Cómo tratar la alergia a la joyería de fantasía

Yamila Papa Pintor·
18 Octubre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli al
03 Diciembre, 2018
Para aliviar las alergias es muy importante que dejemos de utilizar el artículo en cuestión y que tratemos e hidratemos la zona con productos que nos ayuden a calmar la dermatitis

La joyería de fantasía está fabricada con distintos materiales, como el peltre, por ejemplo. Y si bien pueden ser llamativos, bonitos y accesibles, no todas las personas pueden usarlos a menudo porque entonces sufren lo que se conoce como dermatitis de contacto.

Al igual que las cremalleras, las monedas, los marcos de las gafas, la joyería de fantasía también puede tener una gran cantidad de níquel, que es una sustancia que puede causar reacciones alérgicas en algunas personas.

Los expertos de Mayo Clinic indican que “la alergia al níquel es una causa común de dermatitis alérgica por contacto, un sarpullido con comezón que aparece cuando la piel toca una sustancia generalmente inofensiva”.

¿Tienes alergia al níquel?

Si experimentas alergia a este metal es porque has estado usando de manera prolongada un objeto que lo contiene y ha tenido contacto directo con la piel, como las joyas de fantasía. A veces ocurre al colocarse un anillo, un par de pendientes, o una pulsera y otras por entrar en juego un segundo elemento como, por ejemplo, un detergente.

La Clínica de Nutrición de Madrid nos advierte sobre los síntomas de la alergia al níquel son los siguientes:

  • Picor
  • Granos
  • Costras
  • Erupción
  • Ampollas
  • Enrojecimiento
  • Cambios de color en la piel

Los síntomas iniciales se desarrollan entre las 6 y 24 horas después de colocarse la joya en cuestión. Una vez que se ha producido la reacción alérgica esta puede durar algunos días o hasta semanas.

Aparición de ronchas o sarpullidos
En muchos casos, el estrés se manifiesta a través de reacciones cutáneas como el sarpullido.

Las alergias de este tipo se producen tanto en hombres como en mujeres, aunque estas últimas las sufren más por utilizar diferentes joyas continuamente. Una de las claves es dejar de usar la joyería una vez que se ha desencadenado la dermatitis.

Si bien son varios los metales que pueden causar alergias cutáneas, el níquel es el más peligroso, ya que está compuesto por una aleación o combinación de varios materiales. Además está presente en una buena cantidad de artículos además de las joyas:

  • Manivelas
  • Hebillas de cinturón
  • Utensilios de cocina
  • Productos de para la limpieza del hogar

Para que se produzca la alergia el metal debe introducirse en la piel. Esto ocurre con la exposición o contacto prolongado.El sistema inmune se prepara para reaccionar cada vez que el níquel está en contacto con el cuerpo. Para  avisarnos de ello, produce estos síntomas o signos habituales.

El sarpullido se desarrolla en el lugar donde se han colocado los adornos y en los alrededores. Esto quiere decir:

  • Cuello, si es una cadena
  • Dedo, si es por causa de un anillo
  • Muñeca, si se trata de una pulsera
  • Ombligo, si es por un cinturón o piercing
  • Lóbulo de la oreja, si se debe a un pendiente

Descubre: ¿Cuáles son los tratamientos para la dermatitis atópica?

Trucos para evitar la alergia a la joyería de fantasía

Puedes prevenir la aparición de los síntomas si eres alérgico a este metal con algunos consejos.

Utiliza otro tipo de joya

Sin necesidad de recurrir al oro o a la plata, que son costosos, puedes optar por el acero quirúrgico, por ejemplo. Incluso el oro blanco puede contener mucho níquel. El cobre, el platino y el titanio tampoco lo tienen entre sus componentes.

Cubre con brillo de uñas

Instrumentos de manicure.

No solo sirve para evitar la alergia, sino que también para que la joya no pierda su color. Pinta con un brillo para uñas que tengas y deja secar 24 horas. Si eres de los que apenas se ponen el objeto empiezan a sentir picores, entonces quizás debas aplicar varias capas.

Ten en cuenta que el esmalte también tiene ciertos compuestos que pueden empeorar la situación. Y de ser necesario consulta con el médico.

Envuelve con plástico

También lo puedes comprar directamente con ese revestimiento. Así la joya no tomará contacto con la piel. En el caso de que sean pendientes, por ejemplo, puedes tú mismo poner ese envoltorio sin que se note o quede antiestético.

¿Cómo aliviar la dermatitis por contacto?

Si eres alérgico al níquel y a las joyas de fantasía es probable que tengas una dermis muy sensible. Puedes experimentar los síntomas al entrar en contacto con variados materiales o productos como:

  • Detergentes
  • Algunas plantas
  • Papel de periódico
  • Perfumes o lociones
  • Jabones con perfume
  • Artículos con cromo
  • Cosméticos (esmalte de uñas, maquillaje)
  • Látex (guantes, globos, chupetes, neumáticos)
  • Para-fenilenodiamina (en tintes, tatuajes de henna, industria textil)

Lee: Baños caseros para la dermatitis: ¿son eficaces?

Si bien lo ideal sería evitar todos estos productos, es cierto que no siempre es posible hacerlo. En caso de que te ocasionen molestias, puedes recurrir a un remedio natural con avena  muy sencillo (si tu médico así lo autoriza).

Remedio de avena

¿Qué es la avena coloidal y cuáles son sus beneficios?

Algunas preparaciones con avena son aptas para tratar la irritación, las erupciones y les picor causados por la dermatitis de contacto. Si la alergia se ha producido en una gran zona del cuerpo, puedes sumergirte en la bañera y echar una taza de avena en hojuelas al agua. En el caso de que sea en un lugar específico forma una pasta con avena y agua y aplica sobre la zona afectada durante unos minutos.

Ten en cuenta que es importante consultar con el dermatólogo antes de aplicarse algún remedio natural para evitar reacciones desfavorables. Por otra parte, recuerda que los remedios naturales no deben sustituir nunca el tratamiento pautado por el médico. En todo caso, podrían complementarlo.

  • Validez de MELISA para las pruebas de sensibilidad a metales, Valentine-Thon E, Schiwara HW, Neuro Endocrinol Lett.2003; 24 (1/2) :57-64