Cómo tratar la presión arterial baja

Yamila Papa Pintor · 10 febrero, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Gilberto Adaulfo Sánchez Abreu el 10 diciembre, 2019
¿Sufres de hipotensión o presión arterial baja? Te contamos todo aquí sobre las causas, síntomas y tratamientos.

La hipotensión, también llamada “presión arterial baja”, puede causar diferentes síntomas, que incluyen mareos e incluso, desmayos. En este artículo, te contamos cuáles son los síntomas de la hipotensión, cómo se diagnostica y cuáles son los tratamientos más habituales.

¿Qué es la presión arterial?

Medición de presión arterial baja

Antes que nada, merece la pena explicar qué es exactamente la presión arterial. La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos explica que la presión arterial es la fuerza ejercida por la sangre contra las paredes arteriales. Cuando el corazón bombea, hablamos de presión sistólica, mientras que cuando se encuentra entre un latido y otro, hablamos de presión diastólica.

Ahora bien, la presión arterial se compone entonces de dos valores: la presión sistólica y la diastólica, siendo los valores más habituales 120/80. Cuando estos se encuentran por debajo de 90/60 se considera presión arterial baja.

Lee también: «Medias de compresión, ¿cómo funcionan?»

Síntomas y causas de la hipotensión

Síntomas de hiponatremia

Merece la pena destacar que muchas personas tienen presión baja de manera habitual y no presentan síntomas. No obstante, cuando la sintomatología se hace evidente es cuando es necesario consultar al médico. Algunos de los síntomas de la presión arterial baja son:

  • Fatiga
  • Visión borrosa
  • Debilidad
  • Vértigo
  • Mareos
  • Náuseas y/o vómitos
  • Somnoliencia
  • Confusión
  • Dolor torácico o sensación de ahogo, debido a la irrigación insuficiente de sangre
  • Desmayo o síncope.

Como ya hemos aclarado, muchas personas tienen la presión baja normalmente y no evidencian síntomas. Por lo general, estos suelen aparecer cuando hay una caída de la presión arterial que puede ser causada por de gran gravedad, como una infección grave, un ataque al corazón, una reacción alérgica fuerte o una súbita pérdida de sangre.

Sin embargo, estos no son los únicos casos. National Heart, Lung and Blood Institute señala que algunas personas padecen una disminución de la presión arterial cuando realizan un cambio súbito de posición o padecen deshidratación. El consumo de alcohol, ansiolíticos, algunos medicamentos y analgésicos también pueden generar presión baja.

Diagnóstico de la hipotensión

Alimentos para tratar la hipotensión

Para poder obtener un diagnóstico de hipotensión es imprescindible acudir al médico. En la consulta, el especialista te realizará una exploración y preparará tu historia clínica para determinar la causa de la presión arterial (¿una arritmia, una infección, un medicamento, etc?).

En algunos casos, pueden ser necesarios exámenes para determinar qué genera valores bajos de tensión arterial. Entre ellos los más habituales son:

  1. Los hemocultivos, que permiten determinar la presencia de infecciones
  2. Las pruebas analíticas generales (análisis de sangre y orina), para observar tu condición física
  3. Un electrocardiograma, para descartar problemas cardiovasculares
  4. Radiografías de tórax y/o abdomen para descartar cualquier problemática en dichas zonas
  5. Pruebas de esfuerzo, que permiten detectar la presencia de cardiopatías.
  6. Manioba de Valsalva, permite analizar la frecuencia cardíaca en relación con la presión arterial.
  7. Prueba de la mesa inclinada: se evalúa la respuesta corporal ante los cambios de posición.

No te pierdas: «Cómo usar tomates para disminuir la presión arterial alta»

Tratamientos habituales

Mujer con potomanía

El tratamiento escogido por el médico estará intrínsecamente relacionada con la causa de la presión arterial baja. Si no tienes síntomas, no necesitas tratamiento. En caso de tenerlos, tras el debido diagnóstico, el especialista decidirá el curso de acción a seguir.

Por lo general, si la causa fuese una medicación, el médico buscaría modificar la dosis o cambiar de fármaco. No realices ninguna modificación por cuenta propia ya que podrías afectar gravemente tu salud.

Aquellas personas que sufran de deshidratación, seguramente deban recibir fluidos a través de una vía. La recomendación general frente a la presión baja habitual es aumentar la ingesta de líquidos.

Otro tratamiento común es la utilización de medias de compresión que permiten mantener una mayor cantidad de sangre en la parte superior del cuerpo, evitando su acumulación en las piernas y esa sensación de mareo que muchas personas padecen.

Cuando la causa se relacionase con los cambios de posición, el médico recomendará realizarlos de manera lenta y pausada. Por ejemplo, en lugar de levantarse de un salto de la cama, primero incorporarse un poco, luego sentarse y finalmente, ponerse de pie.

Finalmente, en caso de hipotensión con causa grave, la acción de emergencia incluiría la transfusión sanguínea y de antibióticos para regular la presión.

Si padeces habitualmente síntomas que crees están relacionados con tu presión arterial, no lo dudes y visita a tu médico. Nadie mejor que él podrá realizar un diagnóstico adecuado y determinar el mejor tratamiento para tu condición.

  • MedlinePlus. Presión arterial baja. https://medlineplus.gov/spanish/lowbloodpressure.html
  • Levi D. Procter. Hipotensión arterial. https://www.merckmanuals.com/es-us/hogar/trastornos-del-coraz%C3%B3n-y-los-vasos-sangu%C3%ADneos/presi%C3%B3n-arterial-baja-y-choque-shock/hipotensi%C3%B3n-arterial
  • MedlinePlus. Hipotensión. https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/007278.htm
  • National Heart, Lung and Blood Institute. Low Blood Pressure. https://www.nhlbi.nih.gov/health-topics/low-blood-pressure