Cómo tratar los callos naturalmente

Para reblandecer el callo prueba a darte un baño de pies con manzanilla. A continuación, para hidratar, aplica vaselina en la zona y ponte calcetines de algodón para potenciar el efecto

Son realmente muy dolorosos e impiden no sólo caminar bien, sino además realizar nuestras actividades diarias. En la mayoría de las veces, los callos aparecen por una falta de cuidado del pie, una parte tan esencial de nuestro cuerpo pero que lamentablemente no tiene la atención que requiere. En el siguiente artículo podrás conocer algunas recomendaciones de cómo tratar los callos.

Callos: qué saber

En primer lugar, has de saber que los callos aparecen como una respuesta natural del cuerpo como protección a una presión o ficción reiterada en la zona, sobre todo, por causa del calzado inadecuado. Los callos también pueden aparecer en las manos, si usamos demasiado tiempo la misma herramienta, por ejemplo. Sin embargo, los que aparecen en los pies son más molestos y dolorosos, porque impiden caminar con normalidad, ponerse los zapatos, etc.

Es preciso evitar la confusión entre los callos y los “clavos”. Estos últimos son bultos córneos con un núcleo central de queratina endurecida que duele si se presiona, aparecen en las articulaciones de los dedos y en la planta del pie. Los callos son más grandes (pueden tener aproximadamente 2,5 cm de largo), presentan una gruesa capa de piel muerta y aparecen al lado del dedo mayor o debajo del talón. Ambos pueden tratarse de la misma manera con remedios caseros.

Callos en los pies

Remedios naturales para los callos

  • Ráscalos suavemente con una piedra pómez después del baño, con la piel bien limpia y seca. Luego, frota con una cebolla cruda cortada a la mitad y por último, vierte algunas gotas de tintura de árnica.
  • Coloca sobre el callo un diente de ajo bien machacado y en lo posible mezclado con aceite de oliva. Esto favorece a que se ablande la piel e ir haciéndolo cada vez más pequeño. Cubrir con una tela o lienzo y dejar toda la noche.
  • Elabora una pasta triturando 5 o 6 aspirinas y mezcla con una cucharada de zumo de limón y otra de agua. Coloca sobre el casllo envolviendo con un toalla caliente durante 10 minutos. El calor permitirá que la pasta penetre en la piel y la suavice. Luego pasa la piedra pómez para desprender la piel muerta con más facilidad.

pies-en-cesped

  • Macera por 24 horas algunas hojas de puerro con un chorro de vinagre de vino. Aplica sobre el callo por 20 minutos. Luego sólo tendrás que extirparlo con suavidad usando un instrumento adecuado, cortante y desinfectado con alcohol.
  • Aplica varias veces al día una pomada que incluya pétalos de caléndula para que el tejido se suavice y a la vez, actúe como un buen antiinflamatorio.
  • Remoja los pies durante 10 minutos en una infusión realizada con cuatro cucharadas de manzanilla por litro de agua. El agua debe estar tibia, dejar sumergidos los pies hasta que se enfríe. Luego, aplica una capa de vaselina en el callo y cubre con calcetines de algodón.
  • Empapa migas de pan en vinagre de manzana y deja reposar durante dos días. Coloca como emplasto en el callo con un pañuelo, por tres noches seguidas. Antes de ello, los pies deben sumergirse en un recipiente con agua tibia para suavizar el callo y que sea más sencillo quitarlo.

Medicina-china-para-tratar-hongos-en-los-pies-2

  • Corta un higo fresco y extrae su pulpa. Coloca en el callo antes de irte a dormir y mantenlo allí con una gasa, lienzo o algodón. Por la mañana retira con agua tibia a caliente. Deja que pase media hora y elimina la piel muerta con la piedra pómez.
  • Lava y machaca 40 gramos de hojas de espinacas, coloca en una gasa o venda y aplica en el área afectada a modo de cataplasma. Deja por 20 minutos y retira. Repite varios días seguidos (una semana aproximadamente), hasta que empieces a sentir el callo más suave.
  • Machaca un puñado de hojas de siempreviva hasta obtener una pasta, añadiendo una cucharada de vinagre de manzana. Coloca en el callo o en las zonas secas de la piel. Deja secar y pasa la piedra pómez.
  • Remoja los pies en agua tibia por 10 minutos (hasta que se enfríe). Con los pies todavía húmedos pasa una cucharada de bicarbonato de sodio y agua, como si fuera una pasta, haciendo un pasaje pero ejerciendo un poco de presión para eliminar el callo. Terminar con la piedra pómez.

rozaduras-de-zapatos-en-pies

  • Pela una piña y coloca una rodaja de la cáscara alrededor del callo, con la parte suave tocando la piel. Asegura con una venda. Deja puesto toda la noche y a la mañana, deja el pie en remojo unos 10 minutos. Repite varias veces hasta que puedas quitar el callo fácilmente. Por lo menos necesitarás cuatro aplicaciones.
  • Mezcla una cucharada de vinagre de manzana con 1/8 taza de aceite y frota con vigor el callo. Pasa luego la piedra pómez y finaliza con un masaje con aceite de almendras.
  • Cada día, durante dos semanas, frota aceite de ricino en tu callo, coloca un trozo de cáscara de limón y una rodaja de tomate crudo. Cubre con un vendaje. Los zumos harán que la dureza se ablande.
  • Machaca un diente de ajo con una cucharada de hiedra, hasta que obtengas un zumo. Empapa una gasa y aplica directamente sobre el callo. Cubre con un lienzo y deja actuar toda la noche. Repite cada día hasta que la piel esté suave.
  • Toma algunos tallos y flores de ortiga y lávalos bien. Machaca para obtener una pasta, la cuál debes aplicar en el callo. Para que sea más sencillo, pasa por la licuadora con un poco de agua. Otra opción interesante son las caléndula.
Categorías: Belleza y cuidado personal Etiquetas:
Te puede gustar