Cómo tomar decisiones con seguridad

No importa las veces que nos equivoquemos. Lo importante es que no dejemos de intentarlo, ya que cada vez aprenderemos algo nuevo y terminaremos logrando nuestro objetivo.

La inseguridad hace que muchas personas no puedan tomar decisiones por sí mismas.  El miedo a equivocarse y hacer el ridículo, o no tener las preferencias claras, puede hacer que se tomen decisiones equivocadas. 

La inseguridad puede deberse a diferentes factores: la educación, la cultura, el núcleo familiar, la timidez o incluso complejos. El mayor miedo es a no tomar la decisión correcta, cuando, en realidad, no tiene porqué haber solo una. Entre todas las opciones, puede haber varias adecuadas.

Tomar una decisión no tan correcta tampoco es motivo de tormento, sino que debe servir de aprendizaje. Lo importante es tomar decisiones de manera autónoma y responsable, siendo conscientes de los motivos y consecuencias de la decisión.

Estos consejos pueden ayudar a tomar decisiones más seguras y de manera autónoma.

tomar decisiones: avanzar profesionalmente

Objetivos

Luchar para conseguir unos objetivos concretos ayuda a tomar mejores decisiones, ya que estas tienen una motivación y una causa. Perseguir sueños o trabajar por una pasión pueden ayudar a visualizar mejor el camino que se debe seguir y discernir mejor qué se debe hacer para alcanzarlos.

Evaluar los verdaderos riesgos

Hacer una lista de los riesgos reales y considerar cuáles se pueden asumir puede ofrecer cierta ventaja para saber lidiar con la situación. Presentan un escenario general con varias opciones y líneas de actuación para las que es posible preparrse con antelación.

Además, cometer errores es muy válido: se aprende qué hacer, y qué no hacer en el futuro. Y siempre se puede tomar otra decisión para volver al buen camino y empezar de nuevo.

Aprender a escuchar a los demás

tomar decisiones: aprender a escuchar

Escuchar las opiniones de otras personas pueden ayudar a tomar decisiones. Ofrecerán diferentes puntos de vista, considerarán diferentes aspectos, y esos comentarios pueden ser muy útiles para decidir qué es lo mejor para uno mismo.

Lo difícil a veces es no caer en la tentación de dejar que otros decidan por uno mismo. Por eso es importante destacar que los comentarios de otras personas deben servir para ampliar nuestra perspectiva y tomar decisiones de manera más informada.

Acompañar las decisiones con el desarrollo personal

Esta es una de las mejores señales de que se ha tomado una buena decisión. Analizar las consecuencias que cada decisión tienen en el bienestar personal es una gran ayuda para decidir. Se debe escoger aquello que nos haga sentir mejor y ser mejores cada día.