Cómo tratar la salmonella y la E. Coli naturalmente

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Karla Henríquez el 1 abril, 2019
Yamila Papa Pintor · 2 septiembre, 2014
Aunque la mayoría de las personas se recupera pronto y sin más problemas, las infecciones por salmonela y E. Coli pueden llegar a ser realmente peligrosas en personas enfermas y niños. Para ello, debemos mantener niveles óptimos de higiene a la hora de manipular los alimentos

La Salmonela y la E. Coli son dos de las bacterias más “comunes” en la actualidad. Afectan el aparato intestinal y se relacionan con la comida cuando no está bien preparada o cocida, además de con la higiene a la hora de manipular alimentos.

Sin embargo, tiene también mucho que ver el estado de la persona que la está consumiendo. En efecto, las bacterias proliferan en un ambiente “propicio” para ellas, como un organismo enfermo.

Conozcamos más a continuación.

Las enfermedades relacionadas con la comida

El sistema de producción industrializado actual no siempre conserva o cocina debidamente los alimentos. Además, la deficiencia en las medidas de higiene a la hora de manipularlos también puede provocar que proliferen bacterias tóxicas.

Por su parte, estas pueden llegar a ser mortales. Sin embargo, todo dependerá del estado de salud de la persona que los está consumiendo. Por lo tanto, es más habitual que la Salmonela o la E. Coli afecten a ancianos, niños o adultos con alguna enfermedad.

Salmonela

La salmonela es una bateria que vive en el intestino de seres humanos, animales o aves infectados. Por eso, se transmite a través de sus heces. De este modo, la higiene al manipular alimentos en todos los estadios de la cadena (desde la granja a la mesa) es fundamental para evitar su aparición. Además, debemos tener en cuenta que su presencia en los alimentos no altera su sabor ni su aspecto, por lo que no puede ser detectada.

La infección causada por la salmonella es la salmonelosis. De 0 a 72 horas después de haber sido contaminada, la persona puede presentar diarrea, dolor abdominal y, a veces, fiebre. Sin embargo, los síntomas aparecen más claramente a partir del cuarto o séptimo día, con dolor de cabeza, fiebre, diarrea, dolor abdominal, erupción en el pecho y la espalda.

Normalmente, la convalecencia es de entre 1 y 8 semanas.

ecoli2

Escherichia Coli

Por su parte, la Escherichia Coli (también conocida como E. Coli) es una enterobacteria que se encuentra en los intestinos. Fue descubierta en 1885. Sin embargo, era casi desconocida hasta que recientemente unos brotes en Estados Unidos enfocaron la atención sobre la misma.

Si bien está incluida dentro de las bacterias necesarias para un correcto funcionamiento del proceso digestivo, ciertas cepas pueden ser peligrosas, como la Escherichia coli O157:H7. 

Su infección está relacionada con la falta de higiene en la manipulación de alimentos, especialmente carnes crudas o vegetales que no se han manipulado correctamente. Por eso, se relaciona con la mala cocción de los alimentos, a temperaturas inferiores a los 70 grados.

Puede causar infecciones intestinales y en el aparato excretor, cistitis, inflamación en las vías urinarias, meningitis, septicemia, mastitis, neumonía y diarrea hemorrágica.

Mientras que personas sanas suelen recuperarse pronto, es especialmente peligrosa en niños, mujeres embarazadas y adultos enfermos.

Prevenir la salmonelosis y la infección por E. Coli

En realidad, todos tenemos contacto con este tipo de bacterias en algún momento de nuestra vida. Sin embargo, no por ello sufrimos salmonelosis o infección por E. Coli. Por otra parte, si las sufrimos, puede que los síntomas sean menores o leves.

Sin embargo, como ya indicamos, algunos organismos son más susceptibles, como los de personas enfermas o niños, de modo que en ellos estas infecciones pueden resultar altamente peligrosas.

En cualquier caso, debido a que pueden llegar a ser graves, siempre es preciso acudir al médico ante cualquier síntoma. Debemos tener claro que sólo los especialistas de la salud pueden ayudarnos a superar estas infecciones, y que no existen curas milagrosas ni remedios plenamente efectivos. 

¿Cómo lograr que nuestro sistema digestivo esté en buenas condiciones?

Básicamente, consumiendo probióticos, que ayudan a reducir los niveles de bacterias dañinas para la salud.

Esto se debe a que ayudan en los procesos que inhiben o antagonizan las bacterias. Los probióticos están compuestos por ácidos acéticos y lácticos.

Clinical Lab Scientist Kristina Borden examines salmonella in a petri dish inside the Rhode Island Dept. of Health laboratory on June 2, 2011. Photo by Kyle Bruggeman.

Además, ayudan a proteger el sistema inmunitario y prevenir la proliferación de hongos y parásitos perjudiciales para la salud.

De hecho, la industria de la carne está comenzando a añadir probióticos a sus productos para hacerlos más seguros. Sin embargo, es recomendable introducirlos de manera más “natural” en nuestra dieta.

Los mejores alimentos fermentados que puedes consumir para prevenir infecciones por salmonela o E. Coli son:

Por otra parte, la miel puede ayudar a eliminar la Salmonela y la E. Coli. Se aconseja consumir una cucharadita en ayunas (con el estómago vacío) para erradicar las bacterias causantes de muchos problemas, como las úlceras estomacales. Por otra parte, es aconsejable escoger bien la miel, que sea lo más pura posible.

ecoli4

Recomendaciones para evitar la Salmonella y la E. Coli

  • Ante todo, lava tus manos antes de comer. Manten esta medida sobre todo cuando vayas a un restaurante.
  • Por otra parte, limpia también todas las superficies antes de cocinar (tablas, cuchillos, platos, etc) con agua caliente y detergente.
  • Además, separa la carne (ave, pollo, ternera, pescado) de los vegetales o los alimentos que vayan a consumirse crudos.
  • Cocina siempre a temperaturas correctas (hervir los alimentos, no comer crudas las carnes).
  • Refrigera inmediatamente cuando llegas de hacer la compra.
  • Además, prefiere las tablas de cortar que sean de madera en lugar de plástico, por ser naturalmente antibacterianas.
  • No cortes con el mismo cuchillo la carne y los vegetales. Es mejor utilizar un cuchillo para cada alimento o, al menos, lavarlos bien.
  • Finalmente, ten cuidado cuando vayas a comer fuera. Pide que la carne esté bien cocida y que no suelte sangre.

Imágenes cortesía de Mike dot Mike, NIAID, News21 National, Dino Giordano y Peter Hellberg.

  • Naciones Unidas, F.A.O, “Prevención de la E. Coli en los alimentos”, FAO.org
  • Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades. “ECDC: Excelencia en la prevención y el control de las enfermedades infecciosas” (folleto informativo)
  • Código de Prácticas del Codex Alimentarius, Principios Generales de Higiene de los Alimentos (CAC/RCP 1-1969, Rev. 3-1997, Amd. [1999]; Sección VII – Instalaciones: Higiene Personal), del Programa Conjunto FAO/OMS sobre Normas Alimentarias, Comisión del Codex Alimentarius. Requisitos generales (higiene de los alimentos). FAO/OMS. Roma. 2001.
  • Comisión del Codex Alimentarius. 2002. “Perfil de riesgos para Escherichia Coli enterohemorrágica, incluida la identificación de los productos básicos de interés, entre ellos las semillas germinadas y la carne molida de res y puerco”, CX/FH 03/5-Add. 4 de septiembre de 2002
  • Eng, Shu-Kee; Pusparajah, Priyia; Ab Mutalib, Nurul-Syakima; Ser, Hooi-Leng; Chan, Kok-Gan; Lee, Learn-Han (octubre de 2014). «Salmonella: A review on pathogenesis, epidemiology and antibiotic resistance», Frontiers in Life Science,  8 (3): 284-293
  • Raúl Romero Caballero; Ismael Francisco Herrera Benavente (2002). Síndrome diarreico infeccioso. Ed. Médica Panamericana. pp. 120 ss
  • AECOSAN, “Informe del Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) sobre medidas de prevención y recomendaciones aplicables para evitar posibles infecciones alimentarias por cepas de Escherichia coli verotoxigénicos/productores de toxinas Shiga/enterohemorrágicos (VTEC/STEC/EHEC)”, Revista del comité científico, número 6
  • Trudy M. Wassenaar, “Insights from 100 Years of Research with Probiotic E. Coli”, Eur J Microbiol Immunol (Bp). 2016 Sep 29; 6(3): 147–161.
  • Sabina Fijan, Dunja Šulc, Andrej Steyer, “Study of the In Vitro Antagonistic Activity of Various Single-Strain and Multi-Strain Probiotics against Escherichia coli”, Int J Environ Res Public Health. 2018 Jul; 15(7): 1539.
  • Manisha Deb Mandal, Shyamapada Mandal, “Honey: its medicinal property and antibacterial activity”, Asian Pac J Trop Biomed. 2011 Apr; 1(2): 154–160.