Cómo tratar la resequedad de la piel de manera natural

La resequedad de la piel puede hacer que perdamos la esperanza de volver a tener una piel suave y tersa. Lo cierto es que la madre naturaleza tiene lo necesario para que podamos superar esta condición

La resequedad de la piel es un problema bastante común, que seguramente habrás experimentado en alguna zona de tu cuerpo.

Todos tenemos un tipo de piel particular. Algunos experimentan piel grasa en la llamada zona “T” y piel seca en el resto del rostro. Otros deben lidiar con resequedad en el vientre, codos y rodillas mientras que su rostro es graso.

Identificar las características de tu piel es vital para darle el cuidado necesario. Aunque creas que conoces a la perfección tu piel, date un tiempo para detectar las zonas que son más propensas a la resequedad y cuáles están libres de este problema.

Luego, sigue las recomendaciones que compartiremos a continuación. Descubrirás que son más sencillas de lo que pensabas.

1. Mantén tu cuerpo hidratadoTomar-agua

La deshidratación es el motivo más común de la resequedad de la piel, pero también el más fácil de solventar. Tan solo necesitas pensar cuánta agua consumes al día.

Se aconseja tomar 2 litros de agua al día, como mínimo. Esta es una recomendación muy difundida, mas no siempre es adecuada.

Si tu estilo de vida demanda que hagas mucho ejercicio, que pases muchas horas bajo el sol o, de alguna forma, hace que te deshidrates; es probable que 2 litros de agua no sean suficientes.

Si te identificas con lo anterior, prueba aumentar el consumo diario de este preciado líquido. Luego de un par de días, deberías notar mejoras.

En este caso, procura aumentar el consumo de agua de forma permanente y haz caso a tu cuerpo siempre que lo sientas reseco.

Entérate de: 7 sencillos tips para beber más agua cada día y mejorar la salud

2. Aplica aloe vera

Uno de los mejores ingredientes de la cosmética y de los remedios alternativos es el aloe vera. En el caso de la piel, este gel ayuda a combatir quemaduras causadas por el sol y la resequedad de la piel.

Para que aproveches las propiedades de este maravilloso producto, te recomendamos que lo apliques directamente sobre la piel seca. Puedes usarlo como sustituto de las cremas habituales, que en teoría deberían estar hidratándote.

Si la resequedad aparece en tus piernas o axilas luego de depilar con cuchilla, prueba a aplicar el aloe vera antes de depilar. De esta forma, actuará como hidrante previo y facilitará el rasurado. Al terminar, enjuaga y disfruta de tu piel hidratada.

En caso de que el problema sea generalizado, aplica en todo el cuerpo o en las zonas resecas una crema más que efectiva y muy sencilla de preparar, cuya receta te presentamos a continuación:

Ingredientes:

  • ¼ litro de crema base.
  • 100 ml de gel de aloe vera.
  • 25 ml de aceite de almendras.

Preparación y aplicación:

  1. Mezcla todos los ingredientes.
  2. Guarda la crema resultante en un frasco de plástico.
  3. Aplícala como tu crema habitual.

Esta crema es muy económica y puedes añadirle algún aroma con 5 ml del aceite esencial de tu preferencia.

La crema base la encuentras en cualquier farmacia grande o tienda de productos cosméticos a granel. Es aquella que no tiene aroma ni color y suele ser bastante económica.

3. Usa aceite de coco

aceite de coco

El aceite de coco es otro de los ingredientes que han tomado gran relevancia en los últimos años. Cada día sabemos más de sus beneficios, por lo que la industria cosmética le está prestando mucha atención.

Este es un remedio simple y muy económico para combatir la resequedad de la piel. Lo más fácil es usar el aceite de coco al natural. Para esto basta con tomar un poco de aceite, frotarlo entre las manos y aplicarlo.

En caso de que el problema sea labios resecos, prueba a cambiar tu bálsamo para labios por el siguiente aceite:

Ingredientes:

  • 1 frasco de labial vacío.
  • 15 ml de aceite de coco.

Preparación y aplicación:

  1. Coloca el frasco en el refrigerador por unos 30 minutos.
  2. Rellena el frasco con el aceite de coco hasta el borde o unos milímetros por debajo.
  3. Retira del frasco una vez que esté frío.
  4. Llévalo siempre contigo.
  5. Úsalo tantas veces como necesites.

Te recomendamos que el frasco que elijas tenga tapa de rosca, ya que el aceite puede derretirse con el calor. Es indispensable llevarlo bien tapado, para evitar daños en tu bolso.

Lee también: Cámbiate al uso de pasta dental con aceite de coco

4. Glicerina

Si la idea de traer aceite de coco en tu bolso no te entusiasme mucho o bien no puedes comprar los ingredientes para la crema en este momento, en cualquiera de los dos casos, te invitamos a que pruebes el tercer remedio para tratar de resequedad de la piel: la glicerina.

La glicerina es uno de los mejores ingredientes para combatir la piel tirante. Con esta obtendrás una piel más que suave, y por una mínima inversión.

Basta con que compres un poco de glicerina en tu supermercado más cercano. Pero asegúrate, leyendo la etiqueta, de que no tenga colorantes extra.

Puedes aplicar la glicerina tantas veces como quieras. Al inicio, tal vez necesites aplicarla una vez cada dos horas. Después, podrás disminuir la cantidad de veces.

De estas 4 ideas para tratar la resequedad de la piel ¿Cuál eliges?

Smiling Young Woman Applying Face Cream

Como puedes ver, tienes algunas buenas opciones. Recuerda siempre comenzar por tomar más agua. Luego, complementa con tu idea favorita.

Y algo muy importante, evita usar las tres últimas ideas en las zonas donde tengas piel grasa.

Te puede gustar