¿Cómo superar una situación de duelo?

Aunque debemos darnos tiempo para pasar el duelo es fundamental que fijemos la vista en el futuro y que no permitamos que la situación nos llegue a bloquear

El duelo es una etapa que toda persona debe pasar después de una pérdida importante en su vida. Los casos más difíciles y dolorosos son los de los familiares o amigos cercanos.

No obstante, también podemos vivir situaciones de duelo ante la pérdida de nuestra mascota o de algo que era muy querido para nosotros y a lo cual nos sentíamos muy apegados.

En este artículo te damos algunos consejos que te pueden ayudar a sobrellevar esta etapa que, aunque nada de va a evitar el duelo, te pueden aligerar el sufrimiento y evitar que se alargue más de la cuenta.

Las cosas pendientes

Una de las cosas más dolorosas de perder a alguien es el pensamiento recurrente de lo que no le pudimos decir o bien de lo que le dijimos y querríamos volver atrás para borrar.

Siempre quedan cosas pendientes excepto, a veces, en los casos de fallecimientos que son la consecuencia de enfermedades largas.

Estos pensamientos que se repiten sin cesar y que nos martirizan son muy perjudiciales ya que, además de bloquearnos y evitarnos seguir adelante, también pueden repercutir, con el tiempo, en nuestra salud.

Muchas enfermedades son desencadenadas por traumas emocionales. Eso no significa que sean la causa, sino que teníamos ya la predisposición a padecerla y una situación que ha alterado por completo nuestro organismo ha facilitado su aparición.

Por eso también es fundamental poder llevar estas situaciones de la mejor manera posible.

Ver también: El dolor emocional es el que más tarda en sanar

Las cosas pendientes

Una carta de alivio

Una manera muy sencilla de quitarnos ese sentimiento de culpa y remordimiento que llevamos dentro consiste en escribir a la persona que se ha ido una carta diciéndole todo aquello que nos ha quedado pendiente.

Debemos hacerlo a solas y sin prisa, tomándonos todo el tiempo que sea necesario, ya que nos puede provocar muchas emociones que han estado silenciadas.

Una vez tengamos la carta escrita deberíamos quemarla, siempre con las medidas de precaución adecuadas. Puede ser en una fecha especial cercana o bien justo al terminarla, pero no debemos dejar pasar demasiado tiempo, para que sintamos que eso ya está dicho y resuelto.

Una carta de alivio

Rodéate de energía positiva

Aunque seguramente sentirás la necesidad de estar en un entorno aislado eso no es motivo para no incorpores a tu rutina algunos elementos que van a ir contrarrestando, de manera gradual, esos sentimientos de dolor, tristeza, sufrimiento, depresión, etc.

Te citamos algunos:

  • Pon plantas y flores de interior a tu alrededor. El potus, por ejemplo, que se encarga de purificar el aire y puedes incluso tenerlo en el dormitorio.
  • Elige colores alegres a la hora de vestir y para decorar las estancias. En especial, aquellos lugares que te recuerden a la persona que se ha ido.
  • Ambienta el hogar y perfúmate con aceites especiales para subirte el ánimo: Cítricos, albahaca, ciprés, hisopo, mejorana, mirra y sándalo.
Rodéate de energía positiva

Recurre a las esencias florales

Las flores de Bach son unas esencias naturales que nos ayudan a sobrellevar los trastornos emocionales de manera natural, sin alterar nuestra conducta por la fuerza, sino como una sutil ayuda que la persona que está sufriendo puede notar con mucho alivio.

Te recomendamos leer: Flores de Bach para quienes se sienten sobrecargados

Las etapas de duelo son uno de los momentos en los que estos remedios funcionan de una manera más evidente. Además, no tienen contraindicaciones ni efectos secundarios, por lo que los pueden tomar niños, ancianos, mujeres embarazadas o incluso personas enfermas o que tomen medicación.

A continuación enumeramos las flores más adecuadas:

Rescate

Se recomienda el rescate durante el fallecimiento y justo después, en la fase más crítica. En momentos de nerviosismo, ansiedad, falta de autocontrol, desesperación.

Ornithogalum umbellatum

Conocida como estrella de Belén, es la flor del duelo, para después de un shock repentino. Podemos incluso tomarla años o décadas después si todavía sentimos que un suceso del pasado nos marcó y no lo hemos superado.

Ilex aquifolium

El acebo es muy efectivo para cuando sentimos mucha rabia y estamos muy enfadados por lo que ha sucedido.

Salix vitellina

Podemos recurrir al sauce cuando hay un resentimiento y una amargura que nos queman por dentro. También cuando sintamos envidia de las personas felices que vemos.

Calluna vulgaris

Gracias al brezo conseguiremos superar ese miedo a la soledad después de perder a alguien a quien estábamos muy aferrados. Cuando teníamos mucha dependencia de esa persona.

Mimulus guttatus

Miedo a la muerte, a la enfermedad, a la soledad, a las penurias económicas.

Lonicera caprifolium

La madreselva nos ayuda a situarnos en el presente cuando nos quedamos viviendo en el pasado.