras tanto usa otro de los remedios naturales para la fibromialgia, bien tapado en un frasco de vidrio. Pasado este tiempo, embebe un algodón o paño y aplica en la zona afectada como compresa.

Algunos tips para tratar la fibromialgia

Come alimentos ricos en magnesio

Algunas de las opciones son las espinacas, los espárragos, la lechuga, la levadura de cerveza y el germen de trigo.

Añade más selenio a tu dieta

Este nutriente se encuentra en la naranja, la manzana, el pepino, la calabaza, el ajo, la cebolla y las coles.

Consume más calcio

No sólo los lácteos te aportarán calcio, sino también los vegetales de hoja verde como la espinaca o la acelga.

Ingiere más cantidad de vitamina C

Si bien todo el mundo cree que las naranjas son la mayor fuente de esta vitamina, en realidad, existen otros alimentos que pueden ayudarte, como ser las fresas, los arándanos y las cerezas.

Te puede gustar