Cómo superar la crisis de pareja

Daniela Castro · 22 julio, 2018
Independientemente de la causa de la crisis de pareja es importante mantener el respeto y el diálogo para poder solucionarlo. Asimismo, se debe fortalecer la confianza para evitar recaídas.

Contrario a lo que muchos piensan, saber asumir los momentos difíciles puede dejar cosas positivas tras superar la crisis de pareja. Es cierto que hay situaciones en las que es mejor decir “adiós” para que ninguno de los involucrados termine afectado.

Sin embargo, siempre que haya disposición al diálogo y al perdón, ambos pueden llegar a un acuerdo antes de considerar la posibilidad de acabar la relación. Lo más importante es que predomine el compromiso y la voluntad, pues no se trata de querer obligar al otro.

Así pues, si han decidido afrontar la situación con el deseo de mejorar, es bueno tener en cuenta algunos consejos. Si bien la solución puede variar de acuerdo al problema, hay algunas generalidades que resultan ser útiles para superarlo. ¡Descúbrelas!

Consejos para superar la crisis de pareja

Comunicación en una pareja.

Cuando hay muchos sentimientos involucrados, es normal sentir la necesidad de superar la crisis de pareja. No obstante, para que las cosas sigan funcionando, ambos miembros deben “querer”, “ceder” y “comprender”.  ¿Qué se puede tener en cuenta?

Dialogar, no imponer

El diálogo es la mejor vía para superar la crisis de pareja sin importar cuál sea su origen. Mantener una buena comunicación, en la que predomine el respeto, permite encontrar soluciones que aporten beneficios para ambos.

Esa lucha por tener siempre la razón, o por imponer condiciones, es un obstáculo para que la relación recupere su ritmo. Es importante centrarse en el presente y exponer lo que están sintiendo. Al hacerlo se debe evitar por completo recordar conflictos pasados.

No es el final: Cómo mejorar nuestra capacidad e resolución de conflictos

Evitar victimizarse

La posición de víctima conlleva en sí misma a una situación de pasividad, de no tratar de resolver el conflicto, sino de hacer sentir culpable al otro. Esta conducta tóxica es una barrera para recuperar la relación, pues impide abordar lo que verdaderamente importa.

Por otro lado, la victimización puede producir un sentimiento de rabia en la otra persona, quien puede pensar…“ahora se hace la víctima para que vaya detrás”. Esto produce un juego de daños, ya que el otro se cerrará en su orgullo para no “complacerle”.

Aprender a escuchar

Hablar con la pareja

No saber escuchar al otro es un impedimento para encontrar una solución óptima para superar la crisis de pareja. Esa tendencia de querer tener siempre la razón impide aceptar que, a veces, hay cierta culpabilidad en lo que está pasando.

Aunque no se trata de señalar quién tiene la culpa o no, la pareja puede estar sintiendo que no es comprendida o valorada. Debido a esa falta de empatía y apoyo emocional, la otra persona puede cerrarse a la posibilidad de recuperar la relación.

Identificar los problemas

Las conductas y situaciones que conllevan a las dificultades en pareja suelen tener un origen más profundo. Por lo tanto, si la idea es superarlo por completo, es mejor tratar de identificar cuáles son esas cosas que están influyendo para mal.

Un buen ejercicio es realizar un listado cada uno por separado, enumerando los conflictos y los sentimientos negativos. Luego, los comentan conjuntamente y exponen sus puntos de vista para tratar de darles una solución.

Pensar antes de reaccionar

Equilibrio en una pareja para no discutir.

Uno de los motivos por los que muchas parejas no consiguen superar una crisis es porque no se toman el tiempo para pensar antes de reaccionar. Aunque hay situaciones que detonan sentimientos de ira, rabia o decepción, afrontarlas de forma violenta es peor.

En cambio, alejarse por un rato, reflexionar y canalizar las emociones fuertes ayuda a ver más allá. De este modo, tras encontrar un poco de calma se puede escuchar al otro, o bien, tomar una decisión con respecto al futuro de la relación.

Conoce: 4 momentos en los que deberías acudir a terapia de pareja

Hacer actividades en común

Después de haber estado distantes, sería bueno retomar las actividades en común para fortalecer la relación. Si ambos tomaron la decisión de superar la crisis de pareja, deben estar dispuestos a volver a tener momentos gratos, sin recordar lo malo.

Ahora bien, la idea es aprovechar para romper la rutina, que muchas veces es la que conduce a las crisis. Por eso, además de compartir los hobbies habituales, pueden planear un viaje o cualquier otra actividad que resulte emocionante.

Confiar

La confianza es una de las bases para tener una relación saludable. Sea cual sea el motivo de la crisis, confiar es un “ingrediente” infaltable para volver a estar bien. Hay que saber dar tiempo al otro, sin saturarlo con llamadas o mensajes, y respetando su espacio.

¿Superar la crisis de pareja se ha vuelto difícil? Si el problema no mejora con los consejos anteriores, una buena opción es pedir asesoramiento de un profesional. Si los dos creen que pueden seguir, pero no saben cómo, un terapeuta los puede guiar.