7 recomendaciones para tener un cerebro joven - Mejor con Salud

7 recomendaciones para tener un cerebro joven

Ejercita tu cerebro continuamente para conseguir mantenerlo joven y alerta. No hacen falta grandes esfuerzos: con leer algún dato nuevo cada día o aprender algún idioma lograremos grandes beneficios

Algunos pasan horas en el gimnasio ejercitando los músculos, otros hacen dietas para perder peso… Sin embargo, no muchos le dedican un tiempo por día a su mente.

Claro, porque el cerebro necesita tener actividad como sucede con el resto del cuerpo.

Si deseas tener un cerebro joven lee el siguiente artículo donde te indicaremos algunos buenos hábitos que puedes llevar a cabo.

El envejecimiento “normal” del cerebro

Cerebro

Al igual que el cuerpo, el cerebro puede envejecer de manera natural o no. El paso del tiempo va dejando una huella en la mente, pero eso no significa que no se pueda mantener la lucidez hasta el último momento de vida.

Es bueno saber que el envejecimiento cognitivo empieza cuando nacemos. Así es. Cada día vamos “perdiendo” un poco de la capacidad mental en relación a la jornada anterior. Eso no es malo, sino normal.

Si bien todos los cerebros envejecen, varía mucho la manera en que cada uno lo hace.

La memoria, la velocidad de procesamiento, la toma de decisiones, el aprendizaje y la sabiduría están dentro del “aspecto cognitivo” del cerebro.

Para los adultos mayores mantener en buen estado este grupo es una preocupación pero, en realidad, deberíamos ocuparnos de ello mucho antes.

Lee también: Según un estudio, las granadas son el mejor alimento antienvejecimiento

¿Cómo mantener joven el cerebro?

Para evitar que la mente se deteriore más rápido de lo habitual es preciso entrenarla y cuidarla desde edades tempranas. Algunos consejos interesantes que pueden ayudar a “embellecer” el cerebro son:

Dormir

Dormir una hora antes

No solo el cuerpo se cansa tras una jornada rutinaria. La mente necesita reposar para recargar las baterías y estar lúcido al día siguiente.

Si estás ansioso, angustiado o estresado sería bueno que durmieses un rato. Lo mismo sucede si te encuentras abrumado por las preocupaciones o responsabilidades. Hacer una pausa es benéfico para tu salud mental y física.

Las 7 u 8 horas de sueño nocturno no son un capricho: es lo que al menos precisa el cerebro para descansar. Si después de almorzar puedes tomarte una pequeña siesta de 20 minutos también será muy bueno para tu mente.

Haz ejercicio

La actividad física es ideal para mejorar la salud mental. Esto se debe a que mejora el ritmo cardíaco y, como consecuencia, la circulación sanguínea.

Cuando el cerebro recibe sangre en condiciones y cantidades adecuadas, las neuronas pueden hacer mejor su trabajo. Además, el ejercicio suave suministra oxígeno al tejido cerebral e impide que se deteriore.

Lleva una dieta equilibrada

Lleva una dieta equilibrada

Las frutas y verduras de color púrpura (uvas, arándanos, berenjenas, remolachas) son las mejores opciones para evitar la demencia.

Contienen un ingrediente maravilloso llamado antocianina que ayuda al flujo sanguíneo y la oxigenación cerebral. También lo encontramos en los frutos rojos (zarzamora, fresas, cerezas, etc).

A su vez, es preciso consumir ácidos grasos Omega 3 (incluidos mayormente en el pescado) y alimentos con propiedades antioxidantes tales como las legumbres, el té verde y los frutos secos.

Trata de no comer tantas grasas y azúcares, ya que estos conllevan a diabetes, hipertensión o colesterol. Todas condiciones que afectan negativamente tu cerebro.

Controla tu salud

Es preciso que vayas al médico, como mínimo, una vez al año para someterte a un estudio general que incluya análisis de sangre, orina, electrocardiograma y aquello que el profesional considere adecuado.

Presta atención a los medicamentos que consumes ya que, por ejemplo, algunos fármacos combinados con otros tienen efectos nocivos en la función cognitiva: antidepresivos, tranquilizantes, antihistamínicos o medicinas para la vejiga.

No creas en los productos que prometen mejorar las funciones mentales. Estos suplementos vitamínicos pueden ser buenos para tu salud física, pero no está comprobado que sean benéficos para la mente.

No hay problema en consumirlos (si el médico los acepta), pero no esperes milagros con ellos.

Disfruta de pasatiempos saludables

Disfruta de pasatiempos saludables

Además de los sudoku, rompecabezas o sopas de letra también es conveniente realizar otras actividades que sean buenas para tu salud como por ejemplo un picnic al aire libre, un juego de cartas en el jardín, adivinanzas en el parque o una lectura en el campo.

De esta manera no solo estarás ejercitando la mente, sino que, además, estarás en contacto con la naturaleza. ¡Tu cuerpo (y tu cerebro) te lo agradecerá!

Aprende todos los días

Aunque tus épocas de estudiante hayan terminado hace tiempo, siempre es un excelente momento para volver a los libros y las libretas.

Quizás no te animes a otra carrera universitaria o tengas demasiadas ocupaciones para agregar un curso a tu agenda pero, por ejemplo, puedes leer un artículo periodístico sobre un descubrimiento científico, una crónica de viajes sobre una ciudad que te guste o una nota sobre remedios naturales.

Lo importante es que nunca dejes de aprender y de retar a tu cerebro a estar es buen estado. Otra buena idea es ser curioso y hacerte preguntas que debas investigar o averiguar para conocer la respuesta.

¿Cómo surgen las auroras boreales? ¿Qué idioma se habla en Irán? ¿Qué son los hectopascales? Tal vez lo habías estudiado en la escuela pero lo has olvidado… ¡Busca los datos que necesitas!

Si lo deseas, además, puedes aprender idiomas. El cerebro tiene que hacer una tarea diferente cuando no reconoce las palabras que le están diciendo o tiene que traducirlas a su propia lengua.

Los idiomas no solo sirven cuando nos vamos de viaje: son una manera de saber sobre otras culturas y modos de vivir… ¡Y será excelente para tu mente!

Visita este artículo: 5 consejos para aquietar tu mente y ver las cosas de manera más positiva

Sé activo socialmente

A partir de cierta edad las obligaciones y compromisos familiares ocupan todo el tiempo libre.  Si bien esto es muy bueno, también es preciso tener contacto con otras personas en distintos lugares.

Por ejemplo, ir a merendar con amigos, cenar con tus primos, conocer gente nueva en un curso… De esta forma te sentirás renovado, vitalizado y feliz.

¿De qué le sirve esto al cerebro? Pues porque cuando estamos contentos creamos más hormonas benéficas para el organismo (incluyendo la mente). Dejando de lado el estrés y la tristeza gozaremos de más salud.