Cómo tratar la sudoración excesiva con 5 remedios naturales

Gracias a sus propiedades antitranspirantes y desodorantes la infusión de nogal puede ayudarnos a combatir el exceso de sudoración a la vez que evita el mal olor

La sudoración excesiva, un trastorno conocido como hiperhidrosis, es un problema que se caracteriza por la segregación anormal de sudor, no necesariamente relacionada con el calor o la actividad física.

Supone una gran incomodidad para quienes lo padecen, no solo porque los fluidos pueden empapar la ropa, sino porque pueden venir acompañados de olores desagradables que dificultan las relaciones en el entorno social, laboral y sentimental.

Se puede solucionar en gran medida con el uso de productos antitranspirantes. No obstante, en ocasiones, es necesario recurrir a otras terapias y remedios para poder controlarlo de manera más efectiva.

Por suerte, antes de tener que recurrir a medidas médicas, podemos preparar una serie de soluciones naturales que ayudan a regularlo para que no afecte la calidad de vida.

A continuación queremos repasar algunas de sus causas asociadas y 5 tratamientos alternativos que pueden favorecer su alivio.

¿Cuáles son las causas de la sudoración excesiva?

La sudoración es el mecanismo que utiliza el cuerpo para refrescarse. El sistema nervioso activa las glándulas sudoríparas cuando, por alguna razón, la temperatura del cuerpo se eleva por encima de lo normal.

Este proceso también ocurre cuando se produce un estado de nerviosismo o ansiedad.

Sin embargo, en los pacientes con hiperhidrosis, las glándulas sudoríparas se vuelven hiperactivas y segregan fluidos incluso en estado de reposo.

Los factores relacionados con esta condición incluyen:

  • Descontroles hormonales (embarazo, menopausia, entre otros)
  • Diabetes mellitus
  • Problemas tiroideos
  • Trastornos del sistema nervioso
  • Enfermedades del corazón o de los pulmones
  • Enfermedad de Parkinson
  • Insuficiencia cardíaca
  • Sobrepeso y obesidad

Ver también: Tratamiento casero de miel y nueces para cuidar la salud de la tiroides

Síntomas de la sudoración excesiva

sudoracion-excesiva

La mayoría de las personas segregan sudor cuando hacen ejercicio o algún tipo de fuerza física. Sin embargo, los pacientes con hiperhidrosis experimentan este síntoma con más frecuencia de lo normal.

Las zonas más afectadas son aquellas que concentran mayor cantidad de glándulas sudoríparas:

  • Manos
  • Pies
  • Axilas
  • Cara y cuello
  • Espalda

Sus manifestaciones incluyen:

  • Humedad constante en las palmas de las manos y los pies
  • Sudoración visible que empapa la ropa
  • Decoloración de la zona afectada
  • Maceración de la piel
  • Mal olor corporal
  • Agrietamiento de la piel

Remedios naturales para controlar la sudoración excesiva

Si el exceso de sudoración interfiere en la vida cotidiana, lo mejor es consultar al médico para conocer cuál es su causa asociada y cómo darle un tratamiento efectivo.

Como complemento a esto, se pueden considerar algunos remedios de origen natural que ayudan a contrarrestarlo.

1. Té verde

TéVerde

Por su contenido de taninos y ácidos orgánicos, el té verde actúa como un astringente natural para reducir la segregación excesiva de sudor.

Ingredientes

  • 4 cucharadas de té verde (60 g)
  • 3 tazas de agua (750 ml)

Preparación

  • Añade el té verde en las tazas de agua hirviendo y tapa la bebida.
  • Deja que repose 15 minutos y fíltrala con un colador.

Modo de uso

  • Emplea el líquido para lavar las axilas, las manos y todas las partes que suelen sudar en exceso.
  • Repite su aplicación todos los días.

2. Nogal

Este remedio alternativo tiene propiedades antitranspirantes y desodorantes que pueden ayudar a mantener fresca la piel para evitar el exceso de sudor y mal olor.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de hojas de nogal secas (30 g)
  • 2 tazas de agua (500 ml)

Preparación

  • Incorpora las hojas de nogal en una olla con agua y ponlas a hervir, a fuego bajo, durante 5 minutos.
  • Deja reposar la bebida a temperatura ambiente, hasta que se enfríe.

Modo de uso

  • Enjuaga las zonas afectadas con el líquido, o bien, aplícalo con la ayuda de un algodón.
  • Repite su uso todos los días.

3. Aceite de coco y alcanfor

aceite-coco

El poder antimicrobiano del aceite de coco puede evitar el crecimiento de bacterias en las zonas donde se suele concentrar el exceso de sudor.

Su mezcla con alcanfor nos brinda un potente desodorante y antitranspirante que ayuda a proteger la piel contra el mal olor.

Ingredientes

  • ½ taza de aceite de coco (100 g)
  • ½ cucharadita de alcanfor (2 g)

Preparación

  • Mezcla el aceite de coco con el alcanfor hasta obtener un producto homogéneo.

Modo de uso

  • Frota el remedio sobre las zonas sudorosas y déjalo actuar sin enjuagar.
  • Úsalo todos los días.

4. Sal y limón

Este remedio astringente disminuye la segregación de fluidos en las manos y las axilas. Su efecto exfoliante remueve las células muertas y bacterias para que no se generen malos olores.

Ingredientes

  • 1 cucharada de sal (15 g)
  • 2 cucharadas de zumo de limón (30 ml)

Preparación

  • Combina la sal con el zumo de limón hasta obtener una pasta granulada.

Modo de uso

  • Frota el remedio sobre las zonas problemáticas y déjalo actuar 5 minutos.
  • Enjuaga con abundante agua y evita exponerte posteriormente al sol.

Te recomendamos leer: 8 beneficios de beber limonada regularmente

5. Aloe vera y bicarbonato de sodio

aloe-vera

Esta interesante mezcla refresca la piel e inhibe el crecimiento de las bacterias que originan olores desagradables por el exceso de sudor.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de gel de aloe vera (30 g)
  • 1 cucharadita de bicarbonato (3 g)

Preparación

  • Mezcla el gel de aloe vera con el bicarbonato de sodio hasta obtener una pasta.

Modo de uso

  • Frota el producto sobre las axilas, pies y cualquier zona problemática.
  • Úsalo todos los días para mejores resultados.

¿Sufres exceso de sudoración? Prueba estos remedios naturales y disminuye esos incómodos síntomas que te hacen sentir vergüenza.