Cómo tratar los ojos llorosos en bebés

A la hora de tratar los ojos llorosos en los bebés es fundamental extremar las medidas de higiene para evitar empeorar la condición y el posible contagio.

Los ojos llorosos en bebés pueden resultar por una obstrucción del canal lacrimal o por el desarrollo de conjuntivitis. Ambas condiciones pueden ser alarmantes, pues a veces se acompañan con enrojecimiento, legañas excesivas y otras incomodidades evidentes.

No suelen representar un problema grave, pero es primordial darles un tratamiento, ya que a veces se prolonga por varios días. Además, es necesario mantener una higiene rigurosa para evitar complicaciones en la salud en caso de infecciones.

¿Sabes qué hacer para combatir este síntoma? Aunque a veces se requiere la intervención del pediatra, casi siempre se puede disminuir con algunas soluciones caseras. En esta oportunidad queremos compartir varias recomendaciones para que las tengas en cuenta.

Principales causas de los ojos llorosos en bebés

Los ojos de los bebés, niños y adultos siempre producen lágrimas. Las glándulas lagrimales liberan este fluido para mantener los ojos lubricados y limpios. Sin embargo, cuando se produce una obstrucción o infección, las lágrimas no drenan y se estacan. En detalle, los ojos llorosos pueden resultar de:

  • Bloqueo del canal lacrimal: Ocurre cuando el canal está tapado por una membrana fina que impide el paso de las lágrimas.
  • Conjuntivitis: Es la inflamación de la conjuntiva del ojo, casi siempre por una infección bacteriana o viral. En ocasiones también se da por alergias o contacto con sustancias irritantes.
  • Gripe y resfriado: Estas enfermedades respiratorias también pueden causar irritación y exceso de lágrimas en los ojos del bebé.
  • Otras causas: Las alergias y los rasguños accidentales pueden detonar el síntoma.

Lee este artículo: 8 cosas que nunca deberías hacerle a los bebés

Consejos para tratar los ojos llorosos en bebés

 

La primera recomendación para el tratamiento de los ojos llorosos en bebés es garantizar una buena higiene tanto del menor como de aquellos que tienen contacto con el mismo. Si es un caso de conjuntivitis infecciosa, habrá que evitar que se frote los ojos.

De igual manera, hay que lavar bien las manos antes y después de aplicarle algún remedio, ya que existe el riesgo de contagio. A continuación repasamos algunas medidas para su tratamiento:

Usar compresas

Las compresas con agua fría o tibia pueden ayudar a disminuir el lagrimeo excesivo del bebé. Su ligero efecto antiinflamatorio disminuye la irritación de los ojos y brinda una acción calmante cuando hay incomodidad.

¿Qué debes hacer?

  • Humedece un paño limpio con agua y aplícalo durante 5 minutos sobre los ojos del niño.
  • Para lograr mejores resultados, alterna el uso de compresas frías y tibias.

Lavar con suero fisiológico

El suero fisiológico o los líquidos de farmacia contienen componentes que permiten limpiar los ojos llorosos de los bebés de manera segura. Se recomiendan para retirar esas acumulaciones de secreciones y costras que se van quedando adheridas de los párpados.

¿Qué debes hacer?

  • Humedece un pañito de algodón con el suero fisiológico estéril y aplícalo con cuidado sobre el contorno de los ojos irritados.
  • Repite su uso 2 o 3 veces al día si lo consideras necesario.

Aplicar un colirio

Aunque lo mejor es consultar al pediatra antes de utilizar un colirio, es una buena solución cuando hay obstrucción o conjuntivitis. Estas soluciones combaten las infecciones y regulan la lubricación natural del ojo del bebé.

¿Qué debes hacer?

  • Visita a tu pediatra de confianza y pregúntale sobre los colirios adecuados para el bebé.
  • Úsalo siguiendo sus recomendaciones. Evita su aplicación excesiva.

Descubre: Tips naturales para tratar los ojos irritados

Emplear manzanilla

Infusión de manzanilla para las alergias.

Uno de los mejores remedios naturales para los ojos llorosos en bebés es el agua de manzanilla. Esta bebida antiinflamatoria y desinfectante puede ayudar a disminuir los síntomas de la conjuntivitis. Además, tiene una acción refrescante que calma el ardor.

¿Qué debes hacer?

  • Prepara una infusión concentrada de flores de manzanilla y cuélala.
  • A continuación, sumerge un paño limpio en la bebida y aplícala con suaves masajes sobre los ojos del menor.
  • Repite su uso 2 veces al día.

Utilizar hinojo

Las propiedades del hinojo en el tratamiento de los ojos llorosos en bebés son similares a las de la manzanilla. Su aplicación externa desinflama los tejidos irritados y disminuye la obstrucción que hace acumular las lágrimas.

¿Qué debes hacer?

  • Haz una bebida concentrada de semillas de hinojo y fíltrala.
  • Luego, humedece un paño suave en el líquido y aplícalo sobre los ojos del bebé.
  • Si es necesario, úsalo 2 veces al día.

¿Cuándo acudir al pediatra?

Si lo síntomas no mejoran en pocos días es primordial solicitar una consulta con el pediatra. También se debe acceder a un chequeo en caso de legañas amarillentas y gruesas, fiebre moderada y ojos notoriamente irritados.