Cómo tratar un desgarro muscular

14 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Al sufrir una lesión o un desgarro muscular debemos saber que la opción más beneficiosa es el frío, que gracias a su acción analgésica aliviará el dolor.
 

Cuando hablamos de un desgarro muscular estamos ante la ruptura de las fibras que están en el interior de los tejidos de los músculos, ya sea de manera parcial o total. Pero cuando esto sucede ¿cómo debemos actuar? Veamos cómo tratar un desgarro muscular.

Las personas que han sufrido un desgarro muscular dicen que se siente como si se les clavara más de una aguja y, en muchos casos, se presenta con algún grado de hemorragia, ya que los vasos sanguíneos que recorren la parte que ha sufrido la ruptura, se rompen.

La gran mayoría de estos daños ocurren cuando las personas se deciden a practicar un deporte por primera vez o las que solo lo hacen de manera ocasional por falta de tiempo regular.

Lo peor es que no suelen tener en cuenta que antes de iniciar cualquier práctica física deben realizar un calentamiento previo adecuado. 

Músculos que más lesiones presentan

Los desgarros musculares se pueden presentar con mucha más frecuencia en las piernas y en la espalda. Por esto, vamos a ver a qué músculos suele afectar para poder tratar un desgarro muscular de la mejor manera:

 
  • Pantorrilla: los músculos que se lesionan son los de la parte baja de la pierna, estos músculos tienen la función de ayudar a mover y levantar el talón.
  • Cuádriceps: los músculos que se han afectado son los de la parte delantera del muslo. La función principal de estos músculos es la de ayudar a enderezar la rodilla.
  • Músculos paravertebrales: son los músculos de la parte baja de la espalda. La función principal que desempeñan estos músculos es la de sostener en su lugar la columna vertebral y poder soportar todo el peso de la parte alta del cuerpo.

Lee: ¿Por qué se producen las agujetas o calambres?

Dolor por ejercicio

Grado de desgarro

El desgarro muscular de primer grado

Se denomina distensión muscular. La lesión ocurre cuando el músculo se alarga hasta el límite de su elasticidad. Los pacientes refieren dolor muscular severo sin dolor localizado. Se trata de lesiones fundamentalmente microscópicas, que afectan a menos del 5% de la sustancia muscular.

 

El tratamiento de estas lesiones consiste en reposo del músculo afectado y analgesia.

El desgarro muscular de segundo grado

Se denomina desgarro parcial. Se trata de una lesión más extensa que se produce cuando el músculo se esfuerza más allá del límite de su elasticidad. Afecta a más del 5% de la sustancia muscular, pero no afecta a toda su extensión transversal. En el momento de la lesión, el paciente experimena un “tirón” acompañado de dolor local intenso de aparición súbita.

Hay impotencia muscular total y la función muscular se va recuperando lentamente en los días sucesivos.

El desgarro muscular de tercer grado

Se trata de un desgarro total. Es menos frecuente que los grados anteriores, y su presentación clínica inicial es muy similar a la rotura parcial. Si se forma un hematoma, puede ser un indicador clave de la rotura muscular.

¿Cómo tratar un desgarro muscular?

El Manual MSD indica que “Las contusiones, los desgarros musculares (tirones) y los esguinces leves causan un dolor entre leve y moderado, además de hinchazón”.

 
El dolor de rodillas se puede aliviar con compresas frías.

Mientras se acude al médico, para tratar un desgarro muscular de forma adecuada hay que seguir procurar tener en cuenta las siguientes medidas.

  • Tan pronto como se sienta dolor hay que parar la actividad que se esté realizando, de esta manera se puede evitar que el problema sea mayor.
  • Se debe permanecer un buen tiempo en reposo para que el problema no sea más grave.
  • Tan pronto como se sienta la molestia hay que tratar de aplicar hielo o una compresa fría.
  • Es muy importante mantener el músculo afectado con una venda.
  • Tratar de elevar la pierna o la parte afectada alta con la ayuda de un cojín.
  • Cuando el dolor sea mucho menor es recomendable comenzar un programa de rehabilitación, esto debe hacerse con un profesional, puesto que se puede repetir la lesión con gran facilidad.
 

Descubre: Tratamiento y rehabilitación para pacientes con ciática

¿Cómo se pueden evitar los desgarros musculares?

  • Como ya lo hemos dicho, es muy importante hacer un buen calentamiento antes de comenzar cualquier actividad física, especialmente si esta actividad no se hace con mucha frecuencia.
  • Cuando el ejercicio que se está realizando está por terminar, es importante bajar la velocidad o la intensidad de este, puesto que se puede presentar un desgarro por cansancio o agotamiento muscular.
  • Es importante estar atentos ante cualquier dolor o tirón que se pueda sentir en cualquier parte del cuerpo y suspender la actividad.
  • Durante el ejercicio es muy importante consumir suficientes cantidades de bebidas hidratantes.
  • Al iniciar cualquier rutina de ejercicios es muy importante tener paciencia y avanzar poco a poco.
  • La alimentación sana juega un papel muy importante en este caso como en cualquier otro, es buena idea incluir suficientes productos que aporten fibra al organismo, las cuales ayudan a mantener las fibras musculares sanas y fuertes.
 
  • Hay que tener presente que estas lesiones deben ser atendidas lo más pronto posible, es decir por más tardar se debe buscar asistencia médica antes de cuarenta y ocho horas.

Es importante recordar que es necesario evitar la automedicación y los remedios naturales, ya que pueden resultar contraproducentes. Por último, pero no menos importante: en caso de duda lo mejor siempre será consultar con el médico.

 
  • Durán, M. Á. C. (2008). Lesiones musculares en el mundo del deporte.[Muscular injuries in the world of the sport]. E-balonmano. com: Revista de Ciencias del Deporte4(1), 13-19.
  • Hernández-Hernández, A., Anillo-Badias, R., Castro-Gutiérrez, Y., León-Valdés, E., Baganet-Cobas, A., & Fernández-Delgado, N. (2013). La medicina regenerativa y sus vínculos con la medicina del deporte. Revista Cubana de Hematología, Inmunología y Hemoterapia29(2), 134-142.
  • Pérez, J. S. (2008). Clasificación ecográfica de los desgarros musculares. In Anales de Radiología, México (Vol. 7, No. 2, pp. 121-128).