Cómo tomar una actitud positiva frente a una situación adversa

Yamila Papa Pintor · 20 marzo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 11 marzo, 2019
Dado que el pasado no se puede cambiar, debemos centrarnos en el presente y en el futuro. Trabajar para que sean lo más benévolos y provechosos posible.

En algunas ocasiones, la vida nos da las noticias que no queremos escuchar o que simplemente no esperamos. Pensamos en ese instante que todo está y estará mal, que no hay nada que vaya a salir bien. Es ese el momento donde debemos hacer hasta lo imposible por tomar una actitud positiva.

No obstante, son muchas las personas que, durante ese momento de dificultades, ven difícil no solo la situación en sí, sino que también el porvenir, es decir, se les hace complejo ver el lado bueno de la situación. ¿Quieres saber cómo lograrlo frente a una situación adversa? En este artículo te ofrecemos algunos consejos.

Actitud positiva y agradecida

Es verdad que cuando todo nos sale contrario a lo que queremos, es muy complicado tener una sonrisa en la cara o decir “gracias a la vida”. Sin embargo, es necesario para poder salir adelante.

Una actitud positiva mejorará tu autoestima y tu actitud hacia los problemas. Todos pasamos por dificultades porque así es la vida. Ahora bien, la cuestión está en cómo encaramos estas malas rachas y las convertimos en nuevas oportunidades.

Si estamos pasando por un momento terrible, sin duda eso se ve reflejado tanto en nuestro exterior como en nuestro interior. Claro, porque nos enfermamos debido a las subidas de estrés o a periodos de tristeza extrema, que en ocasiones terminan en depresión. Para evitarlo, o reducirlo, es indispensable contar con las herramientas necesarias para poder hacerle cara al problema con una actitud positiva.

La vida está hecha de crisis en parte

Una situación problemática puede afectar todos y cada uno de nuestros pasos diarios. Lo mismo que nuestras relaciones con quienes nos rodean, nuestra salud, etc. Parece una rueda de nunca acabar, una especie de círculo vicioso.

Lo cierto es que pareciera que caminas con una nube negra en tu cabeza y que solo hay tormenta a tu alrededor. En esos momento no vemos la luz al final del túnel. Pero no es así.

Ver también: Los pensamientos positivos mejoran tu salud.

Luchar por tener una actitud positiva

Ni hablar cuando las cosas parecen no mejorar, sino todo lo contrario, y las malas noticias suceden una tras otra, durante un tiempo corto o largo, pero sea cual sea, se nos hace eterno. Pareciese que se hace cada vez más difícil poder salir de los problemas y encontrar ese aire puro que tanto necesitamos.

Pero no vayas a desesperar, ya que tienes la posibilidad de mejorar tu día y tu vida, si tienes el compromiso y la actitud correspondientes. Mentalízate de que todo va a estar bien y no pienses en la parte negativa del problema que estés enfrentando, sácale provecho porque más adelante, podrías estar en una situación similar o peor.

Consejos para que lo malo no nos afecte tanto

No se trata de ser robots o máquinas sin sentimientos. Por supuesto que las cosas negativas alteran nuestra vida. Pero, como se suele decir, “los extremos nunca son buenos”.

Por lo tanto, procura ser un poco más benévolo contigo mismo y con lo que te ha tocado en suerte. Estos consejos para tomar una actitud positiva frente a una situación adversa te serán de mucha ayuda.

Presta atención a las cosas buenas

Actitud positiva

Tienes miles de motivos para tener una actitud positiva. Todo lo que sucede en tu vida (sea bueno o malo) te sirve como enseñanza, para ser más fuerte, para llegar más rápido a tu objetivo. Cree en esta máxima y encontrarás el lado bueno (el medio vaso lleno) de cada situación.

Puede que en algunos aspectos te sea difícil lograrlo, pero vale la pena el esfuerzo. Siempre hay que poner en la balanza lo bueno y lo malo… y analizar qué pesa más. Encuentra lo positivo de todo y verás como tu perspectiva de la vida cambia para mejor.

Encuentra la lección

Además de buscar lo positivo de cada situación, sería bueno que pudieses hallar el aprendizaje que has recibido. La vida es el mejor maestro que puedes tener.

Comprenderás todo lo que ocurre y podrás enfrentarte a cosas similares si te llegan a pasar en el futuro (siempre hay que estar preparado). Con todas las lecciones que irás recibiendo de tus problemas puedes usar la que más se ajuste a la situación específica, crecerás y madurarás.

También mejorarás tu autoestima y no volverás a sentirte mal. Al menos no del mismo modo. Todo esto te ayudará a tener la actitud positiva que se necesita. Esto, sin duda, tendrá resultados positivos en tu vida.

Consigue una solución

Todo problema tiene respuesta, por más que a veces sea más complicada de hallar que un tesoro en el mar. Pero no te preocupes, que encontrarás la solución. En lugar de pensar en el inconveniente, mejor céntrate en repararlo.

Así conseguirás tu actitud positiva y te sentirás mucho mejor contigo mismo al hacer algo al respecto. Arma un plan de trabajo o de acción que te permita llegar a la solución de manera eficaz, rápida y completa. ¡Recuerda que si lloras porque no puedes ver el sol las lágrimas no te permitirán ver las estrellas!

No te olvides del futuro

Actitud positiva

Cuando tenemos un problema nos “estancamos” en el pasado. Esto es un fatal error. No puedes cambiar lo que ya ha ocurrido, por lo cual, opta por pensar en el mañana, que es incierto, pero si ideas un plan y lo ejecutas, estarás en ventaja.

En vez de preocuparte sobre la situación adversa que ya pasó, piensa cómo puedes sentirte de aquí a cierto tiempo. Mantén tu mente enfocada en el futuro, de qué manera prefieres que sea, cuales serán las acciones que vas a tomar.

Te recomendamos leer: Pablo Pineda, el primer titulado universitario con síndrome de Down

Habla de manera positiva

Actitud positiva

Esa negatividad que tenemos cuando las cosas nos salen mal también se refleja en cómo hablamos y nos dirigimos a los demás. Es probable que te lo pasas quejándote por todo y por todos: Que no digas cosas positivas y que lo más frecuentes sean las palabras “no”, “nunca”, “imposible”, “tristeza”, “malo”.

Cambia tu forma de hablar para atraer lo positivo Di “sí”, “siempre”, “posible”, “felicidad”, “bueno” la próxima vez que entables una conversación con alguien o pienses en algo.

Verás como ese pequeño gran cambio puede ser el puntapié inicial para el camino de la recuperación. Ten confianza o fe en que podrás disfrutar de la vida con sus altibajos pero con una actitud positiva.

  • Pérez-Álvarez, M. (2012). La psicología positiva: Magia simpática. Papeles Del Psicologo.
  • Mohanty, M. S. (2014). What determines happiness? Income or attitude: Evidence from the U.S. longitudinal data. Journal of Neuroscience, Psychology, and Economics. https://doi.org/10.1037/npe0000019
  • Fredrickson, B. L. (2012). Gratitude, Like Other Positive Emotions, Broadens and Builds. In The Psychology of Gratitude. https://doi.org/10.1093/acprof:oso/9780195150100.003.0008
  • Webb, L. (2015). How to Be Happy. How to Be Happy. https://doi.org/10.1016/S0262-4079(15)31241-0