Cómo terminar una relación de pareja de modo saludable

Valeria Sabater·
21 Octubre, 2020
Dado que las rupturas son siempre algo doloroso y que no vamos a olvidar, conviene llevarlas a cabo de la forma más madura y tranquila posible.

¿Cuál es el modo más acertado de terminar una relación de pareja? Esta es una pregunta que muchas personas se hacen en vista de que, a menudo, las disputas, los problemas y las diferencias ocasionan una ruptura traumática y desagradable, que luego deja un mal recuerdo.

Si bien no hay una fórmula mágica aplicable a todos los casos, hay algo que sí puede contribuir con la ruptura de buena manera: intentar ser honesto y asertivo por el bien de ambos y no solo de una de las partes.

Poner fin a una relación de un modo maduro y saludable es posible cuando ambas partes se esfuerzan por hacerlo, a través de una buena comunicación y gestos empáticos, cordiales, respetuosos y asertivos. Pero, ¿y esto cómo se lleva a la práctica?

Ante todo, hay que tener presente que no hay que dejar que los sentimientos de ira y rabia controlen nuestro comportamiento y pasen por nosotros la página de ese libro que ha estado tan lleno de emociones. Es decir, en primer lugar, hay que aclararse, organizarse y serenarse a uno mismo para poder gestionar lo demás.

A continuación, te damos algunas ideas para que, si alguna vez tienes que terminar una relación, lo hagas de la mejor forma posible.

1. Conversa con tu pareja

Cuando una relación ya no puede sostenerse más, normalmente los dos miembros de la pareja lo saben. Sin embargo, cuesta mucho dar el paso de plantearlo sobre la mesa. El miedo a decirle a la otra persona que ya no la queremos o que para nosotros es imposible sostener esa situación nos acosa. También está el miedo a la soledad y  algo de inseguridad.

Generalmente, hablar con la pareja suele ser algo difícil porque nos cuesta imaginarnos sin esa persona que ha estado a nuestro lado y que ha formado parte de nuestra vida. De todos modos, es necesario conversar para evitar que el malestar se alargue y complique la situación. Asimismo, debemos exponer todo lo que sentimos con respeto y escuchar a la otra persona.

Pareja hablando

Lee también: No tengas miedo a estar solo: 9 consejos para aceptar los momentos de soledad

¿Cómo afrontar el diálogo?

Para terminar una relación de pareja de modo saludable, es necesario que hables cara a cara con la otra persona y que le expongas la situación con calma. Antes de quedar con tu pareja, organiza mentalmente todas esas ideas que quieres exponerle. De esta manera, podrás estructurar tus palabras de la mejor manera posible, de tal forma que comuniquen tu mensaje, pero sin lastimar deliberadamente al otro.

Puedes pensar también en posibles argumentaciones que darle ante preguntas que él pudiera plantearte. Si te ves insegura, lo mejor es que vayas preparada mentalmente.

Exprésate con calma y sinceridad. Eres consciente de que la relación debe terminarse, es algo que tienes asumido y así se lo debes expresar.

Es posible que surja alguna discusión. Prepárate para ella y mantén siempre la serenidad, defendiendo con calma tus ideas. Demuestra que sabes muy bien lo que quieres y que eso es lo mejor para los dos.

2. Gestiona adecuadamente tus emociones

Debes ser consciente de que el modo en que des por finalizada la relación es algo que recordarás siempre. Por ello, es necesario que se suceda del mejor modo posible.

Si terminamos la relación con gritos, reproches, rabia y sentimientos negativos, será muy difícil para ambos superar lo ocurrido. Necesitarás más tiempo para asumir esa ira, para calmarla, para poder avanzar. Así pues, siempre que te sea posible, intenta que ese final sea lo más maduro y tranquilo posible. Hazlo con seguridad.

Debes ser consciente de que el final es lo mejor para ambos; asumirlo te proporcionará calma. Mantén una buena autoestima. Sabes lo que es mejor para ti y debes dejar claro que esa relación os causa más daños que beneficios.

Asimismo, has de saber también que, tras la ruptura, llegarán hasta ti un cúmulo de nerviosas y extrañas emociones. Es normal que vengan las lágrimas, la tristeza, el desconsuelo; es parte del proceso y así debes aceptarlo. No obstante, lo ideal es que no haya sentimientos de rabia o desprecio; de lo contrario, nos costará más superarlo.

3. Pasa la página y cuídate

Son muchas las parejas que, después de haber dado por finalizada su relación, dan un paso atrás y vuelven a empezar. Está claro que cada pareja es un universo propio, con sus propias energías y leyes personales. Sin embargo, si eres consciente de que dicha relación solo te causa sufrimiento, cierra para siempre esa puerta. 

Terminar una relación de pareja es dar por finalizada una etapa de nuestra vida. No es un final, es un nuevo inicio y así se lo debes hacer ver a tu pareja. Si solo os habéis causado daño, ¿para qué sufrir más? Es momento de ser valientes y emprender vidas por separado.

Tendrás que asumir un nuevo modo de vida, en el que aún quedan muchas emociones. Lo ideal sería que conservaras los buenos recuerdos. Si te centras en los malos, solo conseguirás alimentar la rabia y la frustración, y esto no es para nada saludable.

Una vez que ya habéis pasado la página, el siguiente paso será cuidaros a sí mismos. Cada uno por su lado. Ese cuidado implica todo, tanto salud física como la mental.

Te puede interesar: Segundas oportunidades, ¿realmente funcionan?

Hay un ciclo que termina y otro que comienza

Piensa que el pasado es pasado ya no está. Al terminar una relación de pareja, guarda todo lo bueno que has vivido y quédate con ello. Obtén un aprendizaje de lo vivido y siéntete orgullosa de ti misma. Has cerrado una puerta y se abrirán más; ahora eres más sabia, porque sabes lo que es bueno para ti y lo que no. Eres más fuerte.

Acepta que la vida son ciclos, estaciones que se terminan y caminos nuevos que aparecen. Las personas debemos buscar siempre nuestra propia felicidad; si en algún momento das con alguien que quiere construir ese sendero contigo, atrévete. El amor siempre vale la pena.