¿Cómo tratar la gingivitis?

El aloe vera puede ser muy útil para reducir la inflamación y eliminar las bacterias que provocan la gingivitis. Basta con frotar las encías con su savia 2 veces al día

Si al momento de cepillarte los dientes observas un poco de sangre, puede ser uno de los signos de la gingivitis.

Esta dolencia suele ser bastante frecuente y, por lo general, no suele ser demasiado grave. Sin embargo, es importante tenerla en cuenta porque puede derivar en otros trastornos para las encías.

¿Qué es la gingivitis y cuáles son sus causas?

La gingivitis es una inflamación y sangrado de los tejidos de las encías. Esta se causa por la placa, esa película transparente y pegajosa consecuencia de los desechos de alimentos y bacterias si no hay una limpieza adecuada. Si no se trata la placa, se convierte en una sustancia amarilla denominada sarro.

Esto produce toxinas que van irritando y destruyendo las encías, formando bolsas de infección entre los dientes. Así, se va erosionando el hueso y aflojando los dientes o muelas. Hay casos donde las piezas dentales caen por este problema.

Algunas de las causas más frecuentes de gingivitis son:

  • mala higiene bucal
  • deficiencias en la nutrición
  • desequilibrios hormonales (adolescencia, regla, embarazo)
  • diabetes

Quizás te interese: Últimas investigaciones para el tratamiento de la diabetes

  • enfermedades que disminuyen la inmunidad (por ejemplo, la leucemia, el VIH o el cáncer, entre otras)
  • ciertos medicamentos (como la fenitoína, bismuto y algunas píldoras anticonceptivas)
  • fumar
  • beber en demasía café o té

¿Cómo tratar la gingivitis?

Si padeces de gingivitis leve, puedes utilizar, luego del cepillado, un enjuague de agua y una cucharadita de sal. Gracias a sus propiedades antisépticas, te ayudará a limpiar la boca de microorganismos dañinos.

También puedes aumentar el consumo de fresas. Estas contienen xylitol, una sustancia que ayuda a eliminar las bacterias bucales.

Asimismo, es recomendable aumentar nuestra ingesta de alimentos ricos en vitamina C, como las naranjas, limones, etc. La insuficiencia de vitamina C es una de las causas del sangrado de encías.

Si ya hace tiempo que la sufres, entonces, lo mejor es acudir a tu dentista para que haga una limpieza.

Asimismo, para complementar este tratamiento, puedes recurrir a ciertas flores y plantas. Puedes usarlas con agua como enjuague luego del cepillado. Algunas buenas especies son: malvavisco común, flor de coral, pie de león (contraindicado para personas con gastritis o úlcera) y caléndula. 

Estas plantas, gracias a sus propiedades antisépticas, nos ayudarán a cuidar la salud de nuestra boca.

Para usar de manera tópica, es decir, aplicar directamente en la zona afectada, el azafrán suele dar buenos resultados. Simplemente se debe colocar el polvo encima de las encías. Atención porque está contraindicado para las mujeres embarazadas.

Remedios naturales

También se puede hacer uso de remedios naturales para la gingivitis como por ejemplo:

  • Frotar las encías con la sabia del aloe vera o con higos hervidos en leche, dos veces al día. Las propiedades antiinflamatorias del aloe vera pueden serte de mucha ayuda.
  • Comer un pequeño trozo de queso suizo o chedar después de cada comida. De acuerdo con ciertos estudios, este tiene propiedades anticaries que pueden ser beneficiosas para nuestros dientes y encías.

Lee también: Recetas sencillas para hacer queso vegano

  • Comer una manzana cruda después de las comidas. Esta ayuda a limpiar la boca.
  • Preparar una infusión que contenga una cucharada de menta, una de romero y otra de anís seco en ¾ taza de agua hirviendo.  Luego, se cuela y deja enfriar para usar como enjuague bucal. Estos ingredientes nos pueden ayudar a limpiar la boca.

Recuerda que la mejor manera de prevenir la gingivitis es tener una buena higiene bucal y lavarse bien los dientes después de cada comida. Es muy importante cuidar de nuestra boca.