Cómo tratar y mejorar la tiroides de manera natural

Los problemas de tiroides pueden provocar el adelgazamiento de los huesos, por lo que se recomienda una dieta rica en calcio y vitamina D para facilitar su absorción

Si bien es pequeña, la glándula tiroides regula el metabolismo, una de las funciones más importantes del organismo. Por ejemplo, si la tiroides está poco activa, nuestro pulso disminuye, así como también el nivel de energía y la cantidad de calorías quemadas por el ejercicio o las actividades.

Descubre en este artículo cómo podemos tratar la tiroides de manera natural. Hay algunos nutrientes que son imprescindibles para el buen funcionamiento de esta glándula. ¡Descúbrelos!

Qué saber sobre los problemas de tiroides

Esta patología es más frecuente en las mujeres que en los hombres, sobre todo después de los 60 años. Pero atención, que cada vez se están registrando más casos de mujeres de 30 años con hipotiroidismo, el tipo más común (cuando la tiroides está poco activa).

Es preciso realizarse un estudio clínico si existen antecedentes familiares. A nivel mundial, la causa de los problemas tiroideos tiene que ver con una deficiencia en yodo.

Problemas de tiroides

 

Síntomas del hipotiroidismo

Para empezar, los síntomas más frecuentes del hipotiroidismo son:

  • Cansancio.
  • Aumento de peso sin explicación.
  • Rostro hinchado o pálido.
  • Dolores musculares.
  • Voz ronca.
  • Piel seca.
  • Colesterol.
  • Períodos menstruales con mucho sangrado.
  • Problemas en las articulaciones.

En el caso de que el paciente tenga hipertiroidismo, es decir, que su tiroides está más activa que lo normal, producirá más cantidad de hormonas T3 y T4. Esto acelera varios procesos del cuerpo.

Síntomas del hipertiroidismo

  • Cambios en el apetito.
  • Mareos.
  • Nerviosismo.
  • Palpitaciones.
  • Irritabilidad.
  • Sudoración.
  • Diarrea.
  • Caída del cabello.
  • Problemas de fertilidad.
  • Dificultad para dormir.

Nutrientes y alimentos para la tiroides

Selenio

Para empezar, el selenio activa la hormona tiroides para que pueda cumplir con sus tareas. Una buena opción para aumentar la cantidad de este mineral es consumir nueces de Brasil (un puñado por día, cinco veces a la semana).

Otras fuentes de este nutriente son las vísceras (hígado, por ejemplo) y los mariscos. Atención, que el exceso de selenio también puede ocasionar problemas de tiroides.

Yodo

Alimentos con yodo para la tiroides

El yodo desempeña un papel fundamental en la producción de hormonas tiroideas. Se aconseja ingerir no más de 150 microgramos por día (un miligramo tiene 1000 microgramos).

No obstante, debemos tener en cuenta que si se consume demasiado de este nutriente los desequilibrios se pueden agravar. Las algas y la sal yodada son sus principales fuentes. No obstante, podemos consultar con un dietista especializado.

Cinc

Las mujeres que tienen problemas de tiroides podrían carecer de niveles correctos de cinc. Por este motivo, hay que tener en cuenta que la dosis sugerida de este mineral por día es de 10 mg.

Este nutriente ayuda a los receptores de la glándula a nivel celular y fortalece la acción del ADN. Algunos alimentos ricos en cinc son el cacao, la carne de vaca, las ostras o los frutos secos.

Calcio y Vitamina D

Espinacas para la tiroides

Una de las consecuencias de los problemas de tiroides es el adelgazamiento de los huesos. Por eso se recomienda consumir más cantidad de calcio (no solo está presente en los lácteos, sino también en los vegetales de hoja, como la acelga o la espinaca).

No obstante, para asimilar bien este mineral también debemos aportar a nuestro organismo vitamina D. El déficit de esta vitamina es una de las características de las personas que sufren de enfermedades tiroideas. Podemos obtenerla de los alimentos, de suplementos o mediante la exposición a la luz solar. 

Soja fermentada

El tempeh y el miso pueden ser supresores de la hormona tiroides. La soja, puede ser más eficaz que cualquier tratamiento antitiroideo. No obstante, recomendamos consumirla siempre de calidad orgánica, ya que la mayor parte de este grano es transgénica.

Es importante saber que este alimento cuenta con ácido fítico y otros componentes que pueden perjudicar la absorción de nutrientes en el organismo. Por lo tanto, es preciso consumir soja con cuidado.

Vegetales crucíferos

Por último, no podemos olvidarnos de las coles de Bruselas, la coliflor y el brócoli. Estos alimentos bociogénicos bloquean la absorción y la utilización del yodo, y calman la función tiroidea.

Lo ideal para que sean curativos es cocinarlos muy poco, al vapor, y que queden un poco crujientes. También podemos hacerlos fermentados o en ensaladas.

Brócoli para la tiroides

Cómo se cura la tiroides de manera natural

En primer lugar, es bueno que vayas al médico y que este solicite un examen completo de sangre. Siempre es bueno contar con este  análisis para determinar los niveles de TSH, T3 y T4.

Quizás no desees seguir un tratamiento con fármacos. No obstante, puedes ir a un homeópata o un naturópata para que te brinde remedios basados en tradiciones ancestrales.

Alimentos beneficiosos y perjudiciales

Además, te recomendamos que aumentes el consumo de ciertos alimentos:

  • Por su alto contenido en yodo, las algas (arame, kombu, nori o palmaria).
  • Para aumentar la cantidad de vitamina A, zanahorias y huevos.
  • Por sus elevados valores de cinc, atún, espinacas, nueces, res y pollo.

No obstante, es preciso, a su vez, que evites estos alimentos:

  • Azúcares.
  • Comida procesada.
  • Grasas saturadas.
  • Harinas refinadas.
  • Exceso de sal.

Otros consejos

  • Para empezar, algunas infusiones te pueden ayudar a aumentar los niveles de tiroxina. Por ejemplo, puedes consumir té de hojas de nogal negro (con buena cantidad de yodo, que estimula las tiroides).
  • También puedes optar por infusión de algas como Kombu o el Musgo de Irlanda (regulan la velocidad metabólica, estimulan la producción de hormonas tiroideas y mejoran el flujo sanguíneo).
  • Es muy buena idea también realizar ejercicio para mejorar el estado de la sangre y para que los nutrientes frescos recorran tu cuerpo por completo. Además, al mismo tiempo que te deshaces de las toxinas. Trotar, saltar a la soga o andar en bicicleta pueden ser una excelente opción. La idea es que sean ejercicios aeróbicos y cardiovasculares. Elige los que más te gusten.
  • Por último, practicar alguna terapia de relajación, como puede ser el yoga, la meditación o el taichi. Es muy bueno para regular la función de la tiroides, sobre todo si el problema fue ocasionado por un trauma, una gran depresión o una noticia muy mala. A su vez, esto te traerá beneficios en tu vida cotidiana, no solo en lo que se refiere a esta glándula.
  • Pearce, E. N., Andersson, M., & Zimmermann, M. B. (2013). Global Iodine Nutrition: Where Do We Stand in 2013? Thyroid. https://doi.org/10.1089/thy.2013.0128
  • Zimmermann, M. B., & Köhrle, J. (2002). The Impact of Iron and Selenium Deficiencies on Iodine and Thyroid Metabolism: Biochemistry and Relevance to Public Health. Thyroid. https://doi.org/10.1089/105072502761016494
  • Roti, E., & Uberti, E. D. (2001). Iodine Excess and Hyperthyroidism. Thyroid. https://doi.org/10.1089/105072501300176453