Cómo puedes tener estanques de interior

Descubre a continuación las diversas maneras en que puedes tener tus propios estanques en casa. Comprobarás que no es tan difícil como piensas. ¡Anímate!

Aunque no lo creas, sí se pueden tener estanques en el interior de tu hogar. Por supuesto, su tamaño dependerá del espacio del que se disponga. Pero al menos uno pequeño se puede tener.

Por lo general, asociamos los estanques al jardín y olvidamos que sí es posible disfrutar de este elemento de diversas formas en otros ambientes, como puede ser el interior de nuestro apartamento.

Los pequeños estanques no solo son un elemento decorativo, también ayudan a relajar y despejar la mente. Y incluir plantas, estas se encargan de absorber la radiación de los aparatos electrónicos que nos rodean constantemente.

Aspectos a considerar para poder tener estanques

1. Escoge bien el lugar

Escoge bien el lugar

Como ya mencionamos anteriormente, es importante evaluar dónde estarán ubicados los estanques y cómo los vamos a decorar.

Por ejemplo, si vamos a decorarlos con plantas naturales, es necesario que el estanque esté situado en un lugar donde le dé el sol, durante, por lo menos, 4 ó 6 horas diarias. De lo contrario, las plantas y flores acuáticas no prosperarán y solo tendrás agua podrida, humedad y bacterias.

Lee también: 5 formas efectivas de deshacerte de la humedad de tu hogar

2. Evalúa el tamaño de los estanques

Aunque no lo creas, te aseguramos que, mientras más largo sea el estanque mayor facilidad tendrás de mantenerlo. Así que no escatimes en el tamaño.

En cuanto a la profundidad, debes tomar en cuenta que, lo más común es que esta oscile entre los 50 y 60 centímetros. De esta manera tienes suficiente espacio para colocar varias piedras, plantas o, incluso, peces.

3. Prueba primero con los estanques prefabricados

Prueba primero con los estanques prefabricados

Los estanques prefabricados se pueden adquirir en cualquier tienda de jardinería. No son la opción más económica, pero su instalación es más sencilla y puede ayudarte mucho a la hora de aprender cómo debe ser su mantenimiento.

Puedes elegir entre las balsas de lona (flexibles pero de menor duración) o las de cemento (que más costosas pero que tienen una mayor durabilidad).

4. Cascada, ¿Sí o no?

Los estanques suelen lucir mucho más bonitos con una cascada pero este no es un elemento obligatorio. Si es la primera vez que tenemos un estanque, lo mejor es no incluirla hasta que hayamos aprendido bien el mantenimiento.

Cuando se incluyen cascadas, lo más importante es instalar una bomba hidráulica que haga circular el agua una y otra vez. También debe tener un dispositivo para reciclar el agua y evitar que esta se pudra.

Visita este artículo: 6 trucos de moda para una buena decoración de interiores

Cómo elaborar tus propios estanques de interior

Materiales

Materiales

  • Manta geotextil (también llamada de fibra sintética).
  • Grapadora.
  • Plástico flexible.
  • Piedras.
  • Grapas.
  • Tijeras.
  • Arena.
  • Grava.
  • Azada.
  • Pala.

Instrucciones

  • Elige el lugar.
  • Una vez hayas cavado el hoyo, haz un escalón para hacer una parte más honda que la otra.
  • Plastifica el fondo. Para ello debes extender un plástico por todo el diámetro del hoyo. Deja un excedente por la parte de afuera para que se pueda recortar con facilidad con unas tijeras.
    • El plástico no debe ser rígido y, en tal caso, deja que lleve sol por algunas horas. Coloca piedras grandes para fijarlo al piso y evitar que se mueva.
  • Agrega a arena para la base (utiliza la azada para ello).
  • Reparte el material sobre toda la superficie y procura que la arena quede lo más compacta y plana posible.
  • Esparce la grava decorativa sobre el escalón del hoyo.
  • Mide y corta la malla geotextil que utilizarás para colocar alrededor del borde del estanque. Una vez que logres que encaje bien, fíjalo con una grapadora. El resultado debe ser uniforme. 
    • Esta malla evitará que la humedad dañe el resto del suelo.
  • Rellena el hoyo con agua limpia, poco a poco, para evitar que se desborde.
  • Alrededor del estanque, coloca losas para delimitar el espacio y evitar que el agua se salga por el borde superior.
  • Decora a tu gusto. Añade tantas plantas, flores y peces como desees.

Para tener estanques de interior solo hace falta ser creativo y tener en cuenta los aspectos que te comentamos. Puedes crear dos estanques pequeños próximos y unirlos con algún elemento decorativo, como un puente de juguete.

Los estanques de interior no son solo para los entendidos de jardinería y decoración. Eso sí, es importante darles el mantenimiento adecuado para evitar malos olores, filtraciones y otras molestias. Por otra parte, no olvides disfrutar tu obra a diario, contémplala y relájate.