Cómo tratar la resequedad de la piel por completo

Rayma Moreno 25 diciembre, 2017
La piel necesita cuidados como cualquier órgano de nuestro cuerpo. Mantener una rutina diaria de hidratación ayudará a prevenir la resequedad. Aquí tienes algunos consejos que te ayudarán a lograrlo.

La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano además es nuestra protección contra todo tipo de agentes externos.

Recordemos que, como cualquier otro órgano, necesitamos cuidarlo para que funcione correctamente y gracias a la exposición al sol, a los productos químicos y a los cambios de temperatura, nuestra piel sufre modificaciones en su textura y composición.

La resequedad en la piel puede ser aviso de que nuestro cuerpo también está deshidratado, sin embargo, en la parte estética una piel seca, maltratada y sin brillo nos resulta incómoda y poco atractiva.

Todos deseamos unas piernas humectadas y un rostro saludable, pero si te encuentras pasando por una etapa de resequedad en tu piel, en Mejor con Salud te traemos unos fabulosos consejos que debes poner en práctica para tratarla.

Causas de la resequedad en la piel

En los casos de resequedad más graves puede presentarse picazón o descamación de la piel, llegando a causar dolor y en varias ocasiones aparición de úlceras o yagas.

La piel reseca puede ser algo genético y hereditario, pero también pueden influir factores como el clima, la exposición al sol, la atención que le pongamos o enfermedades cutáneas. En muchos casos, se puede deber a la falta de vitaminas A y E proveniente de una mala alimentación o de una dieta poco balanceada que sea rica en grasas, mas no en vitaminas.

La mayoría de los casos de piel reseca se deben a los pocos cuidados que se le dan. Usar jabones agresivos, no aplicar cremas hidratantes, dejar de lado el uso del protector solar, etc. Todo lo anterior se puede resolver en casa siguiendo ciertos pasos y consejos que ayudarán a revitalizar la salud de tu piel.

Ver también: 4 exfoliantes de cítricos para combatir la piel seca y las impurezas

Cuidados para tratar la resequedad de la piel

piel seca

Normalmente, hay cuidados que debemos tomar que son básicos. No abusar del agua caliente, usar jabones con pH neutro e hidratar la piel luego de la ducha, incluyendo la protección solar, es lo primordial como rutina diaria para mantener la piel saludable.

En el caso de las pieles con resequedad más agresiva existen varios trucos que podemos añadir a nuestra rutina para mejorar la textura de la misma:

Buena alimentación

Como te comentamos antes, una dieta balanceada es fundamental para la salud del cuerpo en general y nuestra piel no es la excepción. Comer frutas, verduras y vegetales ricos en vitaminas ayudará a hidratar tu cuerpo desde adentro haciendo que tu piel luzca radiante.

También es de suma importancia el consumo de agua durante todo el día. Recuerda que no es necesaria la regla de 2 litros por día, consume lo que tu cuerpo necesite y te pida. El agua es fundamental para mantener el cuerpo hidratado, así que inclúyela en tu dieta.

Exfoliación

exfoliante-de-café

Aunque se cree que la exfoliación reseca aún más la piel, gracias a la eliminación de las células muertas, ayuda a reparar y regenerar la piel humectándola.

Emplea el exfoliante que más te guste puede ser de sal, azúcar o café. Escoge uno que no sea tan abrasivo para el estado de tu piel y frótalo con movimientos circulares para poder deshacerte de toda la piel muerta.

Leche

Más allá de consumirla gracias a sus propiedades, la leche es un excelente humectante para la piel.

Como lo hacía la reina egipcia Cleopatra, bañarse con leche es perfecto para las personas con piel reseca, ya que por el alto contenido de proteínas que contiene este lácteo, la suaviza e hidrata dejando un acabado terso.

Llena una bañera o tina con leche y deja tu cuerpo (o zona reseca) en remojo por unos 20 minutos. Luego de esto retira los restos de la leche con agua tibia más no con jabón. Las proteínas penetrarán tu piel, dándole brillo y humectación.

Visita este artículo: 5 tratamientos a base de leche para una piel suave y hermosa

Aceites

mascarillas aceites naturales

Los aceites son reconocidos por contener vitaminas y nutrientes, excelentes para combatir la resequedad.

Agrega un par de cucharadas a tu crema hidratante diaria, esto dará un extra de humectación que le sentará muy bien a tu piel. Aplica esta mezcla en las zonas donde presentes más resequedad una o dos veces al día.

Tónicos

En el caso del rostro, que es una de las zonas que más resequedad presenta, puedes emplear tónicos, los cuales ayudarán a limpiar y desmaquillar e incluso humectarlo mucho más.

Haz un tónico de aceite de oliva con leche añadiendo una cucharada de aceite a cuatro cucharadas de leche y mézclalos muy bien. Con ayuda de un algodón, empápalo y pásalo por toda tu cara, verás los resultados en pocos días y sentirás tu rostro mucho más hidratado.

Te puede gustar