Cómo tratar la depresión naturalmente

Elena Martínez 16 octubre, 2013
Recuperar la calma y el equilibrio emocional es posible si llevamos a cabo pequeñas acciones en nuestro día a día como hacer ejercicio, mindfulness o tomar determinados alimentos.

La depresión es un trastorno del estado de ánimo caracterizado por la presencia de un conjunto de síntomas asociados a la desgana, el abatimiento, la tristeza y una sensación de malestar general. Quienes padecen este trastorno experimentan una gran fatiga tanto física como psicológica, sienten que la vida les pesa y suelen observar el mundo desde una perspectiva negativa.

Ahora bien, la depresión es tratable. La cuestión es saber identificarla y aplicar el tratamiento y las estrategias más adecuadas, ya que es un trastorno multifactorial. Por esta razón, no solo hay que centrarse en tomar medicación, sino que además es conveniente hacer psicoterapia así como poco a poco ir llevando a cabo pequeñas acciones para recuperar la calma y alcanzar el bienestar.

Así, además de acudir a un especialista para que nos oriente en nuestro camino de recuperación, existen otras alternativas complementarias que facilitarán y reforzarán nuestros avances a la hora de tratar la depresión. En este caso, hablamos de determinados alimentos que actúan como antidepresivos naturales así como de otro tipo de recursos y estrategias. Profundicemos sobre cómo tratar la depresión de forma natural.

Antidepresivos naturales

  • El magnesio, que encontramos en las nueces, las verduras de hoja verde, los aguacates. Según un estudio de la Universidad de Vermont publicado en la revista PLOS tomar una cantidad determinada al día de este mineral beneficia a las personas con depresión.
  • El triptófano, presente en el cacao. Es uno de los ingredientes claves para la producción de serotonina, un neurotransmisor que tiene relación directa con el estado de ánimo.
  • Los ácidos omega 3 de las semillas de lino o las sardinas. La Dra. Almudena Sánchez Villegas afirma que los estudios epidemiológicos confirman la relación entre la depresión y el déficit de Omega-3. De hecho, comenta que “la suplementación con Omega – 3 resultó particularmente efectiva en la mejora de la sintomalogía depresiva en pacientes con un diagnóstico de depresión mayor o de trastorno bipolar“.
  • La vitamina B12, que contienen las sardinas, los huevos, los derivados lácteos. La vitamina B12 junto a otro tipo de vitaminas B intervienen en la producción de sustancias que influyen en el estado de ánimo.
  • El ácido fólico, presente en la fruta y en las verduras de hoja verde. Es una vitamina clave para la síntesis de determinadas hormonas y neurotransmisores como la dopamina, la serotonina o la norepinefrina.

Así, algunos de estos nutrientes podríamos tomarlos como suplemento para tratar la depresión, siempre teniendo en cuenta la opinión de un especialista.

Quizás de interese: Remedios herbales contra la depresión y ansiedad

Mujer triste con depresión

¿Qué alimentos debemos evitar?

Existen también alimentos que están relacionados con la depresión de forma negativa si son consumidos en exceso. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Grasas saturadas.
  • Aspartamo (edulcorante artificial).
  • Colorantes artificiales.
  • Azúcar blanco.
  • Golosinas.
  • Bebidas artificiales.
  • Alcohol.
  • Café.
  • Té negro.

Otros recursos y estrategias para tratar la depresión

Mindfulness

El mindfulness o atención plena es un conjunto de prácticas que tienen como objetivo fijar la atención en el momento presente, sin realizar juicios y desde una actitud bondadosa y amorosa. El Dr. Vicente Simón lo ha definido como “la capacidad humana universal y básica, que consiste en la posibilidad de ser conscientes de los contenidos de la mente momento a momento.” Su práctica puede ser muy beneficiosa para las personas con depresión.

Un estudio de la Universidad de Lund en Suecia afirma que los síntomas de depresión disminuyen tras realizar mindfulness, ya que favorece el desbloqueo de la atención. Al centrarse en el momento presente, impide que la persona se quede anclada en el pasado, al igual que favorece el reconocimiento de los sentimientos y pensamientos negativos que se experimentan.

De esta modo, no se fomenta la huida o evitación de los mismos, sino que se tratan de analizar como entes aislados para que la persona profundice en sus procesos mentales y emocionales, es decir, en cómo funcionan y logre así ejercer dominio sobre ellos para alcanzar el bienestar.

Quizás te interese: ¿Qué es el mindfulness y cuáles son sus aportes a la vida sana?

Mujer practicando mindfulness

Hacer ejercicio

El ejercicio físico puede ser otro recurso para tratar la depresión. Su práctica ayuda a contrarrestar algunos efectos del estado de ánimo depresivo, siempre y cuando, se realice de forma regular, con un esfuerzo sostenido y no se traspasen ciertos límites.

Algunos beneficios que el ejercicio físico proporciona son los siguientes:

  • Se detiene el flujo de pensamientos negativos y agudiza la mente.
  • Disminuye la sensación de estrés.
  • Fomenta la motivación.
  • Favorece la liberación de endorfinas, sustancias químicas relacionadas con la felicidad y la euforia.
  • Mejora la autoestima.
  • Previene el deterioro cognitivo.

Baños de bosque

Los baños de bosque o shinrin-yoku consisten en conectar con la naturaleza a través de los cinco sentidos mientras se está en un bosque. De esta forma, se desconecta de la rutina de velocidad y estrés a la que se está acostumbrado para conectar con el interior y disfrutar plenamente de la calma y la tranquilidad de la naturaleza.

El Dr. Qing Li afirma en algunos de sus estudios que esta experiencia ayuda a disminuir la tensión arterial y el estrés, además de mejorar la salud cardiovascular, el sistema inmunitario, la concentración, la memoria y el humor.

Como vemos, los baños de bosque pueden ser una profunda experiencia, ya que nos ayudan a conectar con nosotros mismos y a alejarnos del ruido mental que tanto nos esclaviza y que en algunos casos favorece la aparición o el mantenimiento de la depresión.

Para concluir recordar que ante una depresión lo más importante es acudir a un profesional que pueda orientarnos en el camino de la recuperación. No olvidemos que la depresión es un trastorno del estado de ánimo en el que intervienen múltiples factores y saber identificarlos requiere de experiencia y conocimientos especializados.

Bibliografía

Te puede gustar