¿Cómo tratar el sudor excesivo en las axilas?

22 marzo, 2014
¿Te has planteado cómo acabar con la sudoración excesiva de tus axilas? Existen varios tratamientos que pueden favorecer su regulación. Te los detallamos en el siguiente artículo.

La sudoración se puede considerar como un proceso normal en nuestro organismo, el cual ayuda a mantener nuestra temperatura corporal en alrededor 37 grados. El acto de sudar se puede dar ante una subida de la temperatura externa, en casos de estrés, ejercicio físico, nerviosismo, entre otras situaciones. Es una necesidad del cuerpo para refrigerarse.

Como toda persona es diferente tanto en rasgos físicos, de personalidad, y muchas cosas más. La sudoración no es la excepción. Las personas que padecen esta condición pueden ver afectadas las axilas o también demás zonas del cuerpo, como manos, pies, etc.

De repente cuando una persona presenta excesiva sudoración en las axilas se la puede catalogar como poco higiénica o de mal aspecto, esto puede generar mucha incomodidad en quien la sufre, más aún porque no la puede evitar. Y ni que decir cuando aparecen además aromas poco agradables, que complican aún más la situación.

Sudor excesivo

Por ello, el día de hoy hablaremos de las maneras de tratar este excesivo sudor en las axilas.

Causas del exceso de sudor o también conocido como hiperhidrosis

Las causas no se encuentran aún bien definidas pero:

  • Pareciera estar ligado a factores genéticos.
  • La alimentación también podría estar relacionada.

Estas causas posibles se refieren a la hiperhidrosis primaria, la hiperhidrosis secundaria es producida por otras enfermedades o afecciones médicas.

Tratamientos

Existen varias opciones de tratamiento para la sudoración excesiva en las axilas.
En primer lugar podemos mencionar a las sales de aluminio, se utiliza en forma de loción, el problema radica en que este método puede no ser bien tolerado por la mayoría de las personas, produciendo irritaciones de la piel.

Otra opción sería la aplicación de toxina botulínica o más conocida como Botox en la axila, lo que hace esta toxina es bloquear la acción de las glándulas sudoríparas. Será aplicada por supuesto por un médico, y el paciente puede sentirse aliviado durante 6 a 9 meses. Luego se necesitarán nuevas aplicaciones.

Existe también tratamiento quirúrgico para esta condición, y se opta por este en caso de que los demás tratamientos hayan fracasado.

Medidas o tratamientos naturales

Como toda intervención médica implica sus riesgos, anímate a intentar primero con remedios naturales, si te resultan puedes evitar los efectos indeseados que se pueden producir en los demás tratamientos y solucionar el problema de una manera sencilla y sobre todo económica.

En la comodidad de tu casa puedes elaborar un anti-transpirante y desodorante caseros.

Bicarbonato

¿Qué necesitas?

  • Bicarbonato de sodio: ¼ de taza.
  • Maicena: ¼ de taza.
  • Aceite de coco virgen y sin refinar: 6 a 8 cucharadas.
  • Algún aceite esencial de tu agrado.

¿Cómo lo elaboras?

Primero debes mezclar el bicarbonato de sodio con la maicena. Agregas el aceite, lo bates bien, lo colocas en un recipiente, añades unas gotas del aceite esencial escogido y lo colocas en la nevera para que se vuelva sólido, y listo!
Lo aplicas como si fuera tu anti-transpirante habitual.

NOTA: no lo apliques luego de depilarte las axilas, puede irritar tu piel.

Talco anti-transpirante

Los ingredientes serían maicena y aceite esencial de tu preferencia, te lo puedes aplicar luego de bañarte.

Recuerda siempre que las medidas naturales pueden funcionar en ciertas personas y en otras no. Todo depende de la severidad del trastorno, y de que puedan existir factores añadidos a la molestia, como ser patologías o enfermedades que puedan estar causando la sudoración excesiva, en este caso en las axilas.

Si tus molestias persisten, siempre debes acudir a un especialista, no dejes pasar tiempo por vergüenza, no vivas acomplejado/a. Si esta situación te afecta emocionalmente no la tomes a la ligera, busca ayuda que con seguridad alguna solución habrá para tu caso en especial.

No dejes que el exceso de sudoración afecte tu vida en general, tus relaciones personales, de trabajo, en los estudios, e incluso tu autoestima.

Te puede gustar